LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE LOS VI­RRE­YES

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - JA­VIER VALLE RIES­TRA

Ha­bla­ré de his­to­ria y no de po­lí­ti­ca. Ha­bla­ré de la Re­si­den­cia a los vi­rre­yes. Su po­der era in­men­so. Se le ha cla­si­fi­ca­do co­mo el “al­ter rex” ame­ri­cano, co­mo una ver­da­de­ra ima­gen del Mo­nar­ca y has­ta co­mo una en­car­na­ción su­pre­ma del Es­ta­do es­pa­ñol. Sin em­bar­go, el car­go vi­ce­rreal te­nía una con­tin­gen­cia que lo li­mi­ta­ba: el Jui­cio de Re­si­den­cia. Se han de­ta­lla­do dos con­tras­tes en el go­bierno del vi­rrey: el in­gre­so ba­jo pa­lio y la sa­li­da con la Re­si­den­cia; y el del cua­dro op­ti­mis­ta y ro­sa­do de las Me­mo­rias de los Vi­rre­yes con los Cua­der­nos o Ex­pe­dien­tes de Re­si­den­cia. La dis­tan­cia en­tre las co­lo­nias y la Me­tró­po­li, la in­men­si­dad de los te­rri­to­rios por go­ber­nar, la irre­gu­la­ri­dad y res­tric­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ha­cían que to­do el de­re­cho pú­bli­co in­diano re­po­sa­se so­bre una ba­se de des­con­fian­za. En esas cir­cuns­tan­cias, los abu­sos del po­der y los po­si­bles desafue­ros se eri­gían co­mo enemi­gos de los in­tere­ses de la Co­ro­na en Amé­ri­ca. Pa­ra evi­tar­los y pa­ra con­tro­lar los ex­ce­sos, es que el Es­ta­do es­pa­ñol es­ta­ble­ció en In­dias el ré­gi­men de las Re­si­den­cias y las Vi­si­tas. Ha­bía, no obs­tan­te, una no­ta que dis­tin­guía a es­tas dos ins­ti­tu­cio­nes fis­ca­li­za­do­ras: mien­tras la Re­si­den­cia no era con­si­de­ra­da le­si­va al pres­ti­gio o al ho­nor de nin­gu­na au­to­ri­dad, por­que se de­cre­ta­ba siem­pre de un mo­do au­to­má­ti­co, “sin in­di­car sos­pe­cha o re­ce­lo al­guno ha­cia el fun­cio­na­rio que la su­fre”, la Vi­si­ta sur­gía mo­ti­va­da, fre­cuen­te­men­te, por que­jas y de­nun­cias gra­ves “co­mo sín­to­ma de in­sa­tis­fac­ción por par­te de quien las or­de­na”. Las Vi­si­tas, que po­dían ser ge­ne­ra­les o es­pe­cia­les, exi­gían un gran tino por par­te de quien las to­ma­ba por­que, co­mo sos­te­nía So­lór­zano, ha­bía que te­mer la “mu­cha mano y po­der” de los que de­bían ser vi­si­ta­dos “y es­tar y du­rar, co­mo to­da­vía es­tán y du­ran en sus ofi­cios, y que así po­drían to­mar ven­gan­za de los que con­tra ellos se que­xa­sen o de­pu­sie­sen”. Hay que re­cor­dar aquí que las Vi­si­tas afec­ta­ban al vi­rrey de ma­ne­ra muy re­la­ti­va, en cuan­to era pre­si­den­te de la Au­dien­cia, pe­ro ni aun co­mo tal, el vi­rrey po­día ser des­ti­tui­do o des­te­rra­do por el vi­si­ta­dor. De don­de de­be en­ten­der­se que del edi­fi­cio fis­ca­li­za­dor for­ja­do por Es­pa­ña pa­ra de­fen­der el Es­ta­do, úni­ca­men­te el Jui­cio de Re­si­den­cia era el que po­día apli­car­se al vi­rrey pa­ra exa­mi­nar su con­duc­ta. En el Pe­rú ac­tual de­be­mos ejer­ci­tar ese me­ca­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.