NUES­TRO SIS­TE­MA DE JUS­TI­CIA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - MAR­COS IBAZETA MA­RINO

He­mos co­men­za­do a asu­mir cier­tas de­fen­sas pe­na­les y cons­ta­ta­mos que, si el área ci­vil y de fa­mi­lia, in­clu­si­ve el co­mer­cial, se ha­lla­ban co­lap­sa­dos con una or­ga­ni­za­ción bu­ro­cra­ti­za­da y, en mu­chos ca­sos, con jue­ces sin ma­yo­res ca­pa­ci­da­des téc­ni­co ju­rí­di­cas, en el área pe­nal las co­sas es­tán pa­ra po­ner­se a llo­rar. Des­de la en­tra­da en vi­gor del Nue­vo Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal es­te desas­tre era más que pre­vi­si­ble, pues, aun­que el có­di­go en cier­nes con­tie­ne una cohe­ren­te abs­trac­ción nor­ma­ti­va, ja­más se im­plan­ta­ron di­se­ños idó­neos de or­ga­ni­za­ción y de ac­tua­ción fun­cio­nal tan­to en la Po­li­cía co­mo en la Fis­ca­lía y tam­po­co en el Po­der Ju­di­cial pa­ra ha­cer efi­caz di­cho ins­tru­men­to pro­ce­sal. Aho­ra te­ne­mos una es­pec­ta­cu­lar to­rre de Ba­bel en la cual los atri­bu­tos ad­ver­sa­ria­les y ga­ran­tis­tas del có­di­go es­tán sien­do in­ter­pre­ta­dos o com­pren­di­dos a la ma­ne­ra de ca­da po­li­cía, fis­cal o juez; ra­zón por la cual se pro­du­cen pa­ra­do­jas inacep­ta­bles co­mo el de ver el có­mo cier­tos jue­ces li­be­ran a su­je­tos que la Po­li­cía y Fis­ca­lía ca­li­fi­can de ma­lean­tes pe­li­gro­sí­si­mos que inte gran com­ple­jas or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, y que otros jue­ces ad­mi­ten de­nun­cias fiscales con­tra per­so­nas no iden­ti­fi­ca­das del to­do o con me­dios pro­ba­to­rios in­con­sis­ten­tes, man­dán­do­los a la cár­cel sin con­tem­pla­cio­nes, sin un es­tu­dio de la si­tua­ción de ca­da uno de los su­je­tos in­vo­lu­cra­dos en la denuncia pues, por ejem­plo, bas­ta que se im­pu­te un de­li­to gra­ve pa­ra que, sin im­por­tar la fuer­za de la impu­tación so­bre ca­da quien, so­lo por el ti­po pe­nal, to­dos van a la cár­cel por un nú­me­ro de me­ses que apli­can co­mo un pla­zo ta­sa­do. Ocu­rre que, ven­ci­do el pla­zo de tan ar­bi­tra­rio mo­do de de­ten­ción, los jue­ces se ha­cen de la vis­ta gor­da y mantienen pre­sa a mu­cha gen­te sin man­da­to vi­gen­te al­guno, por lo cual, los afec­ta­dos in­ter­po­nen sen­dos há­beas cor­pus a los cua­les los jue­ces les dan un trá­mi­te to­tal­men­te dis­tin­to al pre­vis­to en el Có­di­go Pro­ce­sal Cons­ti­tu­cio­nal: se de­mo­ran dos se­ma­nas en “ca­li­fi­car­lo”, lue­go dis­po­nen la to­ma de di­cho del pre­sun­to afec­ta­do y del pre­sun­to agre­sor pe­ro no de in­me­dia­to sino fi­jan­do fe­cha pa­ra quin­ce días des­pués, ofi­cian­do al juez de la cau­sa pa­ra que re­mi­ta co­pia de lo ac­tua­do en vez de ir y ob­te­ner­la di­rec­ta­men­te del ex­pe­dien­te y, cla­ro, aquel juez no re­mi­te nin­gu­na co­pia a ve­ces du­ran­te va­rios me­ses y las de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias con le­sión del de­bi­do pro­ce­so es­tán mul­ti­pli­cán­do­se por to­dos la­dos, con juz­ga­dos que, se­gún da­tos re­co­gi­dos per­so­nal­men­te, tie­nen por re­sol­ver cien­tos de há­beas cor­pus des­de el 2014. Lo cier­to es que no se in­ves­ti­ga bien, se denuncia mal y se ca­li­fi­ca peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.