PERUANICEMOS EL DE­RE­CHO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - GUI­DO ÁGUI­LA GRA­DOS

En nues­tra re­cien­te vi­si­ta aca­dé­mi­ca y fun­cio­nal a la zo­na no­ro­rien­tal del país des­cu­bri­mos dos co­sas aje­nas al De­re­cho, pe­ro que bien pue­den ser emu­la­das por nues­tra pro­fe­sión. A dos cua­dras de la pla­za prin­ci­pal de Ta­ra­po­to se en­cuen­tra un aco­ge­dor ca­fé de­no­mi­na­do “Es­tar Ca­jué”. Ex­tra­or­di­na­ria for­ma de ven­der su re­gio­na­lis­mo. En tiem­pos de glo­ba­li­za­ción y de de­no­mi­na­cio­nes y ró­tu­los em­pre­sa­ria­les en in­glés, no só­lo man­tie­nen el es­pa­ñol, sino que lo “sa­mar­ti­ni­zan”. Una lec­ción de re­gio­na­lis­mo y mar­ke­ting; el com­ple­jo ar­queo­ló­gi­co de Kué­lap es el prin­ci­pal atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de la re­gión Ama­zo­nas. Una jo­ya his­tó­ri­ca que me­re­ce más aten­ción y pro­mo­ción. Lo re­sal­ta­ble es que fue des­cu­bier­ta en 1843 por el juez de Cha­cha­po­yas Juan Cri­sós­to­mo Nie­to cuan­do fue a re­sol­ver un pro­ble­ma de lí­mi­tes en la zo­na. Siem­pre es una bue­na no­ti­cia en­con­trar un juez o fis­cal li­ga­do a la cul­tu­ra del país. El De­re­cho pe­ruano de­bie­ra apren­der de es­te ti­po de si­tua­cio­nes. En efec­to, la im­por­ta­ción de fi­gu­ras ju­rí­di­cas y su apli­ca­ción sin nin­gún fil­tro ni ade­cua­ción va acu­mu­la­do pro­yec­tos y legislaciones irrea­li­za­bles. El des­co­no­ci­mien­to de la reali­dad de la jus­ti­cia en el Pe­rú pro­fun­do ha­rá que si­ga­mos es­cu­chan­do fra­ses co­mo “Lo que de­be­mos ha­cer es lo que ha­cen en Cos­ta Ri­ca” o “Es­te pro­ble­ma en Co­rea ya lo tie­nen re­suel­to”. Otros no tie­nen lí­mi­tes: “Con tec­no­lo­gía so­lu­cio­na­mos to­do”, co­mo si fue­ra gra­tui­ta. El mi­rar ha­cia fue­ra de nues­tras fron­te­ras siem­pre es bueno. Sin em­bar­go, se­ría me­jor ha­cer­lo cuan­do ya he­mos ago­ta­do la mi­ra­da in­ter­na. Só­lo co­no­cien­do nues­tra reali­dad ju­rí­di­ca tan di­ver­sa, múl­ti­ple y com­ple­ja, po­de­mos lo­grar que lo que ve­mos en el ex­te­rior pue­da te­ner la cuo­ta de po­si­bi­li­dad y reali­dad que se re­quie­re en el país. De po­co o na­da ser­vi­rá pro­po­ner que emu­le­mos ins­ti­tu­cio­nes y prác­ti­cas que se dan en con­tex­tos que no se ase­me­jan al nues­tro ni en la for­ma de la re­ti­na. Jus­ta­men­te, el desafío es que lo que ve­mos en el ám­bi­to del sis­te­ma de jus­ti­cia de otros paí­ses, lo peruanicemos. Lo adap­te­mos a nues­tra geo­gra­fía tan be­lla co­mo ac­ci­den­ta­da, al siem­pre in­su­fi­cien­te pre­su­pues­to del sec­tor jus­ti­cia y a nues­tra idio­sin­cra­sia tan ma­ra­vi­llo­sa co­mo par­ti­cu­la­rí­si­ma. De no ha­cer­lo, las pa­san­tías en otros paí­ses se­gui­rán sir­vien­do más a nues­tros ál­bu­mes de fo­tos tu­rís­ti­cas que a nues­tro en­ri­que­ci­mien­to pro­fe­sio­nal y, por en­de, a la jus­ti­cia de nues­tro país. Lo que en el De­re­cho de­be­mos to­mar del tu­ris­mo es su es­lo­gan: “pri­me­ro, co­noz­ca­mos lo nues­tro”. el 14 de no­viem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.