“FP PUE­DE DIVIDIRSE”

Un gru­po de congresistas se que­ja de que sus opi­nio­nes y pro­yec­tos no se tie­nen en cuen­ta, afir­ma ex­le­gis­la­do­ra fu­ji­mo­ris­ta.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - MA­RÍA TE­RE­SA GARCÍA

C

on­gre­sis­ta, ¿hay par­la­men­ta­rios que se sien­ten in­có­mo­dos en Fuer­za Po­pu­lar?

Cuan­do es­ta­ba en Fuer­za Po­pu­lar te­nía­mos esas con­ver­sa­cio­nes so­bre cier­tas in­co­mo­di­da­des por la for­ma co­mo iban to­mán­do­se las de­ci­sio­nes. Cuan­do de­jé Fuer­za Po­pu­lar he co­men­za­do a re­ci­bir sus co­mu­ni­ca­cio­nes y con­ver­sa­cio­nes [de congresistas], pe­ro yo lo re­ci­bo de per­so­nas que ne­ce­si­tan de­cir lo que es­tán pa­san­do o de có­mo se sien­ten, pe­ro ellos tie­nen que to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes.

-¿A qué se de­be esa in­co­mo­di­dad?

En la for­ma en que se to­man las de­ci­sio­nes y por­que no se sien­ten en las mis­mas con­di­cio­nes que cier­to gru­po, sus pro­yec­tos de ley no son to­ma­dos en cuen­ta, pe­ro son que­jas que dan.

-¿Por qué se lo di­cen a us­ted?

No es que me lo di­gan a mí, sino que exis­ten ese ti­po de cues­tio­na­mien­tos.

-¿Pre­vé una di­vi­sión en la ban­ca­da fu­ji­mo­ris­ta?

La li­ber­tad –en to­das las ge­ne­ra­cio­nes– ha si­do la ra­zón por la que los hu­ma­nos han lu­cha­do; cuan­do te res­trin­gen la li­ber­tad

“Es­ta­mos ha­cien­do una la­bor con­tra la co­rrup­ción des­de mi des­pa­cho. Los ciu­da­da­nos, fun­cio­na­rios, nos traen ca­sos de co­rrup­ción con prue­bas que po­ne­mos en co­no­ci­mien­to del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, tam­bién voy a se­guir pre­sen­tan­do pro­yec­tos de ley con el apo­yo de otras ban­ca­das”, afir­ma Vil­ca­to­ma. en tus ex­pre­sio­nes e ideas lle­ga un mo­men­to en que las per­so­nas no aguan­tan. Pien­so que si esas con­di­cio­nes en las que aho­ra se en­cuen­tran los fu­ji­mo­ris­tas no cam­bian, no son es­cu­cha­dos, no tie­nen las mis­mas con­si­de­ra­cio­nes, po­dría su­ce­der, en tan­to no es­tén de acuer­do con lo que es­tá sucediendo. Pe­ro son de­ci­sio­nes de ca­da uno.

-Pe­ro aho­ra pue­de de­cir lo que pien­sa.

En mi ca­so, co­mo con­gre­sis­ta in­de­pen­dien­te, al no apli­cár­se­me la Ley de Trans­fu­guis­mo yo ten­go to­do el de­re­cho a trans­mi­tir lo que yo pien­so y emi­tir un vo­to in­for­ma­do de acuer­do a mi con­cien­cia, des­pués de un aná­li­sis téc­ni­co del pro­yec­to que se es­tá eva­luan­do y que ese so­lo vo­to re­pre­sen­te lo que es el man­da­to po­pu­lar.

-¿Cual­quier de­ci­sión que to­ma el par­ti­do es con el con­sen­ti­mien­to de Kei­ko Fu­ji­mo­ri?

Ella li­de­ra el par­ti­do y to­das las de­ci­sio­nes que se to­man no sa­len sin su ve­nia, de­cir lo con­tra­rio se­ría des­co­no­cer ese li­de­raz­go.

-¿Ella tam­bién to­mó la de­ci­sión de que Héctor Becerril pre­si­da la Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción?

No es­tu­ve pre­sen­te en esa reunión, pe­ro en las se­sio­nes que yo he par­ti­ci­pa­do, to­das las de­ci­sio­nes que se han da­do han si­do con la mis­ma pre­sen­cia de la lí­der y ella es quien de­be co­rre­gir si se es­tán to­man­do de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das, y ali­near to­do en cohe­ren­cia con lo que se pro­me­tió en la cam­pa­ña.

