ACUER­DO DE PAZ, PE­RO SIN SES­GO PO­LÍ­TI­CO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

El im­pas­se del Acuer­do de Paz con el gru­po te­rro­ris­ta farc -sus­cri­to por el pre­si­den­te co­lom­biano Juan Manuel San­tos y re­cha­za­do por la ma­yo­ría de sus com­pa­trio­tas en re­cien­te re­fe­rén­dum- man­tie­ne en vi­lo al país. San­tos per­sis­te en man­te­ner el mis­mo es­que­ma: dia­lo­gar en La Ha­ba­na con las fuer­zas vio­len­tis­tas. Pe­ro, ¿por qué ha­cer­lo en Cu­ba? Sen­ci­lla­men­te por­que ahí se sien­ten có­mo­dos los far­cis­tas y cohi­bi­dos los re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad co­lom­bia­na. Asi­me­tría que pri­vi­le­gia a una de las dos par­tes y te­si­tu­ra en la que San­tos si­gue em­pe­ña­do, lo que ob­via­men­te ge­ne­ra re­cha­zo en­tre los sec­to­res que pro­mo­vie­ron el NO a su pac­to con las farc. Es evi­den­te que la iz­quier­da in­ter­na­cio­nal es­tá de­trás de es­te con­cor­da­to, pre­sio­nan­do pa­ra que el go­bierno de Co­lom­bia al­can­ce un con­ve­nio de­fi­ni­ti­vo con los sub­ver­si­vos que le per­mi­ta so­me­ter­lo -pa­ra su apro­ba­ció­na una nue­va con­sul­ta po­pu­lar. In­clu­si­ve des­de No­rue­ga la pro­gre­sía ha pre­mia­do a San­tos con el No­bel de la Paz, pa­ra de esa ma­ne­ra in­cli­nar ha­cia su la­do la ba­lan­za po­nién­do­le ma­yor pe­so a la op­ción del SÍ. El jue­go es en­ton­ces ne­ta­men­te po­lí­ti­co: la gau­che mun­dial re­quie­re un nue­vo pa­ra­dig­ma pa­ra bri­llar -al me­nos otro cuar­to de ho­ra- en me­dio de sus su­ce­si­vos fias­cos glo­ba­les. Por eso Cu­ba es la me­ca don­de se ar­ti­cu­la el ma­ri­da­je en­tre los “lu­cha­do­res so­cia­les” –te­rro­ris­tas, gue­rri­lle­ros, etc.- y el Es­ta­do co­lom­biano. Y por eso, tam­bién, la fun­da­ción No­bel pu­so el hom­bro pa­ra pre­miar a los Ro­bin Hood con­tem­po­rá­neos, for­ta­le­cien­do la te­sis que quie­nes se en­fren­tan a los Es­ta­dos -in­clu­so ape­lan­do al uso de las ar­mas y fo­men­tan­do la sub­ver­sión con­tra el sta­tu quo, en de­man­da de de­re­chos hu­ma­nos y cual­quier otra exi­gen­cia so­cial pa­ra las ca­pas in­for­tu­na­das- de­be­rían ser de­cla­ra­dos hé­roes de la Hu­ma­ni­dad. No vul­ga­res te­rro­ris­tas, co­mo los des­ca­li­fi­ca la de­re­cha. Tam­po­co se­ría exa­ge­ra­do pre­su­mir que San­tos tu­vie­ra la mi­ra­da pues­ta en el No­bel. En re­cien­te en­tre­vis­ta, al pre­gun­tár­se­le có­mo re­ci­bió el ga­lar­dón, res­pon­dió: “Mi­re, no lo es­pe­ra­ba. Cuan­do me anun­cia­ron el No­bel, pen­sé que era

un chis­te”. Hmmm. Asi­mis­mo for­mu­ló el si­guien­te co­men­ta­rio so­bre el re­fe­rén­dum “La ver­dad que nun­ca pen­sé que íba­mos a per­der. Mu­cha gen­te, so­bre to­do del ex­te­rior, di­ce có­mo es po­si­ble que un país vo­te por con­ti­nuar una gue­rra y no al­can­zar la paz, al­go que me ha­ce re­cor­dar creo que era una fra­se de Eras­mus que de­cía ´una ma­la paz es siem­pre, siem­pre mu­cho me­jor que una bue­na gue­rra´".´ San­tos ha dis­pues­to que sus ne­go­cia­do­res in­cor­po­ren al nue­vo pro­ce­so qui­nien­tas pro­pues­tas que es­cu­chó, fun­da­men­tal­men­te, du­ran­te sen­das reunio­nes con los ex man­da­ta­rios Uri­be y Pastrana, opo­si­to­res al acuer­do. Fal­ta ver la reac­ción de las farc y, ade­más, la ac­ti­tud del eln, con el cual no ha con­ver­sa­do. “Hu­bo un tras­piés el día que íba­mos a ini­ciar esa fa­se pú­bli­ca por­que no se cum­plió con la li­be­ra­ción de unos se­cues­tra­dos, es­pe­ro que muy pron­to se dé pa­ra po­der­la ini­ciar”, pre­ci­sa San­tos. Es­pe­re­mos que, fi­nal­men­te, en un nue­vo re­fe­rén­dum los co­lom­bia­nos aprue­ben un Acuer­do de Paz. Aun­que sin ses­go po­lí­ti­co al­guno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.