COM­PEN­SA­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA A SU EX CON­CU­BI­NA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - WAL­TER MEN­DI­ZÁ­BAL ANTICONA

Qué pa­sa si en una pa­re­ja de con­vi­vien­tes con va­rias dé­ca­das de unión, uno de ellos uni­la­te­ral­men­te y cla­ra­men­te con­tem­pla­do en la ley de­ci­de ale­jar­se? En nues­tra co­di­fi­ca­ción ci­vil, el mar­co so­bre las unio­nes per­ma­nen­tes (co­mo lo de­no­mi­na Co­lom­bia), que en pu­ri­dad es la con­vi­ven­cia, es­tá da­da so­la­men­te en el ar­tícu­lo 326 res­pec­to a las con­di­cio­nes, cau­sas de ex­tin­ción, si­tua­ción ju­rí­di­ca y efec­tos; es­to re­la­cio­na­do con el ar­tícu­lo 5 de nues­tra Cons­ti­tu­ción que la re­co­no­ce co­mo un ti­po de fa­mi­lia, pe­ro si no­ta­mos no de­vie­ne un De­re­cho a la Com­pen­sa­ción (sal­vo la im­pro­pia que le otor­ga un re­sar­ci­mien­to por en­ri­que­ci­mien­to in­de­bi­do). ¿Ra­ro ver­dad? y ello en reali­dad, por­que se si­gue “mi­ran­do” a la con­vi­ven­cia co­mo “fa­mi­lia ex­cep­cio­nal”. Tén­ga­se pre­sen­te que la Ley 30007 es­tá re­fe­ri­da a la su­ce­sión en­tre con­vi­vien­tes que dis­ta a la fi­gu­ra en cier­nes pre­sen­te. Dis­tin­to es el tra­ta­mien­to por el Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial Ar­gen­tino, des­de el 1 de agos­to de 2015 so­bre es­ta ins­ti­tu­ción ju­rí­di­ca. ¿Por qué? Pues el Li­bro Se­gun­do, re­fe­ri­do a las Re­la­cio­nes de Fa­mi­lia, en su Tí­tu­lo III, en­mar­ca a las Unio­nes Con­vi­ven­cia­les (con­cep­to ade­cua­do por­que en nues­tra Cons­ti­tu­ción y el Có­di­go Ci­vil Pe­ruano vi­gen­te de­sig­na co­mo “unio­nes de he­cho” y a sa­ber hay va­rios ti­pos de es­tos). Se en­cuen­tra di­vi­di­do en 4 ca­pí­tu­los, del ar­tícu­lo 509 al 528, sien­do el te­ma que nos ata­ñe es lo re­fe­ri­do a la com­pen­sa­ción del con­vi­vien­te afec­ta­do con la se­pa­ra­ción, léa­se por ejem­plo, el cer­ce­na­mien­to del pro­yec­to de vi­da de una pa­re­ja con va­rios hi­jos que se de­di­có al ho­gar. Pa­ra una me­jor com­pren­sión el De­re­cho Sus­tan­ti­vo Ci­vil Ar­gen­tino di­ce: “Ar­tícu­lo 524. Com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca. Ce­sa­da la con­vi­ven­cia, el con­vi­vien­te que su­fre un des­equi­li­brio ma­ni­fies­to que sig­ni­fi­que un em­peo­ra­mien­to de su si­tua­ción eco­nó­mi­ca con cau­sa ade­cua­da en la con­vi­ven­cia y su rup­tu­ra, tie­ne de­re­cho a una com­pen­sa­ción. És­ta pue­de con­sis­tir en una pres­ta­ción úni­ca o en una ren­ta por un tiem­po de­ter­mi­na­do que no pue­de ser ma­yor a la du­ra­ción de la unión con­vi­ven­cial. Pue­de pa­gar­se con di­ne­ro, con el usu­fruc­to de de­ter­mi­na­dos bie­nes o de cual­quier otro mo­do que acuer­den las par­tes o en su de­fec­to de­ci­da el juez. Ar­tícu­lo 525. Fi­ja­ción ju­di­cial de la com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca. Ca­du­ci­dad El juez de­ter­mi­na la pro­ce­den­cia y el mon­to de la com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca so­bre la ba­se de di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, en­tre otras: a) el es­ta­do pa­tri­mo­nial de ca­da uno de los con­vi­vien­tes al ini­cio y a la fi­na­li­za­ción de la unión; b) la de­di­ca­ción que ca­da con­vi­vien­te brin­dó a la fa­mi­lia y a la crian­za y edu­ca­ción de los hi­jos y la que de­be pres­tar con pos­te­rio­ri­dad al ce­se; c) la edad y el es­ta­do de sa­lud de los con­vi­vien­tes y de los hi­jos; d) la ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral y la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a un em­pleo del con­vi­vien­te que so­li­ci­ta la com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca; e) la co­la­bo­ra­ción pres­ta­da a las ac­ti­vi­da­des mer­can­ti­les, in­dus­tria­les o pro­fe­sio­na­les del otro con­vi­vien­te; f) la atri­bu­ción de la vi­vien­da fa­mi­liar.” Es por ello que, a mé­ri­to de ello, es­te año, así lo de­ci­dió un juez de San Lo­ren­zo (San­ta Fe), or­de­nan­do ade­más el pa­go de la cuo­ta ali­men­ta­ria de un hi­jo en co­mún. La apli­ca­ción del nue­vo Có­di­go Ci­vil tra­jo con­si­go va­rios cambios en la vi­da dia­ria de los ciu­da­da­nos y de las fa­mi­lias. A al­gu­nos fa­llos has­ta el día de ayer iné­di­tos, se le su­ma lo ocu­rri­do en la ciu­dad de San Lo­ren­zo, en la pro­vin­cia de San­ta Fe, don­de un juez de fa­mi­lia dis­pu­so que un hom­bre de­be pa­gar­le una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca a su ex­con­cu­bi­na. Tam­bién pa­ga­rá la cuo­ta ali­men­ta­ria del hi­jo que tie­nen en co­mún: "La rup­tu­ra de la pa­re­ja fue por cues­tio­nes per­so­na­les. El fa­llo com­pen­sa la des­pro­tec­ción que tie­ne la mu­jer, que era oriun­da de Ro­sa­rio y aho­ra vi­ve con una ami­ga en Puer­to San Mar­tín", La resolución es sin­gu­lar y es por­que tras una au­dien­cia por ali­men­tos, es don­de ex­tem­po­rá­nea­men­te se acu­mu­ló la pre­ten­sión por com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca. El juez im­pu­so rá­pi­da­men­te su cri­te­rio que es por cues­tión de Sa­na Crí­ti­ca y a pe­di­do de par­te. ¡Ur­ge cambios de pro­tec­ción a es­te ti­po de fa­mi­lia en el Pe­rú!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.