JUS­TI­CIA: NE­CE­SI­DAD DE UN CAM­BIO DE PA­RA­DIG­MA (II)

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - GUI­DO ÁGUI­LA GRA­DOS

Cé­sar Au­gus­to es un hom­bre con cin­co hi­jos en tres mu­je­res. Rea­li­za ser­vi­cio de ta­xi en un au­to que ha com­pra­do con un cré­di­to a cin­co años y lle­va pa­gan­do dos. Tie­ne una des­gra­cia con su he­rra­mien­ta de tra­ba­jo y no tie­ne la po­si­bi­li­dad de cu­brir los gas­tos de arre­glo. Es­ce­na­rio ini­cial: de­ja de tra­ba­jar. En­ton­ces, no só­lo no po­drá cum­plir con las cuo­tas pen­dien­tes, sino que ten­drá se­ve­ros pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que le im­pe­di­rán, en­tre otras co­sas, cum­plir con la obli­ga­ción ali­men­ta­ria con sus de­pen­dien­tes. Desen­la­ce: ter­mi­na­rá pre­so por tal in­cum­pli­mien­to. La se­ma­na pa­sa­da ini­cia­mos nues­tra re­fle­xión so­bre la ne­ce­si­dad de un gi­ro en la con­cep­ción de nues­tra jus­ti­cia. Al­go que ha­ga ate­rri­zar al ca­ro an­he­lo de al­can­zar “la paz so­cial en jus­ti­cia” -que re­za en los tí­tu­los pre­li­mi­na­res de los có­di­gos pro­ce­sa­les- a es­te va­lle de lá­gri­mas. Vea­mos el ca­so de Cé­sar Au­gus­to. To­do in­cum­pli­mien­to de­be ser san­cio­na­do. Es­to no es ne­go­cia­ble. Em­pe­ro, la fi­na­li­dad del De­re­cho de es­tos tiem­pos de cons­ti­tu­cio­na­li­za­ción, no só­lo es cas­ti­gar en el ca­so de la omi­sión ali­men­ta­ria, sino sa­tis­fa­cer la ne­ce­si­dad ur­gen­te de quie­nes de­pen­den del obli­ga­do. Es­to si­gue la di­rec­ción del vien­to de la evo­lu­ción del De­re­cho. Lo­gros co­mo la am­pli­tud del con­cep­to y ti­po­lo­gía de fa­mi­lia, el re­co­no­ci­mien­to y prio­ri­dad de los de­re­chos de los ni­ños y ado­les­cen­tes, obli­ga a que no po­da­mos que­dar­nos só­lo en la san­ción. Si se­gui­mos en es­te sen­ti­do, po­ne­mos en ries­go de­re­chos fun­da­men­ta­les o bie­nes ju­rí­di­cos co­mo la vi­da dig­na, el pro­yec­to de vi­da, en­tre otros. In­sis­ti­mos, cla­ra­men­te los res­pon­sa­bles me­re­cen una san­ción; pe­ro la so­la san­ción no so­lu­cio­na el pro­ble­ma del in­cum­pli­mien­to. Por el con­tra­rio, lo agu­di­za. Cé­sar Au­gus­to, pri­va­do de su li­ber­tad, no só­lo pri­va­rá a sus cin­co hi­jos del sus­ten­to eco­nó­mi­co, sino que agra­va­rá el ha­ci­na­mien­to pe­ni­ten­cia­rio. Se de­bie­ra pen­sar en una al­ter­na­ti­va de sa­li­da dis­tin­ta. Es­cu­cha­mos a una do­cen­te de De­re­cho Pro­ce­sal pe­nal pro­po­ner la im­ple­men­ta­ción de ta­lle­res de re­in­te­gra­ción so­cial me­dian­te el tra­ba­jo (una suer­te de eje­cu­ción pe­nal en es­ta­do de li­ber­tad). Con lo cual, a tra­vés de la re­ten­ción de par­te de los in­gre­sos del obli­ga­do por tal ac­ti­vi­dad, se es­ta­ría lo­gran­do el pa­go in­me­dia­to de sus obli­ga­cio­nes. Es una idea. Pue­de per­fec­cio­nar­se o su­mar­se otras. El aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des se irá abrien­do en la me­di­da en que am­plie­mos nues­tra vi­sión. Se­rá bueno pa­ra tan­tos Cé­sar Au­gus­to que exis­ten. Y pa­ra sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.