DI­REC­TO­RES DEL BCRP Y BOM­BE­ROS VO­LUN­TA­RIOS

Diario Expreso (Peru) - - Economía - AR­TU­RO BA­RRA ZA­MA­LLOA

oy exis­te una su­pre­ma­cía de lo eco­nó­mi­co que ha­ce pen­sar que so­lo los eco­no­mis­tas pue­den abor­dar y ex­pli­car, con su­fi­cien­cia, te­mas eco­nó­mi­cos y no eco­nó­mi­cos. Así, as­pec­tos so­cia­les, po­lí­ti­cos, cul­tu­ra­les, etc., son afron­ta­dos por el aná­li­sis eco­nó­mi­co con cier­ta des­es­ti­ma por lo que pue­den apor­tar y ex­pli­car la so­cio­lo­gía, la psi­co­lo­gía, la an­tro­po­lo­gía o la po­lí­ti­ca, en­tre otras cien­cias so­cia­les. En es­ta pos­tu­ra la eco­no­mía ca­si no ne­ce­si­ta de nin­gu­na otra doc­tri­na, más bien to­das las de­más se su­bor­di­nan a ella. La pre­gun­ta que se de­be plan­tear en­ton­ces es si es­to es una apro­xi­ma­ción co­rrec­ta de la reali­dad, es de­cir, si la mi­ra­da eco­nó­mi­ca más or­to­do­xa o pu­ris­ta es en ex­tre­mo la más ade­cua­da y aún su­fi­cien­te pa­ra en­fren­tar la reali­dad en to­dos sus as­pec­tos, ri­que­za y com­ple­ji­dad. Por ejem­plo, ha­ce po­co, cuan­do ocu­rrió la tra­ge­dia de los tres bom­be­ros fa­lle­ci­dos, la ar­gu­men­ta­ción se cen­tró en si de­bían per­ci­bir un suel­do, si de­bía ha­ber in­cen­ti­vos a su vo­lun­ta­ria­do, si su pre­su­pues­to de­bía au­men­tar, etc. La opi­nión más téc­ni­ca y re­le­van­te era la eco­nó­mi­ca. No hu­bo ma­yor re­fle­xión so­bre los va­lo­res que es­tos hom­bres en­car­nan y en có­mo po­der eri­gir­los co­mo ejem­plos a se­guir. No ca­bía afir­mar sen­ci­lla­men­te que eran bom­be­ros por­que no es­pe­ran na­da a cam­bio, y que si se de­ci­die­ra re­mu­ne­rar es­ta ac­ti­vi­dad pro­ba­ble­men­te otro se­ría el per­fil de los nue­vos in­tere­sa­dos. Bom­be­ros qui­zá pe­ro no vo­lun­ta­rios. El en­fo­que eco­nó­mi­co con su uni­ver­sa­li­dad ar­gu­men­ta­ría que es­tos ser­vi­do­res ad ho­no­rem, sin du­da bus­can ma­xi­mi­zar in­di­vi­dual­men­te al­go, tal vez glo­ria, re­co­no­ci­mien­to, or­gu­llo, ca­ma­ra­de­ría, o cual­quier otro bien ima­gi­na­ble, pe­ro siem­pre en fa­vor pro­pio. En nues­tro en­fo­que eco­nó­mi­co ac­tual es di­fí­cil, sino im­po­si­ble, con­ce­bir que al­guien ha­ce al­go sin bus­car na­da a cam­bio. En es­te es­ce­na­rio la eco­no­mía ca­si no tie­ne ideas que apor­tar o reali­dad que ex­pli­car. Si bien la reali­dad pue­de te­ner una fa­ce­ta eco­nó­mi­ca, es­ta no la pue­de con­te­ner por com­ple­to ni es la prin­ci­pal. Hay otros as­pec­tos y en­fo­ques que ayu­dan a en­ten­der­la y en­fren­tar­la me­jor. Pen­sar que la ac­ción del in­di­vi­duo fren­te a lo que le ro­dea se pue­de re­du­cir a ma­xi­mi­za­ción, op­ti­mi­za­ción o asig­na­ción efi­cien­te, es una sim­pli­fi­ca­ción pe­li­gro­sa. Por ello, si a un di­rec­to­rio se su­man in­di­vi­duos con en­fo­ques de la reali­dad no ne­ce­sa­ria­men­te eco­nó­mi­cos sino em­pre­sa­ria­les, so­cia­les, cul­tu­ra­les, etc., hay que re­co­no­cer que esa es la reali­dad del hom­bre y de la so­cie­dad: cul­tu­ral, po­lí­ti­ca, psi­co­ló­gi­ca, so­cial, es­té­ti­ca. Pre­ten­der que la eco­no­mía es com­pe­ten­te pa­ra in­ter­pre­tar to­do sig­ni­fi­ca mio­pía in­te­lec­tual y cier­ta irra­cio­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.