UTI­LI­DAD DEL CON­SE­JO DE ES­TA­DO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - ÁN­TE­RO FLO­RES-ARÁOZ

El pre­si­den­te Kuczyns­ki con­vo­có al Con­se­jo de Es­ta­do, ge­ne­ran­do di­ver­sas reac­cio­nes. Unos, des­co­no­cien­do el te­ma qui­sie­ron in­for­mar­se. Otros que lo co­no­cían, les pa­re­ció bue­na la ini­cia­ti­va pre­si­den­cial. Al­gu­nos cri­ti­ca­ron la con­vo­ca­to­ria in­si­nuan­do que era pa­ra com­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des an­te el he­cho har­to co­no­ci­do de co­rrup­te­la en el sec­tor Sa­lud. ¿De qué se tra­ta el Con­se­jo de Es­ta­do? Aun­que no es­tá nor­ma­do ni en la Cons­ti­tu­ción ni en nin­gún otro cuer­po le­gal, no sig­ni­fi­ca que no exis­ta. En nues­tro país el Con­se­jo de Es­ta­do o Con­se­jo de Coor­di­na­ción Es­ta­tal no es otra co­sa que la reunión de quie­nes pre­si­den los po­de­res del Es­ta­do pa­ra in­ter­cam­biar in­for­ma­ción, for­mu­lar apre­cia­cio­nes, ha­cer pe­di­dos, coor­di­nar ac­cio­nes, ex­hor­tar o in­vo­car ac­ti­tu­des en­tre sí. La pri­me­ra vez que se reunió el Con­se­jo de Es­ta­do en el año 2004 fue a ini­cia­ti­va del pre­si­den­te del Con­gre­so de aquel en­ton­ces, y fue con­vo­ca­do por el pre­si­den­te To­le­do y asis­tie­ron ade­más de él, el pre­si­den­te del Po­der Le­gis­la­ti­vo (Flo­res-Aráoz), el pre­si­den­te del Po­der Ju­di­cial (Si­vi­na) y asi­mis­mo el pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros (Fe­rre­ro). El Con­se­jo se reunió in­for­mal­men­te y con cier­ta re­gu­la­ri­dad en los años 2004 y 2005, y en mu­chas opor­tu­ni­da­des se am­plió la nó­mi­na de los asis­ten­tes con la con­vo­ca­to­ria al pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, al fis­cal de la Na­ción, al pre­si­den­te del Ju­ra­do Na­cio­nal de Elec­cio­nes, al del Con­se­jo Na­cio­nal de la Ma­gis­tra­tu­ra, en­tre otros al­tí­si­mos fun­cio­na­rios del país. No se vol­vió a re­unir el úl­ti­mo año de go­bierno del pre­si­den­te To­le­do ni en el man­da­to del pre­si­den­te Gar­cía. En el año 2014 el pre­si­den­te Hu­ma­la res­ca­tó la idea que es­ta­ba per­di­da en el tiem­po y con­vo­có a di­cho Con­se­jo, pe­ro al po­co tiem­po de­jó de re­unir­lo. Aho­ra el ac­tual Pre­si­den­te ha con­vo­ca­do al Con­se­jo, lo que es con­ve­nien­te pa­ra el país. Los asis­ten­tes al Con­se­jo de Es­ta­do no com­pro­me­ten de mo­do al­guno a los or­ga­nis­mos que pre­si­den, pues man­tie­nen su au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia de ser el ca­so, y por­que ade­más no hay acuerdos for­ma­les, son reunio­nes sin re­gis­tros en que co­mo re­pe­ti­mos se cru­za in­for­ma­ción y se tra­tan co­lec­ti­va­men­te los pro­ble­mas del país, sus pro­ba­bles so­lu­cio­nes y las ac­cio­nes que co­rres­pon­de­ría eje­cu­tar a ca­da quien, sin que ello sea vin­cu­lan­te. El Es­ta­do es uno, aun­que las fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas es­tén con­fia­das a ca­da uno de los po­de­res que lo in­te­gran, te­nien­do ca­da cual sus com­pe­ten­cias, fa­cul­ta­des y atri­bu­cio­nes, que en na­da se per­ju­di­can por con­ver­sar, dia­lo­gar, in­ter­cam­biar opi­nio­nes y ex­pe­rien­cias. A to­dos in­tere­sa que nuestros más al­tos fun­cio­na­rios pue­dan dia­lo­gar pa­ra no so­la­men­te lle­var la fies­ta en paz, sino pa­ra tener co­mo me­ta un me­jor ma­ne­jo en to­das las fun­cio­nes del Es­ta­do. Nos tie­ne que unir a to­dos el pro­pó­si­to que nues­tro país avan­ce y que sus pro­ble­mas se so­lu­cio­nen, y mu­chas ve­ces con­ver­sar to­mán­do­se un ca­fé y en am­bien­te dis­ten­di­do, ayu­da mu­chí­si­mo, sin ol­vi­dar la fa­mo­sa fra­se de Ra­mi­ro Pria­lé: con­ver­sar no es pac­tar. De­jé­mo­nos de la­do tan­tos te­mo­res y sus­pi­ca­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.