¿Ofen­si­va elec­to­ral en Mo­sul?

Una pro­me­sa prin­ci­pal de cam­pa­ña de Trump es de­rro­tar de­fi­ni­ti­va­men­te al Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Diario Expreso (Peru) - - Mundo - GA­BRIEL SCHWARTZMANN

l pa­sa­do 17 de oc­tu­bre, el ejé­rE­ci­to

ira­quí apo­ya­do por la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal que li­de­ra Es­ta­dos Uni­dos lan­zó una ofen­si­va mi­li­tar so­bre la ciu­dad de Mo­sul, ba­jo con­trol del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI). El ob­je­ti­vo: qui­tar­le al gru­po te­rro­ris­ta su úl­ti­mo bas­tión en Iraq. Pe­ro, se­gún Do­nald Trump, la ofen­si­va de Mo­sul es­tá des­ti­na­da a im­pac­tar en las elec­cio­nes de EE.UU. Una pro­me­sa prin­ci­pal de cam­pa­ña de Trump ha si­do de­rro­tar de­fi­ni­ti­va­men­te al EI y la vic­to­ria de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción ame­ri­ca­na en Mo­sul de­mos­tra­ría que el par­ti­do De­mó­cra­ta en el po­der aún po­dría lo­grar­lo. Exa­mi­ne­mos los he­chos. Mo­sul se en­cuen­tra cer­ca de la fron­te­ra con Si­ria al oes­te, con Tur­quía al nor­te y con Irán al es­te. Es la pla­za fuer­te del EI en Iraq y una fuen­te prin­ci­pal de abas­te­ci­mien­to. Es de es­ta ciu­dad que, a tra­vés de la ex­tor­sión de sus po­bla­do­res, pro­vie­ne par­te de los in­gre­sos del EI. Mo­sul se en­cuen­tra, ade­más, cer­ca de los cam­pos pe­tro­le­ros más im­por­tan­tes del país. Es allí don­de se ha­llan tam­bién las ins­ta­la­cio­nes de pro­duc­ción de ar­ma­men­to quí­mi­co que el gru­po te­rro­ris­ta tie­ne to­da­vía en su po­der. Es, pues, un lu­gar es­tra­té­gi­co de­ci­si­vo. Per­der Mo­sul sig­ni­fi­ca­ría el co­mien­zo del fin del EI. No obs­tan­te, las fuer­zas lea­les al go­bierno ira­quí es­tán con­for­ma­das por dis­tin­tos gru­pos ét­ni­co-po­lí­ti­cos, y no es­tá cla­ro cuál de ellos to­ma­ría el con­trol de la ciu­dad una vez re­cu­pe­ra­da. Es­ta se­ría la ra­zón es­gri­mi­da pa­ra ex­pli­car por qué la ofen­si­va ha de­mo­ra­do tan­to tiem­po en ini­ciar­se. Hay otra hi­pó­te­sis, sin em­bar­go. La de­ci­sión po­lí­ti­ca del go­bierno de Oba­ma de dar luz ver­de al ata­que a tres se­ma­nas de las elec­cio­nes, el 8 de no­viem­bre pró­xi­mo, ha traí­do con­si­go la sos­pe­cha de que la de­mo­ra se de­bió más bien a que se bus­ca­ba que la de­ci­sión mi­li­tar tu- vie­ra un im­pac­to po­lí­ti­co en el pro­ce­so elec­to­ral. La re­cu­pe­ra­ción de Mo­sul ter­mi­na­ría de traer­se aba­jo la ya gol­pea­da cam­pa­ña de Trump, fun­da­da en una ac­ción mi­li­tar de­ci­si­va con­tra el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co en el Me­dio Orien­te. En va­rias opor­tu­ni­da­des el can­di­da­to re­pu­bli­cano ha acu­sa­do al go­bierno de Oba­ma -y en par­ti­cu­lar a su ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Hi­llary Clin­ton- de ser in­ca­pa­ces de de­rro­tar al EI y de ser, in­clu­so, res­pon­sa­bles de su sur­gi­mien­to a cau­sa de la po­lí­ti­ca de de­rro­car a los dic­ta­do­res del mun­do is­lá­mi­co so­lo pa­ra dar pa­so al caos des­pués de ellos. Una vic­to­ria en Mo­sul de­ja­ría a Trump sin el ar­gu­men­to del mie­do. Apla­ca­do el te­mor del elec­tor al cre­ci­mien­to del EI, el va­cío se­ría di­fí­cil de lle­nar pa­ra la cam­pa­ña de Trump. Trump no lo ig­no­ra. En el úl­ti­mo de­ba­te pre­vio a los co­mi­cios ha dicho tex­tual­men­te: “La úni­ca ra­zón por la que lo han he­cho [la ofen­si­va en Mo­sul] es por­que ella [Clin­ton] es­tá pos­tu­lan­do pa­ra el car­go de pre­si­den­te y quie­ren ver­se fuer­tes”. Ha lan­za­do, pues, una acu­sa­ción fun­da­da en una teo­ría cons­pi­ra­ti­va: la ofen­si­va de Mo­sul ten­dría una fi­na­li­dad elec­to­ral.

