PRESIDENTE KUCZYNS­KI: ES­CU­CHE A SZYSZLO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

Fer­nan­do de Szyszlo no so­lo es pin­tor –el me­jor ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo del país– sino un in­sig­ne pen­sa­dor. Aun­que, por en­ci­ma de to­do, Szyszlo es un in­ven­ci­ble ba­ta­lla­dor que lu­cha ma­ña­na, tar­de y no­che por me­jo­rar la Cul­tu­ra pe­rua­na, atá­vi­ca­men­te nin­gu­nea­da. Sus pun­tos de vis­ta po­drán ser de­ba­ti­bles, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra re­fu­ta­bles. Por una ra­zón pé­trea: por­que tie­ne la ver­dad a flor de piel, y por­que su ní­ti­da con­di­ción hu­ma­na le per­mi­te dis­tin­guir –siem­pre pen­san­do en el Pe­rú– en­tre lo bueno y lo ma­lo; lo ra­cio­nal y lo iló­gi­co; lo con­ve­nien­te y lo per­ju­di­cial, sin­te­ti­zan­do cla­ra­men­te las co­sas con esa ma­ne­ra cul­ta de “vul­ga­ri­zar” la sa­bi­du­ría –qui­zá una de las ex­ce­len­cias más di­fí­ci­les de cul­ti­var y ade­más ex­hi­bir un ser hu­mano– pa­ra que la en­tien­dan has­ta los con­gre­sis­tas. Es­te maes­tro de la ilus­tra­ción na­cio­nal vie­ne ba­ta­llan­do úl­ti­ma­men­te pa­ra evi­tar que la so­cie­dad pierda –aún más– in­te­rés por sa­ber de y co­no­cer a sus an­ces­tros. Re­me­mo­rar sus con­quis­tas; en­ten­der su sa­pien­cia; apren­der de su ar­te y nu­trir­se so­bre nues­tra milenaria ci­vi­li­za­ción con­for­ma­da por di­ver­sas cul­tu­ras, com­pren­dien­do sus de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas. Nos re­fe­ri­mos a la ini­cia­ti­va del de­plo­ra­ble ré­gi­men Hu­ma­la de cons­truir el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­queo­lo­gía en la ciu­da­de­la Pa­cha­cá­mac. Des­de un án­gu­lo más pe­des­tre, es­te es­cri­ba con­si­de­ra que el pro­yec­to pri­vi­le­gia la co­mo­di­dad de la bu­ro­cra­cia do­ra­da del sec­tor Cul­tu­ra, al con­ver­tir el edi­fi­cio don­de fun­cio­na­ba el Mu­seo de la Na­ción pa­ra al­ber­gar un mi­nis­te­rio. Un mo­nu­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co sam­bor­jino pues­to al ser­vi­cio de mi­nis­tros, vi­ce­mi­nis­tros, fun­cio­na­rios, se­cre­ta­rias y em­plea­dos en ge­ne­ral, de un des­pa­cho que de­be­ría cui­dar y fo­men­tar to­dos los as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la cul­tu­ra pe­rua­na. Aun­que, en ri­gor, és­te no es sino un cen­tro de po­der de de­ter­mi­na­das tai­fas –so­ber­bia­men­te ins­ta­la­das en un lo­cal don­de de­be­ría es­ta­ble­cer­se el Mu­seo de Ar­queo­lo­gía Na­cio­nal, cu­yo es­pa­cio pue­de ser am­plia­do apro­ve­chan­do la in­men­sa can­ti­dad de su­per­fi­cie que po­see el Es­ta­do co­lin­dan­te con di­cho in­mue­ble– dis­fra­za­das de gu­rús y dic­tan­do uca­ses sin el me­nor cri­te­rio ni sus­ten­to, en vez de es­tar tra­ba­jan­do de ma­ne­ra des­cen­tra­li­za­da. Es de­cir, dis­tri­bu­yen­do la bu­ro­cra­cia –así co­mo la cú­pu­la je­rár­qui­ca– en re­cin­tos ubi­ca­dos en el cen­tro his­tó­ri­co de ca­da ca­pi­tal de re­gión, des­de don­de de­be­ría pro­yec­tar­se y eje­cu­tar­se una ver­da­de­ra es­tra­te­gia cul­tu­ral na­cio­nal. Un ar­gu­men­to de­mo­le­dor de Fer­nan­do de Szyszlo es el si­guien­te: “El mu­seo que ne­ce­si­ta­mos no de­be ser uno ale­ja­do del cen­tro de la ciu­dad, en don­de tu­ris­tas en bu­ses con ai­re acon­di­cio­na­do lo vi­si­ten y des­pués vi­si­ten las rui­nas de Pa­cha­cá­mac pa­ra lue­go dis­fru­ten un al­muer­zo o un snack en al­guno de los res­tau­ran­tes que ha­brá al­re­de­dor, o pa­seen por los mer­ca­dos de ar­te­sa­nías y ar­te po­pu­lar que se­gu­ra­men­te sur­gi­rán en torno. El mu­seo de­be es­tar pen­sa­do en la mis­ma for­ma y con los mis­mos cri­te­rios con los que se pen­só el Mu­seo de An­tro­po­lo­gía y Ar­queo­lo­gía de Mé­xi­co, ya que aquí su­pli­rá las mis­mas ne­ce­si­da­des y ca­ren­cias. De­be es­tar en el cen­tro de la ciu­dad pa­ra que ten­ga fá­cil ac­ce­so el ciu­da­dano y mues­tre la im­por­tan­cia que le otor­ga­mos.” El presidente Kuczyns­ki tie­ne la pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.