PA­TRIA PO­TES­TAD Y PSI­CO­LO­GÍA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - DR. LUIS SÁN­CHEZ GONZALES

Es una ins­ti­tu­ción del de­re­cho de fa­mi­lia, por tan­to, no es un me­ro de­re­cho sub­je­ti­vo que co­rres­pon­de a los pa­dres sino un com­ple­jo in­di­so­lu­ble de de­be­res y de­re­chos que se ex­pre­sa en una fun­ción a ellos en­co­men­da­da. Se la le­gis­la en to­do or­de­na­mien­to ju­rí­di­co te­nien­do en cuen­ta los in­tere­ses de los hi­jos, y de los pa­dres, de la fa­mi­lia, del Es­ta­do y la so­cie­dad. Es un de­re­cho in­trans­mi­si­ble, irre­nun­cia­ble, im­pres­crip­ti­ble, ca­rac­te­ri­zán­do­se pe­cu­liar­men­te por su re­la­ti­vi­dad has­ta que el hi­jo cum­pla la ma­yo­ría de edad. Son de­re­chos y de­be­res de los pa­dres que ejer­cen la pa­tria po­tes­tad, ve­lar por el de­re­cho in­te­gral de los hi­jos, pro­veer su sos­te­ni­mien­to y edu­ca­ción, di­ri­gir su pro­ce­so edu­ca­ti­vo y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra el tra­ba­jo, con­for­me a su vo­ca­ción y ap­ti­tu­des, dar­les bue­nos ejem­plos de vi­da y co­rre­gir­los mo­de­ra­da­men­te, te­ner­los en su com­pa­ñía y re­cu­rrir a la au­to­ri­dad si fue­se ne­ce­sa­rio pa­ra re­cu­pe­rar­los, re­pre­sen­tar­los en los ac­tos de la vi­da ci­vil mien­tras no ad­quie­ran la ma­yo­ría de edad, re­ci­bir ayu­da de ellos aten­dien­do a su edad y con­di­ción y sin per­ju­di­car su aten­ción, ad­mi­nis­trar y usu­fruc­tuar sus bie­nes, cuan­do los tu­vie­ra. En al­gu­nos ca­sos pro­ce­de la sus­pen­sión de la pa­tria po­tes­tad, cuan­do los pa­dres dan ór­de­nes o con­se­jos o ejem­plos que los co­rrom­pan, por per­mi­tir­le la va­gan­cia o de­di­car­los a la men­di­ci­dad, por mal­tra­tar­los fí­si­ca y men­tal­men­te, por ne­gar­se los pa­dres a pres­tar­les ali­men­tos: y en otras cir­cuns­tan­cias pro­ce­de la ex­tin­ción o pér­di­da de la pa­tria po­tes­tad, por re­in­ci­dir en las cau­sa­les enun­cia­das pa­ra la sus­pen­sión de la pa­tria po­tes­tad. Es­ta ac­ción se di­ri­ge an­te el juez de Fa­mi­lia y una prue­ba fun­da­men­tal es la pe­ri­cia psi­co­ló­gi­ca y psi­quiá­tri­ca, in­de­pen­dien­te­men­te del in­for­me so­cial. Es im­por­tan­te la eva­lua­ción psi­co­ló­gi­ca de los pa­dres e hi­jos pa­ra es­ta­ble­cer la di­ná­mi­ca fa­mi­liar, los ro­les que desem­pe­ñan los pa­dres con los hi­jos y los pa­dres en­tre sí, pa­ra es­ta­ble­cer en qué con­sis­ten las ór­de­nes, con­se­jos o ejem­plos que los co­rrom­pan, in­cen­ti­var­los a la va­gan­cia y men­di­ci­dad, el mal­tra­to fí­si­co o men­tal. Otro ca­so, la ma­dre mal­tra­ta fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca­men­te al hi­jo si es que no le trae di­ne­ro fru­to de la men­di­ci­dad. Asi­mis­mo, cuan­do los pa­dres se preo­cu­pan en su vi­da per­so­nal y no se preo­cu­pan que los hi­jos es­tu­dien, fo­men­tán­do­les la va­gan­cia. Es­tas con­duc­tas inade­cua­das por par­te de los pa­dres re­fle­ja de­fi­ni­ti­va­men­te que tie­nen un pro­ble­ma de per­so­na­li­dad que no los ha­ce ap­tos pa­ra ejer­cer la pa­tria po­tes­tad, en ba­se al in­te­rés su­pe­rior del ni­ño y na­die tie­ne de­re­cho de da­ñar la in­te­gri­dad fí­si­ca, men­tal y es­pi­ri­tual de los hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.