No se­ría la pri­me­ra vez en la his­to­ria que una de­ci­sión mi­li­tar tie­ne con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas. Las percepciones im­por­tan en po­lí­ti­ca tan­to co­mo la reali­dad. Y, sin la me­nor du­da, la pre­sen­te cam­pa­ña es la más me­diá­ti­ca que ha­ya vis­to Es­ta­dos Uni­dos. La so­la pre­sen­cia de Do­nald Trump co­mo can­di­da­to fue su­fi­cien­te pa­ra sa­car­la del ám­bi­to elec­to­ral tra­di­cio­nal. Él se en­car­gó de la po­lé­mi­ca con sus con­tro­ver­ti­das de­cla­ra­cio­nes con­tra los in­mi­gran­tes y ne­gán­do­se de plano a pre­sen­tar su de­cla­ra­ción de im­pues­tos. Nin­gún can­di­da­to pre­si­den­cial en los úl­ti­mos 40 años se atre­vió a eso. Hi­llary Clin­ton tam­po­co es aje­na al cli­ma del es­pec­tácu­lo. No tie­ne los an­ti­cuer­pos de su con­trin­can­te, pe­ro sí uno de los ma­yo­res re­cha­zos de to­dos los tiem­pos, se­gún en­cues­ta del Washington Post. La po­lé­mi­ca so­bre el em­pleo de un ser­vi­dor sin se­gu­ri­dad pa­ra en­viar co­rreos cla­si­fi­ca­dos cuan­do era se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Oba­ma, des­gas­tó fuer­te­men­te su ima­gen en la opi­nión pú­bli­ca co­mo lí­der del mun­do li­bre an­te la ofen­si­va del te­rro­ris­mo glo­bal. La in­ten­sa ex­po­si­ción pú­bli­ca que ha te­ni­do a lo lar­go de su vi­da -pri­me­ra da­ma, se­na­do­ra por Nue­va York, se­cre­ta­ria de Es­ta­do- la han he­cho apa­re­cer co­mo una re­pre­sen­tan­te del “sis­te­ma" po­lí­ti­co co­rrup­to e in­efi­caz pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de la gen­te del que la vas­ta ma­yo­ría des­con­fía. ¿La de­ci­sión so­bre Mo­sul es hoy la res­pues­ta a es­te im­pa­se? To­do se de­fi­ni­rá el pró­xi­mo 8 de no­viem­bre. Es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, sin em­bar­go, es­tán pro­du­cien­do un es­ce­na­rio di­fí­cil pa­ra Trump, otro­ra es­tre­lla de pro­gra­mas de te­le­rrea­li­dad. Más de una do­ce­na de acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual han sa­li­do a la luz apo­ya­das en au­dios au­to­in­cri­mi­na­to­rios y de­ce­nas de tes­ti­gos. Es un gol­pe muy du­ro pa­ra su elec­to­ra­do fe­me­nino. Se­gún Fi­veThirty Eight, la pá­gi­na web de in­ves­ti­ga­ción y análisis, la dis­tan­cia en­tre am­bos can­di­da­tos se in­cre­men­ta con los días. La ex pri­me­ra da­ma tie­ne 88 por cien­to de pro­ba­bi­li­da­des y su ri­val, úni­ca­men­te 12 %. Otras en­cues­tas tra­di­cio­na­les mues­tran nú­me­ros más cer­ca­nos. La di­fe­ren­cia pro­me­dio de las en­cues­ta­do­ras es de sie­te pun­tos por­cen­tua­les. El for­ma­to del sis­te­ma elec­to­ral otor­ga la vic­to­ria a quien ob­tie­ne 270 o más de los 538 vo­tos elec­to­ra­les. Ac­tual­men­te Clin­ton ten­dría 342 y Trump 194. A me­nos de tres se­ma­nas de que se de­fi­na quién ocu­pa­rá la Ofi­ci­na Oval de la Ca­sa Blan­ca a par­tir del 20 de enero pró­xi­mo, to­do in­di­ca que, lue­go del pri­mer afro­ame­ri­cano en la his­to­ria, una mu­jer lle­ga­ría a la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Du­ran­te el ter­cer de­ba­te, lle­va­do a ca­bo el 19 de oc­tu­bre, Do­nald Trump in­si­nuó que po­dría no acep­tar los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios, que po­drían ser frau­du­len­tos. Que­da abier­ta la pre­gun­ta so­bre el po­si­ble em­pleo frau­du­len­to de una gue­rra pa­ra fi­nes elec­to­ra­les.

Se­gún Do­nald Trump, la ofen­si­va de Mo­sul es­tá des­ti­na­da a im­pac­tar en las elec­cio­nes de EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.