SU­CUR­SA­LES DEL IN­FIERNO

Des­abas­te­ci­mien­to de me­di­ca­men­tos y equi­pos ob­so­le­tos ha­lla­dos en 14 no­so­co­mios po­nen en ries­go vi­das de pa­cien­tes, aler­ta De­fen­sor del Pue­blo. EX­PRE­SO vi­si­ta el Loay­za y lo en­cuen­tra en cui­da­dos in­ten­si­vos.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - JUAN C. ÁN­GE­LES

La sa­lud pública es­tá en cui­da­dos in­ten­si­vos. El des­abas­te­ci­mien­to de me­di­ca­men­tos y los equi­pos ob­so­le­tos de la ma­yo­ría de hos­pi­ta­les pú­bli­cos del país po­nen en ries­go la vi­da de mi­les de pa­cien­tes de es­ca­sos re­cur­sos. Así lo com­pro­bó EX­PRE­SO en un re­co­rri­do por di­ver­sos no­so­co­mios de Li­ma y lo co­rro­bo­ró la De­fen­so­ría del Pue­blo al ins­pec­cio­nar 14 hos­pi­ta­les del Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sa), en don­de se de­tec­ta­ron se­rias deficiencias. Esa dra­má­ti­ca si­tua­ción al­can­za qui­zá uno de sus ni­ve­les más crí­ti­cos en el Ser­vi­cio de Ci­ru­gía Plás­ti­ca y Que­ma­dos del hospital Ar­zo­bis­po Loay­za, cu­yo je­fe, el doc­tor Wal­ter Navarro, la­men­tó que en esa área so­lo ha­ya 23 ca­mas y, por lo tan­to, mu­cha de­man­da in­sa­tis­fe­cha, ade­más que no se cuen­te con me­di­ca­men­tos e im­ple­men­tos pa­ra la aten­ción de los pa­cien­tes. “El hospital Loay­za no tie­ne una uni­dad de que­ma­dos pa­ra adul­tos, sien­do un re­fe­ren­te na­cio­nal. Ha­ce 10 años he­mos ad­ver­ti­do esa ne­ce­si­dad, pe­ro nues­tras au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas no han he­cho na­da, han dis­traí­do el di­ne­ro pa­ra otras co­sas”, de­nun­ció el mé­di­co. Navarro Mur­guey­tio re­ve­ló a es­te dia­rio que fal­tan guan­tes, sue­ros, ga­sas, en­tre otros im­ple­men­tos, pa­ra la aten­ción de per­so­nas que­ma­das. Di­jo que con cier­ta fre­cuen­cia se en­te­ra que los fa­mi­lia­res de los pa­cien­tes, mu­chos de ellos pro­ve­nien­tes de pro­vin­cias ale­ja­das, de­ben vender sus pe­que­ñas propiedades, co­mo cha­cras y ga­na­do, pa­ra man­te­ner con vi­da a sus pa­rien­tes, pues pe­se a ser afi­lia­dos al Se­gu­ro In­te­gral de Sa­lud (SIS) y que ese sis­te­ma de­be­ría cu­brir sus me­di­ca­men­tos, no lo ha­ce. “Hay mu­cha de­man­da in­sa­tis­fe­cha por­que, la­men­ta­ble­men­te, los pa­cien­tes que han su­fri­do que­ma­du­ras tie­nen una lar­ga es­ta­día en el hospital”, afir­mó. “No hay san­gre pa­ra tras­fu­sio­nes ni nu­trien­tes. Sien­do el hospital más im­por­tan­te, no hay me­di­ci­nas”, agre­gó el ga­leno. Re­mar­có que la aten­ción mé­di­ca “es A1, pe­ro el pro­ble­ma son los im­ple­men­tos. No hay guan­tes, ga­sas, je­rin­gas. No se pue­de tra­ba­jar así. Se te mue­ren los pa­cien­tes. Que el SIS lo cu­bre to­do es una gran men­ti­ra”. Re­cor­dó que des­pués del in­cen­dio ocu­rri­do en 2001 en Me­sa Re­don­da, el hospital Loay­za fue re­fe­ren­te na­cio­nal por el tra­ta­mien­to que se les brin­dó a los afec­ta­dos.