-¿No se es­tá cum­plien­do?

No se es­tá cum­plien­do. Cuan­do se nos cues­tio­na­ba de ma­ne­ra reite­ra­da de que la can­ti­dad de congresistas po­drá ser una for­ma de abu­so de po­der den­tro del Con­gre­so, per­so­nas co­mo yo, en mi con­di­ción de vo­ce­ra an­ti­co­rrup­ción y co­mo can­di­da­ta al Par­la­men­to, re­pe­tía­mos que eso no iba a su­ce­der y que Fuer­za Po­pu­lar iba a res­pe­tar la de­ci­sión de las mi­no­rías, que se iba a res­pe­tar los pro­ce­di­mien­tos, que se iba a res­pe­tar la de­mo­cra­cia.

-¿Y no es así?

Si la mi­no­ría ex­pre­sa su desacuer­do, es ob­je­to de una agre­sión ver­bal de par­te del fu­ji­mo­ris­mo, no un de­ba­te de ideas sino una im­po­si­ción de de­ci­sio­nes que nos ha­cen ver que en cam­pa­ña se pro­me­tió una co­sa y aho­ra se es­tán des­co­no­cien­do to­das esas pro­me­sas.

-¿Esa es una de las ra­zo­nes por las que es­te gru­po de congresistas se sien­ten in­có­mo­dos?

Pro­ba­ble­men­te sí.

-¿Por qué llo­ra­ba us­ted al sa­lir de la reunión que tu­vo con Kei­ko en la que se le lla­mó a dis­ci­pli­na?

Fue una si­tua­ción muy di­fí­cil el en­fren­ta­mien­to que hu­bo

en esa se­sión. Creo que pa­ra na­die es fá­cil afron­tar a 72 congresistas, y a mu­chas per­so­nas que es­ta­ban pre­sen­tes, en una si­tua­ción hu­mi­llan­te, nun­ca pen­sé re­ci­bir ese tra­to, pe­ro ya lo he su­pe­ra­do, le he da­do vuel­ta a la pá­gi­na. Siem­pre voy a que­dar agra­de­ci­da a Fuer­za Po­pu­lar por­que fue el par­ti­do con el que lle­gué al Con­gre­so, pe­ro ello no es óbi­ce pa­ra que de­je de re­cla­mar aque­llo que se pro­me­tió en cam­pa­ña.

PRE­SI­DEN­TE ARRINCONADO -Se di­ce que el pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki es­tá arrinconado por la ma­yo­ría fu­ji­mo­ris­ta. ¿Us­ted cree eso?

La­men­ta­ble­men­te esa es la per­cep­ción que se ha pro­yec­ta­do, aun­que es­tá bien que las per­so­nas de­ban emi­tir una opi­nión dis­tin­ta a los de­más; sin em­bar­go, ve­mos al Go­bierno muy cau­te­lo­so en sus ma­ni­fes­ta­cio­nes. Ne­ce­si­ta­mos un go­bierno más fir­me co­mo un pri­mer men­sa­je con­tra la co­rrup­ción y la de­lin­cuen­cia; lo que aho­ra ve­mos no es una po­si­ción fir­me sino com­pla­cien­te de en­ten­di­mien­to, no sé has­ta qué pun­to pue­de lle­gar ese en­ten­di­mien­to.

-¿Có­mo eva­lúa el tra­ba­jo de la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Marisol Pé­rez Tello, en lo con­cer­nien­te a las pro­cu­ra­du­rías?

Veo que es­tá rea­li­zan­do un tra­ba­jo ar­duo. En el te­ma de Pro­cu­ra­du­ría el pri­mer pro­ble­ma que ha en­fren­ta­do, gra­ve, es que no se te­nía cuan­ti­fi­ca­do el ni­vel de ca­sos [de co­rrup­ción] a ni­vel na­cio­nal. Si no cuan­ti­fi­cas, ¿có­mo pue­des so­lu­cio­nar? Sé que es un pri­mer pun­to que se ha abor­da­do. Las pro­cu­ra­du­rías ne­ce­si­tan la au­to­no­mía cons­ti­tu­cio­nal que le da­ría un ór­gano cons­ti­tu­cio­nal­men­te au­tó­no­mo que, a la vez, le da­ría in­de­pen­den­cia ad­mi­nis­tra­ti­va y eco­nó­mi­ca. Eso es im­por­tan­te que sea to­ma­do en cuen­ta y que los pro­cu­ra­do­res sean ele­gi­dos de ma­ne­ra que ga­ran­ti­ce su ido­nei­dad e in­de­pen­den­cia, que sean ele­gi­dos por con­cur­so pú­bli­co y ale­ja­dos del po­der po­lí­ti­co. Yo sa­lu­do ese ím­pe­tu de que­rer tra­ba­jar, sé que los re­sul­ta­dos ven­drán más ade­lan­te.

