PPK DE­BE DE­NUN­CIAR CÓ­MO EN­CON­TRÓ EL PAÍS

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MIRÓ ELGUERA

Cien días re­pre­sen­tan ape­nas 5% del tiem­po que du­ra una ges­tión pre­si­den­cial. Sin em­bar­go el pri­mer cen­te­nar de jor­na­das al fren­te de una na­ción sue­len sig­ni­fi­car mu­cho más de lo que uno ima­gi­na. Por­que ahí es­tri­ba el ta­lan­te del je­fe de Es­ta­do y de su equi­po de go­bierno. Es más, du­ran­te es­te lap­so sub­sis­te la lla­ma­da lu­na de miel en­tre el pue­blo y su man­da­ta­rio, pe­río­do que és­te de­be apro­ve­char so­bre­ma­ne­ra pa­ra po­ner en mar­cha sus prin­ci­pa­les pro­me­sas elec­to­ra­les. Van 96 días des­de que Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki se ins­ta­ló en pa­la­cio, y el So­be­rano si­gue es­pe­ran­za­do en que su pre­si­den­te lo­gre sa­tis­fa­cer sus tan jus­ti­fi­ca­das de­man­das de Se­gu­ri­dad, Sa­lu­bri­dad, Edu­ca­ción, pa­ra em­pe­zar por los kar­mas más ur­gen­tes. Es evi­den­te que en es­tos ini­cia­les tres me­ses de fun­cio­nes del ré­gi­men PPK na­die es­pe­ra­ba que pu­die­ra sol­ven­tar un lus­tro per­di­do por obra del ca­la­mi­to­so go­bierno de Ollan­ta Hu­ma­la. Sin em­bar­go el pú­bli­co ne­ce­si­ta ver y sen­tir aun­que sea una mues­tra cla­ra de lo que se­rán los si­guien­tes cin­co años de pe­pe­cau­sis­mo. Pe­ro hay más, el ciu­da­dano re­quie­re que su go­ber­nan­te le ex­pli­que feha­cien­te­men­te la si­tua­ción en que se en­cuen­tra el país. Y es ahí don­de PPK ha ci­ca­tea­do in­for­ma­ción al pue­blo. Pri­me­ro co­que­tean­do inú­til­men­te con el inep­to y pro­to-co­rrup­to Hu­ma­la, tras caer en su jue­go al asis­tir reite­ra­das ve­ces a pa­la­cio re­tra­tán­do­se muy son­rien­te tan­to con él co­mo con su cues­tio­na­da es­po­sa -ges­to que po­drá ser muy edu­ca­do y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, pe­ro po­pu­lar­men­te muy ne­ga­ti­vo­pro­yec­tan­do la erra­da im­pre­sión que las co­sas en el país an­da­ban re­la­ti­va­men­te bien. Y lue­go guar­dan­do cóm­pli­ce si­len­cio, en­te­ra­do ya de que la si­tua­ción del Es­ta­do era su­ma­men­te de­li­ca­da, se­ria, in­clu­si­ve pe­li­gro­sa. Aquel ex­ce­so de dis­cre­ción le ha cos­ta­do de­ma­sia­do a Kuczyns­ki, por­que au­to­má­ti­ca­men­te la ca­lle atri­bu­ye al go­ber­nan­te del mo­men­to los pro­ble­mas que pa­de­ce la gente. En re­cien­te en­tre­vis­ta el pri­mer mi­nis­tro Fer­nan­do Za­va­la ha pues­to los pun­tos so­bre las íes, pre­ci­san­do el gra­ve es­ta­do en que es­te ré­gi­men ha en­con­tra­do al Es­ta­do. La Sa­ni­dad Pú­bli­ca –vi­da y sa­lud de la sociedad- co­rroí­da por una co­rrup­ción de pro­por­cio­nes in­creí­bles, con ten­tácu­los an­cla­dos a la cú­pu­la del po­der po­lí­ti­co; 160 con­flic­tos so­cia­les ab­so­lu­ta­men­te es­tan­ca­dos, sin in­te­rés en so­lu­cio­nar­los; un dé­fi­cit fis­cal im­pen­sa­ble: 3.8% que, con la ter­ca­men­te ra­len­ti­za­da in­ver­sión pri­va­da, se­rá ar­duo re­mon­tar; una in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na to­can­do co­tas al­tí­si­mas; los pro­yec­tos de in­ver­sión ab­so­lu­ta­men­te pa­ra­li­za­dos por la me­dio­cri­dad bu­ro­crá­ti­ca y una ago­bian­te re­gu­la­ción es­ta­tal, etc. To­ca aho­ra al pre­si­den­te Kuczyns­ki ha­cer su­ya la de­nun­cia tec­no­crá­ti­ca de su pri­mer mi­nis­tro, ele­ván­do­la al ex­tre­mo de cues­tio­na­mien­to po­lí­ti­co, res­pon­sa­bi­li­zan­do con to­do em­pe­ño –a mé­ri­to de he­chos pro­ba­dos- las bar­ba­ri­da­des per­pe­tra­das por el ex go­ber­nan­te Hu­ma­la. En la me­di­da que Kuczyns­ki sos­la­ye es­ta con­fron­ta­ción –o in­clu­si­ve la ha­ga po­nién­do­le pa­ños fríos al se­ña­la­mien­to a Ollan­ta Hu­ma­la- la ciu­da­da­nía le impu­tará to­dos aque­llos da­ños a la ac­tual ges­tión. A PPK le to­ca acu­sar po­lí­ti­ca­men­te a Hu­ma­la -res­pon­sa­bi­li­zán­do­lo de los ma­los ac­tos de go­bierno- y de­nun­ciar­lo pe­nal­men­te en lo que to­ca a los es­cán­da­los que co­no­ce el país. No ha­cer­lo le cos­ta­rá mue­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.