PRO­CE­SO PE­NAL

“La res­pon­sa­bi­li­dad de có­mo es­tá la sa­lud aho­ra es del go­bierno an­te­rior. El cul­pa­ble es el ex­pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la, a quien se le de­be abrir un pro­ce­so pe­nal por ha­ber de­ja­do la sa­lud así”, sos­tu­vo Wal­ter Navarro. “Nun­ca an­tes el Pe­rú ha te­ni­do una sa­lud tan de­pri­men­te”, sen­ten­ció el es­pe­cia­lis­ta. So­bre el cues­tio­na­do Car­los Mo­reno, ex­je­fe de Gas­troen­te­ro­lo­gía del

hospital Loay­za y has­ta ha­ce unos días ase­sor del pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, Navarro con­tó que com­pra­ba lo que que­ría. “Él di­ri­gía el área de Gas­troen­te­ro­lo­gía, pe­ro, or­gá­ni­ca­men­te, de­pen­día del je­fe de Me­di­ci­na Es­pe­cia­li­za­da. Sin em­bar­go, nun­ca le rin­dió cuen­tas de na­da. A es­te se­ñor na­die le de­cía na­da, es­to no vie­ne de aho­ra. Él te­nía un gran po­der”, re­la­tó.

¿PRI­VA­TI­ZA­CIÓN?

El doc­tor Navarro es­tá en con­tra de la pri­va­ti­za­ción del sec­tor Sa­lud. Se­ña­ló que la pri­va­ti­za­ción no es una bue­na op­ción por­que se pue­de pres­tar a po­si­bles ca­sos de co­rrup­ción. “Atrás de to­do es­to hay gran­des in­tere­ses”, co­men­tó. “En los hos­pi­ta­les hay es­pa­cio, in­fra­es­truc­tu­ra –de­fi­cien­te qui­zá–, hay que equi­par­la me­jor, pe­ro se pue­den me­jo­rar las co­sas si no hay co­rrup­ción”, afir­mó. Aña­dió que pue­de ha­ber tres tur­nos en el hospital Loay­za, ma­ña­na, tar­de y noche. “Hay mé­di­cos que qui­sie­ran tra­ba­jar dos ho­ra­rios si les pa­gan lo ade­cua­do”, in­di­có.

SI­TUA­CIÓN INA­CEP­TA­BLE

“He­mos de­tec­ta­do el des­abas­te­ci­mien­to de me­di­ca­men­tos im­pres­cin­di­bles pa­ra la aten­ción de emer­gen­cia en la ma­yo­ría de hos­pi­ta­les. In­clu­so nues­tros co­mi­sio­na­dos han com­pro­ba­do que en pleno ac­to mé­di­co u ope­ra­cio­nes se les pide a los pa­cien­tes o sus fa­mi­lia­res com­prar sus me­di­ci­nas o los im­ple­men­tos que se re­quie­ren”, afir­mó, por su par­te, el de­fen­sor del Pue­blo, Wal­ter Gutiérrez Ca­ma­cho, tras la re­cien­te vi­si­ta a 14 hos­pi­ta­les del Min­sa. Re­ve­ló que en di­cha su­per­vi­sión, el pro­pio per­so­nal mé­di­co de los hos­pi­ta­les re­por­tó un al­to ni­vel de ob­so­les­cen­cia de los equi­pos mé­di­cos. “La ma­yo­ría de equi­pos mé­di­cos su­pe­ran los ocho años sin el man­te­ni­mien­to o re­em­pla­zo, lle­gan­do in­clu­so en al­gu­nos hos­pi­ta­les a su­pe­rar los 15 años, cuan­do lo ideal son cin­co; y lo peor es que en al­gu­nos ca­sos han de­ja­do de fun­cio­nar en pleno ac­to mé­di­co. Es­to es ina­cep­ta­ble”, afir­mó el fun­cio­na­rio lue­go de ins­pec­cio­nar el hospital Dos de Ma­yo. Gutiérrez tam­bién se­ña­ló que, in­clu­so, exis­ten hos­pi­ta­les que no cuen­tan con equi­pa­mien­to fun­da­men­tal, lo que fue re­por­ta­do por per­so­nal mé­di­co del Min­sa. De­bi­do a ello se lle­ga al ex­tre­mo de te­ner que al­qui­lar ca­mi­llas a ter­ce­ros.