-Pe­ro su tra­ba­jo se pue­de ver opa­ca­do por ca­sos de co­rrup­ción den­tro del Go­bierno, co­mo en el ca­so de Car­los Mo­reno…

No me sor­pren­de, pues la co­rrup­ción es­tá en­quis­ta­da en el sis­te­ma. Go­ber­nan­te que ven­ga, siem­pre se va a en­con­trar con es­te pro­ble­ma, he allí lo fun­da­men­tal: la pos­tu­ra que ten­ga el go­ber­nan­te y to­do su equi­po, si no se mues­tran con una pos­tu­ra de lu­cha fron­tal van a ser ab­sor­bi­dos por esa co­rrup­ción, de for­ma tal que van a ser lle­va­dos por el sis­te­ma. Y, si no se to­man de­ci­sio­nes, cam­bios le­gis­la­ti­vos que ha­gan sa­ber a los co­rrup­tos que la lu­cha an­ti­co­rrup­ción ya em­pe­zó, vol­ve­rá a pa­sar lo que ya he­mos vis­to en el ca­so de Car­los Mo­reno.

-¿Y ve al Pre­si­den­te con esa pos­tu­ra?

No. Yo veo una po­si­ción muy com­pla­cien­te, con una po­si­ción muy ti­bia, muy in­de­ci­sa, ne­ce­si­ta­mos un pre­si­den­te con una pos­tu­ra fron­tal, se lo ha de­mos­tra­do la mis­ma reali­dad con su pro­pio en­torno, el más cer­cano y con su ve­nia, por­que el se­ñor [Car­los] Mo­reno ha te­ni­do esas fa­cul­ta­des por­que se las ha da­do, na­da más y na­da me­nos que el pro­pio Pre­si­den­te, in­clu­so con una re­so­lu­ción que es to­tal­men­te cues­tio­na­da por­que con esa re­so­lu­ción se le abrió to­das las puer­tas de to­das las ins­ti­tu­cio­nes que es to­tal­men­te dis­tin­ta a la que se le ha­bría da­do a otros ase­so­res.

-Es la pri­me­ra vez des­pués de mu­cho tiem­po que se le da a un ase­sor tan­to po­der…

Eso de­be ser in­ves­ti­ga­do a pro­fun­di­dad, el Pre­si­den­te tie­ne que des­lin­dar más allá de de­cir que lu­cha en con­tra de la co­rrup­ción, más allá de de­cir que ya lo de­nun­ció, que­re­mos sa­ber la ra­zón por la cual esa re­so­lu­ción fue fir­ma­da con ese con­te­ni­do.

-¿Vol­ve­rá a la Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción?

Es­toy a la es­pe­ra, voy a for­ma­li­zar el pe­di­do pa­ra que pue­da ser re­vi­sa­do en el Pleno. De no ob­te­ner un re­sul­ta­do po­si­ti­vo, voy a op­tar por una de las va­can­tes que han pues­to a dis­po­si­ción va­rias ban­ca­das, por ejem­plo en la Co­mi­sión de Sa­lud, In­clu­sión So­cial, Pro­duc­ción y otras más, ten­dría que de­ci­dir por una de ellas, pe­ro voy a se­guir asis­tien­do a la Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción de ma­ne­ra ac­ti­va co­mo ya lo he es­ta­do ha­cien­do.

-¿Cuál es su si­tua­ción aho­ra que ya no pre­si­de la Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción?

Ha si­do muy di­fí­cil por to­do el ata­que que hu­bo ha­cia mi per­so­na, el des­pres­ti­gio; sin em­bar­go, el día de hoy me en­cuen­tro for­ta­le­ci­da, he vi­vi­do mu­chas experiencias di­fí­ci­les por de­fen­der mis prin­ci­pios, pe­ro he re­di­rec­cio­na­do to­do el tra­ba­jo que te­nía, y voy a se­guir asis­tien­do a las co­mi­sio­nes.

Vil­ca­to­ma ana­li­za pa­ra EX­PRE­SO la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca y la in­ter­na en el fu­ji­mo­ris­mo. Y tras­lu­ce preo­cu­pa­ción por los te­mas de co­rrup­ción que afec­tan al país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.