¿CÓ­MO AN­DA EL CON­TROL DE VEN­TA DE ME­DI­CA­MEN­TOS?

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - DR. AR­MAN­DO MAS­SÉ F. (*)

El Pe­rú es un país don­de me­nos con­trol del ex­pen­dio de me­di­ca­men­tos hay. Aquí son per­so­nas que nun­ca han es­tu­dia­do me­di­ci­na pe­ro que re­ce­tan a dies­tra y si­nies­tra sin sa­ber si el pa­cien­te es alér­gi­co o no a su re­ce­ta que im­pro­vi­sa­da e irres­pon­sa­ble­men­te emiten. No les in­tere­sa si la do­sis es co­rrec­ta, tam­po­co el tiem­po de in­ges­ta ni las reac­cio­nes ad­ver­sas con otros me­di­ca­men­tos que el pa­cien­te pue­da es­tar in­ji­rien­do. Só­lo le im­por­ta ven­der y lle­gar a la cuo­ta de ven­ta que sus je­fes les im­po­nen. Las ve­ces que he es­ta­do en Pa­na­má, Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co y Chi­le, ja­más me ven­die­ron me­di­ca­men­tos sin re­ce­ta a pe­sar de iden­ti­fi­car­me co­mo mé­di­co. En el Pe­rú la ven­ta de me­di­ca­men­tos es una fe­ria. Lo agra­van­te es que sien­do los me­di­ca­men­tos en el Pe­rú los más ca­ros de la re­gión, exis­ta una con­cer­ta­ción ex­pre­sa y po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal de ne­gar­le al po­bre la ven­ta de me­di­ca­men­tos ge­né­ri­cos con el pre­tex­to de su "ago­ta­mien­to" y así po­der di­rec­cio­nar la ven­ta a uno de sus pro­duc­tos de mar­ca en don­de ló­gi­ca­men­te mar­gi­nan más. Tam­bién se acep­ta pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en don­de ve­mos fár­ma­cos con­tra la caí­da del ca­be­llo, im­po­ten­cia y mi­gra­ña -por ejem­plo- que quie­nes he­mos es­tu­dia­do me­di­ci­na sa­be­mos que no tie­nen los re­sul­ta­dos ni me­dia­na­men­te es­pe­ra­dos, pe­ro na­die ha­ce na­da. En el Pe­rú nos da­mos el lu­jo de que se ven­zan el pla­zo de ex­pi­ra­ción de me­di­ca­men­tos de uso pú­bli­co por mi­llo­nes de so­les ca­da año y ¡na­die es res­pon­sa­ble de na­da!!! Por otro la­do se in­cen­dian mi­llo­nes de me­di­ca­men­tos por ne­gli­gen­cias o con­fa­bu­la­cio­nes y tam­po­co pa­sa na­da. Por eso, hoy que nos en­te­ra­mos que tras ocho años In­de­co­pi mul­ta co­mo gran co­sa a las ca­de­nas in­frac­to­ras por 9 mi­llo­nes de so­les no nos de­be ha­cer sen­tir que se ha he­cho jus­ti­cia. To­do lo con­tra­rio: Es se­ñal de in­efi­cien­cia, per­mi­si­bi­li­dad, im­pu­ni­dad, pues no se es­tá con­si­de­ran­do la afec­ta­ción al in­te­rés pú­bli­co, el lu­cro ob­te­ni­do, su con­di­ción oli­go­pó­li­ca, su con­duc­ta ha­bi­tual de pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa e in­fluen­cia pu­bli­ci­ta­ria. Es­ti­ma­mos que las san­cio­nes de­bie­ron ser mu­cho más drás­ti­cas. Es­pe­re­mos que el Tri­bu­nal del In­de­co­pi re­suel­va es­te ca­so pron­to; que el pre­mier Za­va­la (ex In­de­co­pi) le pon­ga aten­ción a es­te en­go­rro­so te­ma; que la co­mi­sión de sa­lud del Con­gre­so re­vi­se la le­gis­la­ción in­he­ren­te; que se fo­men­te la li­bre com­pe­ten­cia pa­ra el in­gre­so de nue­vos agen­tes del mer­ca­do, que el Es­ta­do ad­quie­ra por li­ci­ta­ción com­pras di­rec­tas de un lis­ta­do bá­si­co de pro­duc­tos ge­né­ri­cos pa­ra ase­gu­rar el ac­ce­so a la sa­lud de los más ne­ce­si­ta­dos. Es­pe­re­mos que In­de­co­pi ya ha­ya cum­pli­do en tras­la­dar el ca­so a la fis­ca­lía en don­de cla­ra­men­te se con­fi­gu­ra una aso­cia­ción ilí­ci­ta pa­ra de­lin­quir agra­va­da por jus­ta­men­te ser rea­li­za­da por em­pre­sas li­ga­das a brin­dar sa­lud a la co­mu­ni­dad. Pe­ro si no lo han he­cho de se­gu­ro que ya en ocho años el te­ma de­be de es­tar por pres­cri­bir... Di­ce el re­frán po­pu­lar: No hay peor cie­go que quien no quie­re ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.