VÉR­TI­GO, MA­REO O SÍNCOPE

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - DR. AR­MAN­DO MASSÉ F. (*) (*) Mé­di­co -Abogado CPM 21575 -CAL 45477

Pa­ra mu­chas per­so­nas e in­clu­si­ve mé­di­cos, los tér­mi­nos ma­reo y vér­ti­go son una es­pe­cie de si­nó­ni­mos. Es­to no es co­rrec­to en el vo­ca­bu­la­rio se­mio­ló­gi­co que to­do mé­di­co de­be re­co­no­cer. Es pro­ba­ble que el pa­cien­te ten­ga esa con­fu­sión con los sín­to­mas, pe­ro co­rres­pon­de al es­pe­cia­lis­ta ha­cer una co­rrec­ta in­ter­pre­ta­ción al con­sig­nar­lo co­mo tal en la his­to­ria del pa­cien­te. El vér­ti­go en su exac­ta acep­ción se­mio­ló­gi­ca es la sen­sa­ción de gi­ro o mo­vi­mien­to que su­fre el pa­cien­te co­mo per­so­na, o so­bre su am­bien­te re­la­cio­na­do a él di­rec­ta­men­te, sien­do un ejem­plo tí­pi­co la sen­sa­ción de gi­ro que ge­ne­ra la em­bria­guez ex­tre­ma. Por ex­ten­sión pue­de en­ten­der­se co­mo vér­ti­go la sen­sa­ción de caer a uno de los la­dos. El ma­reo en su exac­ta acep­ción es la sen­sa­ción de des­va­ne­ci­mien­to, fal­ta de fuer­zas, dis­mi­nu­ción de la lu­ci­dez, sen­sa­ción de hun­di­mien­to en el sue­lo, en­tre otros as­pec­tos. El mé­di­co de­be ser ca­paz, a tra­vés de una co­rrec­ta anam­ne­sis, de es­ta­ble­cer qué es lo que real­men­te su­fre el pa­cien­te pa­ra lle­gar a un diag­nós­ti­co co­rrec­to. Tan­to los ma­reos co­mo los vér­ti­gos sue­len acom­pa­ñar­se de otros sín­to­mas: do­lor de cabeza, náu­seas, vó­mi­tos, di­fi­cul­tad vi­sual y rui­dos ti­po acu­fe­nos oti­ni­tus, en­tre otros. Cuan­do es­to ocu­rre se de­be des­car­tar el com­pro­mi­so de la ar­te­ria ba­si­lar o las ar­te­rias ver­te­bra­les. Lo im­por­tan­te del diag­nós­ti­co co­rrec­to en­tre los que nos en­con­tra­mos an­te un ma­reo o vér­ti­go es­tá en sa­ber cuál es la es­truc­tu­ra anató­mi­ca que es­tá da­ña­da pues el ma­reo va más re­la­cio­na­do a as­pec­tos ex­tra au­ri­cu­la­res y en al­gu­nos ca­sos tras­tor­nos vas­cu­la­res, mien­tras que los vér­ti­gos van más re­la­cio­na­dos al com­pro­mi­so ves­ti­bu­lar del oí­do que tie­ne una ma­yor con­no­ta­ción neu­ro­ló­gi­ca. Así las arrit­mias car­dia­cas, las anemias, el au­men­to de tri­gli­cé­ri­dos o co­les­te­rol en san­gre, la hi­per­ven­ti­la­ción, las hi­po­ten­sio­nes or­tos­tá­ti­cas y los cua­dros de hi­ge­mias tran­si­to­rias, sue­len te­ner de com­pa­ñía ma­yor­men­te el sín­to­ma de ma­reo. To­do lo con­tra­rio en las afec­cio­nes de los con­duc­tos se­mi­cir­cu­la­res co­mo sácu­lo y utrícu­lo que son com­po­nen­tes ves­ti­bu­la­res del oí­do que es­tán más re­la­cio­na­das al sín­to­ma de vér­ti­go, co­mo es el ca­so de la en­fer­me­dad de Me­nie­re. Exis­ten tam­bién una gran can­ti­dad de me­di­ca­men­tos que pue­den cau­sar ma­reos, vér­ti­gos o am­bos y que el me­di­co es­tá obli­ga­do a co­no­cer. Exis­te una ter­ce­ra va­rian­te que es el síncope, que pue­de te­ner al­gu­nos ras­gos pre­sen­tes en el ma­reo y vér­ti­go, pe­ro que a di­fe­ren­cia de es­tos aña­de pa­li­dez mar­ca­da y vi­sión bo­rro­sa. Tam­bién pue­den pre­sen­tar­se en­fer­me­da­des más ex­tra­ñas, co­mo la es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tro­fia o es­cle­ro­sis múl­ti­ple que pue­den im­pre­sio­nar con es­tos sín­to­mas, sin em­bar­go la pre­sen­te no­ta tie­ne por ob­je­ti­vo pre­ci­sar el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do del ma­reo, vér­ti­go y síncope. Si quie­res sa­ber más so­bre tu sa­lud y el con­trol de en­fer­me­da­des es­cu­cha tu pro­gra­ma Mé­di­co de Guar­dia a tra­vés de ra­dio Exi­to­sa 95.5 FM de 4 a 6 pm de lu­nes a vier­nes o es­crí­be­nos a doc­to­rar­man­do­mas­se@gmail.com Mu­cha suer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.