SEN­DE­RIS­TAS SE BUR­LAN DEL PAÍS

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Es ina­cep­ta­ble e in­dig­nan­te que el de­no­mi­na­do “mau­so­leo” de los te­rro­ris­tas de Sen­de­ro Lu­mi­no­so, en­cla­va­do en el dis­tri­to de Comas, aún con­ti­núe en pie. No se ne­ce­si­ta­ba ser zaho­rí pa­ra pre­ver que el 1 de no­viem­bre, Día de los Muertos, di­cho re­cin­to de la bar­ba­rie sub­ver­si­va nue­va­men­te iba a ser vi­si­ta­da por las hues­tes del ge­no­ci­da Abi­mael Guz­mán. Eso es lo que ha ocu­rri­do en esa crip­ta del te­rror com­pro­bán­do­se ac­ti­vi­dad pro­se­li­tis­ta el úl­ti­mo mar­tes an­te la pa­si­vi­dad de las au­to­ri­da­des. Es­ta­mos, pues, fren­te a una des­ca­ra­da apo­lo­gía del te­rro­ris­mo y an­te el in­sul­to a la me­mo­ria de to­das las víc­ti­mas que mu­rie­ron acri­bi­lla­das o vo­la­das en pe­da­zos por la me­tra­lla y las bom­bas de los man­dos mi­li­ta­res del Par­ti­do Co­mu­nis­ta - Sen­de­ro Lu­mi­no­so. Pe­ro no so­lo eso, sino que se tra­ta de una pro­vo­ca­ción a la ra­zón, a la vi­da y a los fa­mi­lia­res de policías, mi­li­ta­res, di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, lí­de­res so­cia­les, niños, jó­ve­nes y per­so­nas de la ter­ce­ra edad y has­ta re­li­gio­sos que en­gro­sa­ron la lar­ga lis­ta de ase­si­na­dos por la sub­ver­sión. Efec­ti­va­men­te, en­tre el ini­cio de la lu­cha ar­ma­da, el 17 de ma­yo de 1980, de­cre­ta­da por el ge­no­ci­da Abi­mael Guz­mán Rey­no­so, y el año 2000, tiem­po en el cual to­da­vía el sen­de­ris­mo se mos­tra­ba con más po­der de fue­go, des­con­tan­do el nú­me­ro de te­rro­ris­tas fa­lle­ci­dos por su ac­ción de­men­cial, en reali­dad fue­ron más de 30,000 los pe­rua­nos que ofren­da­ron su vi­da, en es­pe­cial se tra­tó de mi­les de policías y miem­bros de las Fuer­zas Ar­ma­das que en­gro­sa­ron esa lar­ga lis­ta de víc­ti­mas fa­ta­les a cau­sa del te­rro­ris­mo. No obs­tan­te, tam­bién ca­be de­cir que en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos, los que más víc­ti­mas apor­ta­ron fue­ron Ac­ción Po­pu­lar y el Par­ti­do Apris­ta Peruano. En el ca­so de es­te úl­ti­mo par­ti­do, se es­ti­ma que al­re­de­dor de mil de sus mi­li­tan­tes per­die­ron la vi­da en­tre el año 1985 y 1990, pe­río­do del pri­mer go­bierno de Alan Gar­cía. De ma­ne­ra que la me­mo­ria de esos pe­rua­nos no pue­de ser man­cha­da por el re­sur­gir de Sen­de­ro Lu­mi­no­so que ha­ce tiem­po vie­ne mi­dien­do el pul­so al Es­ta­do peruano pa­ra, se­gún eso, reaco­mo­dar su es­tra­te­gia de re­or­ga­ni­za­ción, de crea­ción de ba­ses o fren­tes de fa­cha­da y de ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co, pa­sos pre­vios a la con­for­ma­ción de sus co­mi­tés de ani­qui­la­mien­to tal co­mo an­ta­ño lo hi­zo Abi­mael Guz­mán. Por tan­to, en di­ver­sos pla­nos de la ad­mi­nis­tra­ción pública se tie­nen que adop­tar me­di­das ur­gen­tes, co­men­za­do por el go­bierno lo­cal, don­de el al­cal­de del dis­tri­to de Comas de­be pro­ce­der de in­me­dia­to a la de­mo­li­ción del re­cin­to mor­tuo­rio sen­de­ris­ta, y pa­ra eso tie­ne que re­ci­bir to­do el apo­yo de par­te del apa­ra­to del Es­ta­do, co­men­zan­do por el Po­der Ju­di­cial, pa­ra que los am­pa­ros y la tra­mi­to­lo­gía bu­ro­crá­ti­ca que reali­cen los abo­ga­dos de los sen­de­ris­tas no me­dia­ti­cen la de­ci­sión ad­mi­nis­tra­ti­va mu­ni­ci­pal. De otro la­do, el Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo, de ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­nal, tie­nen que res­pal­dar –y pa­ra ello de­ben ex­pre­sar su más fir­me vo­lun­tad po­lí­ti­ca- el apla­na­mien­to de­fi­ni­ti­vo del sen­de­ris­mo re­di­vi­vo en el Pe­rú, pa­ra lo cual se de­be dar un tra­ta­mien­to le­gal si­mi­lar al rea­li­za­do en Ale­ma­nia fren­te al na­zis­mo y el hitle­ris­mo. Los he­chos son los que ha­blan y es ho­ra de po­ner­se a tra­ba­jar en esa lí­nea pa­ra dar los re­sul­ta­dos que la na­ción es­pe­ra fren­te a mau­so­leos de te­rro­ris­tas o a cual­quier otro ac­to del ac­cio­nar sub­ver­si­vo que in­clu­so ya es­tá echan­do raí­ces en paí­ses de la re­gión y Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.