DE­MA­SIA­DO PRON­TO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - AL­FON­SO BAELLA HE­RRE­RA

La caí­da de 10 pun­tos en la apro­ba­ción pre­si­den­cial es una alar­ma con res­pec­to al ma­ne­jo del go­bierno del pre­si­den­te Kuczyns­ki. Si bien es­ta mis­ma en­cues­ta pue­de ser vis­ta des­de una pers­pec­ti­va po­si­ti­va -52 % aún aprue­ba a PPK- es ne­ce­sa­rio por lo me­nos ha­cer dos co­sas. Pri­me­ro, es con­ve­nien­te acep­tar la reali­dad: hay co­sas que el go­bierno de PPK no vie­ne ha­cien­do bien o es­tán de­ba­jo de la ex­pec­ta­ti­va ge­ne­ral. Y en se­gun­do lu­gar es­tá el he­cho de que la ma­yo­ría de pro­ble­mas que ha en­fren­ta­do el ré­gi­men no vie­nen de fue­ra sino del in­te­rior del Go­bierno. Con res­pec­to a lo pri­me­ro es evi­den­te que exis­te una an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da en el país por re­sul­ta­dos. Una bue­na par­te de quie­nes vo­ta­ron por PPK lo hi­cie­ron en la se­gu­ri­dad de que era el ca­mino más rá­pi­do pa­ra el re­lan­za­mien­to de la eco­no­mía y pa­ra el des­pe­gue del país ha­cia el “pri­mer mun­do”, tal y co­mo lo pro­me­tió PPK en cam­pa­ña. Su triun­fo y el acier­to en el nom­bra­mien­to de Fernando Za­va­la co­mo pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros y del re­clu­ta­mien­to de va­rios de sus mi­nis­tros, ha­cían pen­sar que des­de el arran­que ve­ría­mos un gi­ro dra­má­ti­co en re­la­ción con lo que fue el go­bierno an­te­rior. Sin em­bar­go des­pués de ca­si 100 días ese gi­ro dra­má­ti­co, ese cam­bio sus­tan­cial y esa di­fe­ren­cia abis­mal no se han da­do aún. Es­ta si­tua­ción pue­de de­ber­se a que, co­mo to­dos sa­be­mos y es jus­to re­co­no­cer, el Es­ta­do es real­men­te una suer­te de vie­jo di­no­sau­rio que en­gu­lle las bue­nas in­ten­cio­nes jun­to con los vie­jos idea­les y que por su pro­pia na­tu­ra­le­za ni se mue­ve, ni cam­bia, ni es­tá dis­pues­to a que al­guien al­te­re su existir. Cam­biar la di­ná­mi­ca, la cul­tu­ra y el rit­mo del vie­jo Es­ta­do pe­ruano es ca­si im­po­si­ble. Sin em­bar­go pre­ci­sa­men­te por­que to­dos co­no­ce­mos la di­men­sión de la obra, es­ta co­yun­tu­ra era –y to­da­vía es– la gran opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer los cam­bios fun­da­men­ta­les que to­dos sa­be­mos se­rán qui­zá do­lo­ro­sos o has­ta cos­to­sos po­lí­ti­ca­men­te pe­ro in­dis­pen­sa­bles. Ejem­plos muy sim­ples son la re­for­ma po­li­cial, la­bo­ral, edu­ca­ti­va, po­lí­ti­ca y en sa­lud, so­lo pa­ra se­ña­lar lo más ur­gen­te. Es de­cir exis­te el es­pa­cio pe­ro la pre­gun­ta que co­mien­za a re­co­rrer con in­sis­ten­cia las me­sas de con­ver­sa­ción es: ¿En­tien­de el Go­bierno lo que hay que ha­cer? Y más de­li­ca­do aún: ¿Es­ta­rá dis­pues­to a ha­cer­lo? El se­gun­do pun­to tie­ne que ver con que bue­na par­te de esa de­cep­ción –que se es­con­de de­trás de esa caí­da de 10 pun­tos en la apro­ba­ción– es­tá en el cen­tro del po­der. El te­ma de los ase­so­res pre­si­den­cia­les es res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va del Pre­si­den­te. Él los es­co­gió, él los nom­bró y, a pe­sar que se lo ad­vir­tie­ron, él los man­tu­vo. Pe­ro ade­más al­gu­nos vi­ce­mi­nis­tros y al­gu­nos ase­so­res mi­nis­te­ria­les tam­po­co han si­do un mu­ro de vir­tu­des. Si a es­to su­ma­mos la re­la­ción ca­da vez más dis­tan­te con su pro­pia ban­ca­da con­gre­sal es evi­den­te que los gua­ris­mos que se­ña­la la en­cues­ta no son sino la pu­ra reali­dad. La preo­cu­pa­ción es que no lle­ga­mos aún a los 100 días y el Go­bierno, se­gún pa­re­ce, va per­dien­do a pa­so fir­me el úni­co apo­yo que lo ha­ce fuer­te: la opi­nión pú­bli­ca. PPK de­be mi­rar con mu­cho cui­da­do no so­lo las en­cues­tas sino el ta­ble­ro po­lí­ti­co y las an­sias elec­to­ra­les. Si a lo que ve­mos se le su­man los pri­me­ros pa­sos en la or­ga­ni­za­ción de la cam­pa­ña del pp­kau­sis­mo pa­ra el 2018 el es­ce­na­rio pue­de con­ver­tir­se en tan in­go­ber­na­ble co­mo ja­más ha­ya­mos vis­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.