EN HO­NOR A LOS BOM­BE­ROS CAÍ­DOS

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - FA­BIO­LA MO­RA­LES CAS­TI­LLO

l vo­lun­ta­ria­do es una ac­ti­vi­dad dis­cre­ta y efi­caz que tie­ne una lar­ga tra­di­ción en nues­tro país; tan­to en los ser­vi­cios de sa­lud, co­mo en asi­los, or­fa­na­tos y dis­tin­tas emer­gen­cias, co­mo es el ca­so de la Cuer­po Ge­ne­ral de Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios del Pe­rú (CGBVP). Las per­so­nas, mu­je­res y hom­bres, que se de­di­can a rea­li­zar es­ta la­bor, tie­nen mo­ti­vos tras­cen­den­tes pa­ra lle­var ayu­da y au­xi­lio a otras per­so­nas en­fer­mas, ca­ren­tes de cui­da­dos o en si­tua­ción de pe­li­gro. Por tan­to, se han opues­to siem­pre a ser re­mu­ne­ra­das con un suel­do, por­que su ayu­da es­tá más allá de la ló­gi­ca del di­ne­ro y el mer­ca­do. Más aún, co­mo es el ca­so de los bom­be­ros vo­lun­ta­rios, se sa­be que ellos mis­mos in­vier­ten en ad­qui­rir ar­tícu­los co­mo bo­tas o guan­tes, que les per­mi­tan lle­var a ca­bo su ac­ti­vi­dad en me­jo­res con­di­cio­nes. Lo mis­mo su­ce­de con la Li­ga de Lu­cha con­tra el Cán­cer y tan­tas otras ins­ti­tu­cio­nes que apo­yan ahí don­de ha­ga fal­ta dar una mano pa­ra sa­car ade­lan­te un an­ciano, un ni­ño, un en­fer­mo. Son sucesos co­mo la muer­te de tres jó­ve­nes bom­be­ros, fa­lle­ci­dos en el in­cen­dio de un al­ma­cén de Mi­nis­te­rio de Sa­lud, los que nos re­cuer­dan que exis­ten per­so­nas so­li­da­rias, ca­pa­ces de ser­vir has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias, has­ta dar la vi­da, sin es­pe­rar a cam­bio una re­tri­bu­ción ma­te­rial, ni si­quie­ra el aplau­so o la fa­ma. Si ha­ce po­cos días nos es­can­da­li­za­ba la co­rrup­ción en­quis­ta­da en el mis­mo co­ra­zón de las más al­tas es­fe­ras del Go­bierno; aho­ra nos con­mue­ve la muer­te de Alonso Sa­las, Raúl Sán­chez y Eduardo Jiménez, es­for­zán­do­se por apa­gar un dan­tes­co in­cen­dio, en el que no se sa­bía si pe­li­gra­ban al­gu­nas vi­das, en me­dio de las lla­mas. Dos ca­ras de la mo­ne­da de la reali­dad pe­rua­na fren­te a las cua­les te­ne­mos que reac­cio­nar co­mo so­cie­dad. No so­lo ha­cien­do co­rrer ríos de pa­la­bras por los dis­tin­tos me­dios, sino po­nien­do los me­dios ade­cua­dos, pa­ra que la co­rrup­ción sea in­ves­ti­ga­da has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias, cai­ga quien cai­ga, y la he­roi­ci­dad de los tres bom­be­ros muer­tos en pleno ser­vi­cio no se ol­vi­de, sino que nos sir­va pa­ra me­jo­rar las ca­ren­cias de la CGBVP. Se cuen­ta con 12 mil vo­lun­ta­rios y 226 com­pa­ñías de bom­be­ros en el Pe­rú, de las cua­les 67, so­la­men­te, tie­nen vehícu­los en bue­nas con­di­cio­nes pa­ra ope­rar, no só­lo en ca­so de in­cen­dios, sino de cual­quier emer­gen­cia. No hay que ol­vi­dar que mu­chos de ellos son pa­ra­mé­di­cos que acu­den con sus am­bu­lan­cias a cual­quier lla­ma­do do­mi­ci­lia­rio. En ho­nor a es­tos tres hé­roes bom­be­ros, bien po­dría ha­cer­se una Te­le­tón o una colecta don­de las em­pre­sas y el Es­ta­do se unan pa­ra apo­yar es­ta la­bor que, cual­quie­ra de no­so­tros, pue­de ne­ce­si­tar en el mo­men­to me­nos pen­sa­do. Co­mo tam­bién es ne­ce­sa­rio que se in­ves­ti­gue so­bre las cau­sas del in­cen­dio y se lle­gue a la ver­dad por du­ra que sea. Oja­lá no nos de­mos con la sor­pre­sa de que el in­cen­dio se ha­ya pro­du­ci­do adre­de, por par­te de ma­nos co­rrup­tas que ha­yan que­ri­do ocul­tar ar­chi­vos com­pro­me­te­do­res y prue­bas de com­pras frau­du­len­tas guar­da­das en los de­pó­si­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.