APO­YE­MOS A LOS VE­NE­ZO­LA­NOS

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

Tan se­ria es la reali­dad de Ve­ne­zue­la que to­da la co­mu­ni­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na no pue­de ni de­be man­te­ner­se al mar­gen, ape­nas es­pe­ran­do que al­gún día se so­lu­cio­ne por ar­te de bir­li­bir­lo­que. La fuerza de­mo­crá­ti­ca y mo­ral del Con­ti­nen­te ne­ce­si­ta ha­cer­se sen­tir y es­cu­char in­ce­san­te­men­te, has­ta que sur­ja al­gu­na grieta que per­mi­ta so­lu­cio­nar el caos. Si us­ted, ama­ble lec­tor, tu­vie­ra que so­por­tar las vio­la­cio­nes con­tra las li­ber­ta­des y los de­re­chos, así co­mo las pe­nu­rias y es­ca­se­ces que re­sis­ten los ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos, ten­ga por se­gu­ro que lo úni­co que es­pe­ra­ría es que la colectividad re­gio­nal hi­cie­ra al­go. Por ello re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble que al­gún go­bierno la­ti­noa­me­ri­cano to­me el li­de­raz­go que de­man­da po­ner en mar­cha una cam­pa­ña te­rri­to­rial exi­gien­do que el go­bierno de Ni­co­lás Maduro re­co­noz­ca la vo­lun­tad el pueblo de Ve­ne­zue­la, plas­ma­da en el pe­di­do ma­si­vo –de acuer­do a la opo­si­ción, ru­bri­ca­ron más de 1.5 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos el pe­di­do pa­ra re­mo­ver a Maduro, re­qui­rién­do­se ape­nas 195 mil fir­mas- de de­cir­le al ti­rano chavista: Bas­ta. Cam­bio y fue­ra. Maduro no va más. Ve­ne­zue­la exi­ge ya elec­cio­nes li­bres. Pun­to. Por for­tu­na el pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki to­mó la pos­ta y enar­bo­ló la pri­me­ra de­man­da pú­bli­ca pre­si­den­cial, re­cla­man­do que Amé­ri­ca La­ti­na asu­ma la obli­ga­ción que le com­pe­te cuan­do un país de la re­gión co­me­te las atro­ci­da­des que vienen ocu­rrien­do en Ve­ne­zue­la ha­ce die­ci­séis años. No va­ya a ser que la de­ja­dez per­mi­ta que vuel­va a sur­gir una nue­va Cu­ba, don­de la ti­ra­nía re­gen­ta om­ní­mo­da­men­te ha­ce ya cin­cuen­ta y seis años, en tan­to el pueblo cu­bano su­fre an­gus­tias, pri­va­ción de su li­ber­tad, vio­la­ción de sus ddhh, etc., mien­tras to­do el sub­con­ti­nen­te se li­mi­ta a ob­ser­var­lo cán­di­da­men­te. En Ve­ne­zue­la cam­pea el ham­bre en­tre la gen­te po­bre. Las cla­ses me­dia y aco­mo­da­da se ban­dean com­prán­do­le al con­tra­ban­do, tan­to co­mi­da co­mo me­di­ci­nas y ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Aun así no lo­gran sa­tis­fa­cer las ur­gen­cias de sus ho­ga­res. Sin em­bar­go el pro­ble­ma so­cial no só­lo es­tri­ba en la es­ca­sez más bru­tal que pue­da ima­gi­nar­se, sino en la ca­res­tía de las co­sas. No hay dó­la­res pa­ra que el sec­tor pri­va­do pue­da im­por­tar desde bie­nes de con­su­mo has­ta in­su­mos in­dus­tria­les. La in­fla­ción ya bor­dea 800%; los pre­cios se dis­pa­ran ca­da día; la mor­ta­li­dad in­fan­til se ha dis­pa­ra­do 500% es­te año fren­te al an­te­rior. La de­lin­cuen­cia es­tá fo­men­ta­da por el Es­ta­do, que ha con­ver­ti­do al ham­pa en ele­men­to de si­ca­ria­to pa­ra eli­mi­nar a opo­si­to­res del ré­gi­men. Es in­con­ce­bi­ble que Ve­ne­zue­la, na­ción ri­quí­si­ma por ben­di­ción de la na­tu­ra­le­za, es­té que­bra­da. La ha arrui­na­do el cha­vis­mo co­mu­ni­zan­do su eco­no­mía y re­ga­lan­do el di­ne­ro de los ve­ne­zo­la­nos a los ami­go­tes so­cia­lis­tas del im­pre­sen­ta­ble Chá­vez y su en­gen­dro Maduro –co­mo Ollan­ta Hu­ma­la–, alu­ci­nan­do que con ello po­dría edi­fi­car una coa­li­ción mun­dial de paí­ses resentidos, ma­ni­pu­la­dos desde Ca­ra­cas. Có­mo se­rá la an­gus­tia de re­cur­sos del Es­ta­do ve­ne­zo­lano, que los bo­nos ba­su­ra que emi­te –pa­ra cap­tar di­vi­sas que le per­mi­tan con­ti­nuar acei­tan­do la ma­qui­na­ria so­cia­lis­ta– son los pre­di­lec­tos de los es­pe­cu­la­do­res ¡¡¡¡ por­que pa­gan una ta­sa anual de 46% !!!! Apo­ye­mos a los ve­ne­zo­la­nos. Oja­lá nun­ca pa­se­mos por una no­che co­mo la su­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.