JUZ­GA­DOS LA­BO­RA­LES, PRE­SI­DEN­TE TI­CO­NA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Muy cues­tio­na­da ha que­da­do la ima­gen del Po­der Ju­di­cial por po­ner­se, a tra­vés de dos ma­gis­tra­dos, uno de Hua­ral y otro de Ma­dre de Dios, de es­pal­das a la lu­cha con­tra la cri­mi­na­li­dad or­ga­ni­za­da y la de­lin­cuen­cia co­mún, tal co­mo se pue­de com­pro­bar hoy por hoy en el sen­tir de las au­to­ri­da­des del Eje­cu­ti­vo y del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, pe­ro de for­ma más pal­ma­ria e in­du­bi­ta­ble en el sen­tir de los ciu­da­da­nos. Sin em­bar­go, es­te pro­ble­ma de la ju­di­ca­tu­ra res­pec­to de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca no es el úni­co que es­ta­ría cau­san­do mu­cho ma­les­tar en los pre­dios del doc­tor Víctor Ti­co­na, sino tam­bién hay otras re­cla­ma­cio­nes ma­si­vas, co­mo por ejem­plo la de los de li­ti­gan­tes con ex­pe­dien­tes en los Juz­ga­dos Es­pe­cia­li­za­dos La­bo­ra­les, ha­bi­da cuen­ta de la pre­ca­rie­dad en equi­pa­mien­to de los mis­mos que in­clu­so no dis­po­nen de sim­ples pro­yec­to­res o te­le­vi­so­res pa­ra vi­sio­nar los vi­deos que las par­tes pre­sen­tan en las au­dien­cias de juz­ga­mien­to. El te­ma es de­li­ca­do pues esa cla­se de ré­mo­ras y atra­sos, tan criticada por el pre­si­den­te Pedro Pa­blo Kuczyns­ki re­cien­te­men­te en la XXV Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na realizada en Car­ta­ge­na de In­dias, es lo que nos de­ja mal pa­ra­dos co­mo na­ción fren­te a las as­pi­ra­cio­nes de in­gre­sar a blo­ques del pres­ti­gio co­mo la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE). De mo­do que si que­re­mos es­tar en las li­gas ma­yo­res y en esa suer­te de club de paí­ses ri­cos, en­ton­ces no po­de­mos se­guir con las llan­tas ba­jas en ins­ti­tu­cio­nes tan im­por­tan­tes pa­ra fo­men­tar el am­bien­te pro­pi­cio a la in­ver­sión y el li­bre mer­ca­do. Eso sig­ni­fi­ca que el pro­pio Po­der Ju­di­cial de­be­ría asu­mir un com­pro­mi­so más se­rio con el desa­rro­llo del país y ese desa­rro­llo no es tal cuan­do exis­te in­jus­ti­cia, ade­más de que en el Pe­rú prác­ti­ca­men­te se ha ins­ti­tu­cio­na­li­za­do -pa­ra mal de to­dos- el he­cho de que la jus­ti­cia tar­da y lo ha­ce en de­ma­sía. Se re­quie­re en­ton­ces de esa do­sis de vo­lun­tad po­lí­ti­ca que re­cla­mó ha­ce al­gu­nos días el pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros, Fernando Za­va­la, re­fi­rién­do­se a los con­vo­ca­dos a una ci­ta en Pa­la­cio de Go­bierno, y esa vo­lun­tad siem­pre de­be­ría es­tar al to­pe en­tre los ti­tu­la­res de las má­xi­mas ins­ti­tu­cio­nes de la na­ción. Sin em­bar­go, co­no­ci­da ya la res­pues­ta ma­ni­da del Po­der Ju­di­cial -que sue­le acha­car to­do al te­ma pre­su­pues­ta­rio-, lo cier­to es que hay asun­tos cu­ya so­lu­ción no de­pen­de de las cuen­tas en la ju­di­ca­tu­ra sino de la la­bor diligente de los ma­gis­tra­dos. En ese sen­ti­do, si bien es cier­to que hay ca­ren­cias eco­nó­mi­cas en­tre los juz­ga­dos del país, ello tam­po­co sig­ni­fi­ca que sea el mo­ti­vo prin­ci­pal de la de­mo­ra en los pro­ce­sos la­bo­ra­les don­de un li­ti­gan­te pue­de pa­sar sie­te, ocho o más años sin so­lu­ción a las pre­ten­sio­nes en jue­go. Ese mal­tra­to al ciu­da­dano, sea tra­ba­ja­dor o em­plea­dor, de­be ter­mi­nar ya, se­ñor pre­si­den­te del Po­der Ju­di­cial. Sin ir muy le­jos, ac­tual­men­te los Juz­ga­dos La­bo­ra­les de Li­ma es­tán pro­gra­man­do au­dien­cias pa­ra el 2018 y eso no pue­de ocu­rrir en un país que se pro­cla­ma se­rio y que pro­yec­ta ser lí­der en la re­gión. De ma­ne­ra que los tri­bu­na­les la­bo­ra­les en ge­ne­ral tie­nen que en­men­dar de in­me­dia­to rum­bos y ru­tas en la re­so­lu­ción de sus ex­pe­dien­tes, por­que no se pue­de ju­gar con la in­dig­na­ción de la gen­te. Se­ño­res jue­ces, na­die me­jor que us­te­des pa­ra en­fren­tar aquel apo­teg­ma ne­ga­ti­vo y per­ver­so que di­ce: “Jus­ti­cia que tar­da no es jus­ti­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.