IM­POR­TAN­CIA Y NE­CE­SI­DAD DE UNA AGEN­DA PAR­LA­MEN­TA­RIA APRIS­TA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - VÍC­TOR LÓ­PEZ GAR­CÍA

Gran par­te de su exis­ten­cia or­ga­ni­za­cio­nal -fun­da­do en 1930- el Par­ti­do Apris­ta Peruano siem­pre es­tu­vo mar­gi­na­do y -has­ta pues­to- fue­ra de la ley por el po­der po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y mi­li­tar de las cla­ses do­mi­nan­tes crio­llas y la in­je­ren­cia im­pe­ria­lis­ta que -en­ton­ces­veía en la pro­pues­ta y en el li­de­raz­go apris­ta un pe­li­gro pa­ra sus in­tere­ses de ex­plo­ta­ción in­ter­na y de ex­po­lia­ción ex­ter­na. A los apris­tas no se les per­mi­tía par­ti­ci­par en elec­cio­nes y pos­tu­lar sus pro­pios can­di­da­tos. In­clu­so te­nía que for­mar par­te de Fren­tes De­mo­crá­ti­cos u otras for­mas de in­ter­ven­ción po­lí­ti­ca pa­ra te­ner al­gu­na pre­sen­cia. El Par­ti­do del Pue­blo siem­pre es­tu­vo mar­gi­na­do del Es­ta­do en sus ex­pre­sio­nes na­cio­nal, re­gio­nal o lo­cal. El Apra de iz­quier­da de­mo­crá­ti­ca y re­vo­lu­cio­na­ria que enar­bo­la­ba las ban­de­ras de la jus­ti­cia so­cial de pan con li­ber­tad; que lu­cha­ba con­tra to­das las dic­ta­du­ras, ti­ra­nías y to­ta­li­ta­ris­mos pro­pios y aje­nos, so­lo tu­vo la fuer­za de sus ideas y de sus idea­lis­tas lí­de­res y di­ri­gen­tes pa­ra ga­nar la con­cien­cia del pue­blo. Por eso es que en las po­cas opor­tu­ni­da­des en que tu­vo pre­sen­cia en el Par­la­men­to Na­cio­nal o Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, la Cé­lu­la Par­la­men­ta­ria Apris­ta lo hi­zo con una Agen­da Par­la­men­ta­ria pro­pia que ex­pre­sa­ba los plan­tea­mien­tos pro­gra­má­ti­cos de iden­ti­dad con los in­tere­ses na­cio­na­les y de com­pro­mi­so con las de­man­das po­pu­la­res. De es­ta ma­ne­ra los re­pre­sen­tan­tes del Par­ti­do del Pue­blo de­mos­tra­ban con­se­cuen­cia re­vo­lu­cio­na­ria tra­tan­do de in­fluir des­de el de­no­mi­na­do por Ha­ya de la To­rre co­mo pri­mer po­der del Es­ta­do con las con­quis­tas más sen­ti­das del Fren­te Úni­co de Cla­ses Ex­plo­ta­das y Opri­mi­das que en­car­na­ba el apris­mo. Sin em­bar­go, ve­mos en la ac­tua­li­dad a una Ban­ca­da Apris­ta que pa­re­cie­ra que no tie­ne una Agen­da Par­la­men­ta­ria pro­pia que ex­pre­se las as­pi­ra­cio­nes y ex­pec­ta­ti­vas del pue­blo apris­ta; y si la tu­vie­ran, no la han pre­sen­ta­do ni al par­ti­do ni a la opi­nión pública. Por lo me­nos no la co­no­cen los mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes del Par­ti­do del Pue­blo. Lo que sí se co­no­ce más bien es la es­tre­cha cer­ca­nía con el fu­ji­mo­ris­mo ex­pre­sa­do en par­ti­cu­lar por un con­gre­sis­ta apris­ta que ha re­co­no­ci­do que son “so­cios es­tra­té­gi­cos” has­ta los vo­tos apris­tas vo­tan­do con los fu­ji­mo­ris­tas asun­tos que no son los te­mas his­tó­ri­cos del apris­mo. Y más re­cien­te­men­te apo­yan­do a sus can­di­da­tos al di­rec­to­rio del Ban­co Cen­tral de Re­ser­vay pre­sen­tan­do co­mo can­di­da­to de la Ban­ca­da Apris­ta a un per­so­na­je que no so­lo NO es apris­ta, sino que siem­pre fue sim­pa­ti­zan­te fu­ji­mo­ris­ta. ¿Es que NO hay can­di­da­tos apris­tas pro­pios pa­ra pre­sen­tar can­di­da­tos aje­nos? ¿Gana o pier­de el apris­mo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.