SA­NI­DAD PÚ­BLI­CA EN EMER­GEN­CIA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GARCÍA MI­RÓ ELGUERA

En po­lí­ti­ca, co­mo en to­do en es­ta vi­da, el po­der só­lo pro­po­ne; por­que Dios dis­po­ne. Cuan­do du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral el aho­ra pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki PPK pre­sen­tó su pro­gra­ma de go­bierno, el sec­tor Sa­lud era una de tan­tas apues­tas de su ges­tión. No sa­bía que, ape­nas a dos me­ses de ins­ta­lar­se en pa­la­cio, ocu­rri­ría un tsu­na­mi cu­ya ola arra­sa­ría con mu­chas de las ini­cia­ti­vas que ha­bía ofre­ci­do eje­cu­tar. El tsu­na­mi se lla­mó Car­los Mo­reno, y el epi­cen­tro de la ca­tás­tro­fe fue el sec­tor Sa­lud. Has­ta en­ton­ces el fla­man­te ré­gi­men PPK ca­te­go­ri­za­ba a la Sa­ni­dad Pú­bli­ca en es­ta­do crí­ti­co. No obs­tan­te tras ex­plo­tar el es­cán­da­lo Mo­reno apa­re­ció el ver­da­de­ro es­que­le­to de nues­tros hos­pi­ta­les, pos­tas y de­más ins­ta­la­cio­nes don­de se su­po­ne el Es­ta­do cui­da de la Sa­lud ciudadana. La ra­dio­gra­fía arro­jó un desas­tre ma­yúscu­lo. La Sa­ni­dad Pú­bli­ca pa­só en­ton­ces a la con­di­ción de emer­gen­cia. Edi­fi­cios ve­tus­tos que se caen a pe­da­zos por abandonados, cuan­do no mal cons­trui­dos; alar­man­te des­abas­te­ci­mien­to de me­di­ci­nas; fal­ta de es­pa­cio pa­ra aten­der no só­lo a los in­ter­nos sino a los pa­cien­tes que re­quie­ren ser tra­ta­dos por Emer­gen­cia; los usua­rios de­be­rán es­pe­rar uno y has­ta tres me­ses só­lo pa­ra con­se­guir una ci­ta pa­ra con­sul­ta, y mu­chí­si­mo más tiem­po pa­ra tra­ta­mien­tos o, peor aún, pa­ra ci­ru­gía. Un caos mo­nu­men­tal re­tra­ta­do dra­má­ti­ca­men­te co­mo con­se­cuen­cia del af­fai­re Mo­reno. EX­PRE­SO pu­bli­có ayer un es­ca­lo­frian­te in­for­me so­bre la reali­dad de los no­so­co­mios es­ta­ta­les. Lea­mos la opi­nión del di­rec­tor del Hos­pi­tal Loay­za. “Es­te hos­pi­tal no tie­ne una uni­dad de que­ma­dos pa­ra adul­tos, sien­do un re­fe­ren­te na­cio­nal (…) Nues­tras au­to­ri­da­des no han he­cho na­da, han dis­traí­do el di­ne­ro en otras co­sas. (…) La aten­ción es A1, pe­ro no hay san­gre pa­ra trans­fu­sio­nes ni nu­trien­tes (…) tam­po­co guan­tes, ga­sas, je­rin­gas. No se pue­de tra­ba­jar así (…) El cul­pa­ble es el ex pre­si­den­te Ollan­ta, a quien se le de­be abrir un pro­ce­so pe­nal por ha­ber de­ja­do la Sa­lud así (…)”. Aque­llo obli­ga al ré­gi­men Kuczyns­ki a re­di­rec­cio­nar sus re­flec­to­res pa­ra en­fo­car­los en el ca­la­mi­to­so sec­tor Sa­lud e in­ten­tar cal­mar con ello la in­dig­na­ción ciudadana, fu­rio­sa tras el epi­so­dio del ex ase­sor pre­si­den­cial y apa­ren­te­men­te zar de la Sa­ni­dad Pú­bli­ca. Aun­que las apa­rien­cias –que por lo ge­ne­ral en­ga­ñan­su­ge­ri­rían que do­ña Pa­tri­cia García Fu­ne­gra, mi­nis­tra de Sa­lud, no da­ría ta­lla pa­ra em­pren­der la re­es­truc­tu­ra­ción ab­so­lu­ta del di­fí­cil sec­tor a su car­go. El pro­fe­sio­na­lis­mo hi­po­crá­ti­co no ne­ce­sa­ria­men­te ca­mi­na de la mano de las ca­pa­ci­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y la sa­ga­ci­dad or­ga­ni­za­cio­nal que de­man­da­ría una cruzada co­mo es­ta. Por lo pron­to su com­por­ta­mien­to al­re­de­dor del in­ci­den­te Mo­reno ha de­ja­do es­ta sen­sa­ción. Es más, a un mes de ocu­rri­do la je­fa de la car­te­ra Sa­lud ha si­do in­ca­paz de plan­tear –pú­bli­ca­men­te- una ci­ru­gía ra­di­cal en la Sa­ni­dad Pú­bli­ca co­mo exi­ge la ca­la­mi­to­sa reali­dad que ha pre­sen­cia­do es­tu­pe­fac­ta la ciu­da­da­nía. En la me­di­da en que el tiem­po con­ti­núe co­rrien­do sin que pa­la­cio ofrez­ca una so­lu­ción ur­gen­te e in­te­gral al te­rri­ble caos en la Sa­ni­dad, la tem­pe­ra­tu­ra po­pu­lar irá en re­la­ción in­ver­sa a la ac­tual sim­pa­tía que guar­da la po­bla­ción por el go­bierno. El pre­si­den­te Kuczyns­ki tie­ne la pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.