SU­CUR­SAL DEL IN­FIERNO

En un re­co­rri­do por el hospital Loay­za, EX­PRE­SO com­pro­bó que el in­fierno tie­ne una su­cur­sal en el no­so­co­mio de la ave­ni­da Al­fon­so Ugar­te. “Es­tán aten­dien­do a mi ma­má, ha te­ni­do con­vul­sio­nes. To­das las me­di­ci­nas ca­ras tu­ve que com­prar­las afue­ra. Tam­bién com­pré Tra­ma­dol, es pa­ra el do­lor. El SIS de­be­ría dar­nos eso en for­ma gra­tui­ta, pe­ro di­cen que no hay. Ha­ce unos mi­nu­tos tu­ve que ir por unas cre­mas que me cos­ta ron S/ 180”, con­tó Jua­na Mi­ran­da, hi­ja de una pa­cien­te de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos. “Ten­go que com­prar mu­chas me­di­ci­nas. A ve­ces voy a la far­ma­cia del hospital y no hay lo que mi fa­mi­liar ne­ce­si­ta”, di­jo, por su par­te, la se­ño­ra An­gé­li­ca. “Mi ma­má en­tró al hospital ha­ce va­rias ho­ras. Nos es­tán ha­cien­do es­pe­rar de­ma­sia­do, so­lo nos die­ron la si­lla de rue­das por­que mi ma­dre en ver­dad es­tá mal”, na­rró Kat­he­ri­ne Sa­la­zar. Tam­bién en­con­tra­mos a Ma­rio Ti­pe. Un mes atrás pu­bli­ca­mos su ca­so. Su hi­ja ha­bía su­fri­do un ac­ci­den­te vehi­cu­lar y la in­ter­na­ron en el Ser­vi­cio de Que­ma­dos. Lue­go que su denuncia fue­ra pu­bli­ca­da en EX­PRE­SO, el per­so­nal del no­so­co­mio tras­la­dó a la jo­ven a la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos y le die­ron las me­di­ci­nas que re­que­ría. Al re­en­con­trar­nos con don Ma­rio, con voz tem­blo­ro­sa y en­tre­cor­ta­da, nos di­jo que su hi­ja ha­bía muer­to por fal­ta de me­di­ca­men­tos y otros re­cur­sos. Su fa­mi­lia ha­bía ven­di­do to­do lo que te­nía pa­ra man­te­ner­la con vi­da; sin em­bar­go, no pu­die­ron sal­var­la.

Des­abas­te­ci­mien­to de me­di­ca­men­tos y equi­pos ob­so­le­tos ha­lla­dos en 14 no­so­co­mios po­nen en ries­go vi­das de pa­cien­tes, aler­ta De­fen­sor del Pue­blo. So­fis­ti­ca­dos apa­ra­tos su­pe­ran los ocho años sin man­te­ni­mien­to o re­em­pla­zo y se des­com­po­nen en ple­na ope­ra­ción.

EX­PRE­SO com­prue­ba caos y ha­ci­na­mien­to en el hospital Loay­za.

Wal­ter Navarro con­fir­ma pe­no­sa si­tua­ción de uno de los no­so­co­mios más im­por­tan­tes del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.