REIVIN­DI­CAN­DO LA LA­BOR PO­LI­CIAL

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

No es pa­ra me­nos que el mi­nis­tro del In­te­rior, Car­los Ba­som­brío, ex­pre­se su in­dig­na­ción y mo­les­tia an­te la de­ci­sión de dos jue­ces, uno en Hua­ral y otro en Ma­dre de Dios, quie­nes de­ja­ron en li­ber­tad a 42 acu­sa­dos por de­li­tos co­mu­nes y cri­men or­ga­ni­za­do, en­tre los cua­les in­clu­so se en­cuen­tra per­so­nal ofi­cial y sub­al­ter­nos de la Po­li­cía Na­cio­nal. Ob­via­men­te que la ins­ti­tu­ción po­li­cial jun­to al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pla­ni­fi­ca­ron la des­ar­ti­cu­la­ción de tres ban­das de cri­mi­na­les, en­tre los cua­les hay si­ca­rios, ex­tor­sio­na­do­res y ave­za­dos asal­tan­tes, pa­ra que sus ope­ra­ti­vos die­ran re­sul­ta­dos, co­mo en efec­to ocu­rrió al po­ner­le el guan­te a sus in­te­gran­tes don­de, reite­ra­mos, ha­bía per­so­nal uni­for­ma­do. Es de­cir, la PNP no so­lo se en­fren­ta­ba a de­lin­cuen­tes ca­lle­je­ros sino a com­pa­ñe­ros que pre­fi­rie­ron cru­zar la lí­nea de la ley y pa­sar­se al la­do del de­li­to. Eso sig­ni­fi­ca que era pú­bli­co y de fá­cil re­co­no­ci­mien­to por par­te de los fa­ci­ne­ro­sos quié­nes eran sus cap­to­res, por­que los co­no­cen, por lo que aho­ra que han si­do ex­car­ce­la­dos se te­me que ha­ya re­pre­sa­lias, no so­lo con­tra los po­li­cías que des­ar­ti­cu­la­ron esas or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les (“Los mo­nos de Que­pe­pam­pa”, “Los nor­te­ños” y “Gua­ya­ros”), sino que tam­bién que­dan des­co­lo­ca­dos los fis­ca­les y los in­for­man­tes que con­tri­bu­ye­ron a iden­ti­fi­car y dar con los ma­lean­tes de ca­da uno de los sin­di­ca­dos gru­pos de de­lin­cuen­tes. Es la­men­ta­ble el pa­pel desem­pe­ña­do por el Po­der Ju­di­cial, y más aún cuan­do ha­ce ape­nas unos días se reali­zó una reunión en Pa­la­cio de Go­bierno con­vo­ca­da por el pro­pio pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, a la que lla­mó “Con­se­jo de Es­ta­do”, don­de par­ti­ci­pó el pre­si­den­te de la Corte Su­pre­ma de la Re­pú­bli­ca, doc­tor Víc­tor Ti­co­na, con el fin de que ha­ya un com­pro­mi­so fé­rreo con­tra la co­rrup­ción y la de­lin­cuen­cia en ge­ne­ral. Es la­men­ta­ble que dos jue­ces, Is­mael Fe­li­pe Oroz­co Hua­ya­nay y Án­gel Men­dí­vil Ma­ma­ni, ha­yan traí­do por tie­rra ese ti­po de en­cuen­tros que bus­can pre­ci­sa­men­te con­so­li­dar a las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do con el ob­je­ti­vo de ser­vir me­jor a los ciu­da­da­nos, los que aho­ra que­dan en una si­tua­ción vul­ne­ra­ble con la li­ber­tad de ca­si me­dia do­ce­na de an­ti­so­cia­les que aho­ra se van a es­ca­par o que van a de­lin­quir con más vio­len­cia, in­cre­men­tan­do así el nú­me­ro de víc­ti­mas de los ro­bos, del “mar­ca­je”, de los se­cues­tros, etc. Al mar­gen de que la Ofi­ci­na de Con­trol de la Ma­gis­tra­tu­ra (Ocma) in­ter­ven­ga y en aque­llo que le co­rres­pon­da lo ha­ga el Con­se­jo Na­cio­nal de la Ma­gis­tra­tu­ra (CNM), se es­pe­ra que el Po­der Ju­di­cial no ha­ga prác­ti­ca co­mún de es­ta for­ma de pro­ce­der errá­ti­ca, dé­bil y aca­so in­tere­sa­da fren­te a de­lin­cuen­tes a los que con­ti­nua­men­te se les ex­car­ce­la o li­be­ra, ge­ne­ran­do es­to no so­lo un im­pac­to ne­ga­ti­vo en­tre la Po­li­cía que ha­ce su me­jor la­bor pa­ra dar con los an­ti­so­cia­les, sino que el mal pro­ce­der de al­gu­nos jue­ces pe­na­les in­sul­ta a to­da la ciu­da­da­nía y fo­men­ta la im­pu­ni­dad. ¡Bas­ta ya!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.