¿PO­LI­TI­ZAR LA DES­GRA­CIA?

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - MART­HA MEIER M.Q.

La ma­dru­ga­da de ayer el fue­go con­su­mió Can­ta­ga­llo, po­bla­do a la ri­be­ra del río Rí­mac don­de con­vi­ven más de 250 fa­mi­lias de la et­nia ama­zó­ni­ca Shi­pi­boKo­ni­bo, la úni­ca co­mu­ni­dad in­dí­ge­na afin­ca­da en Li­ma. El in­cen­dio de­jó más de 2.000 afec­ta­dos, un ni­ño de 11 aña­ños con que­ma­du­ras gra­ves en 55% del cuer­po y a de­ce­nas con se­cue­las por in­ha­la­ción de hu­mo. Las pri­me­ras fa­mi­lias mi­gran­tes Shi­pi­boCo­ni­bo arri­ba­ron a Li­ma en los años 90, al res­pec­to el di­ri­gen­te Au­gus­to Va­lles de­cla­ró a The As­so­cia­ted Press, AP, que “mu­chos in­dí­ge­nas mi­gra­ron a Li­ma pa­ra edu­car­se y tra­ba­jar, aun­que otros só­lo lo hi­cie­ron pa­ra ale­jar­se de la vio­len­cia desata­da por Sen­de­ro Lu­mi­no­so”. Fue, pues, el te­rro­ris­mo y la fal­ta de pre­sen­cia del Es­ta­do, en esos tiem­pos lo que lle­vó a que tan­tos de­ja­ran sus te­rru­ños. En ju­lio del 2000, Ale­jan­dro To­le­do y Elia­ne Karp “in­vi­ta­ron” a un gru­po de 15 fa­mi­lias Shi­pi­bo-Co­ni­bo pa­ra que par­ti­ci­pa­ran en la mar­cha de los cua­tro su­yos, una ma­ni­fes­ta­ción con­tra el go­bierno del pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, ban­ca­da por el es­pe­cu­la­dor fi­nan­cie­ro y pro­mo­tor de la nar­co-le­ga­li­za­ción Geor­ge So­ros. Al ca­re­cer de me­dios pa­ra re­tor­nar a su sel­va de Uca­ya­li se es­ta­ble­cie­ron en Can­ta­ga­llo, y pe­se a la ex­tre­ma po­bre­za con­ser­va­ron sus tra­di­cio­nes y di­fun­die­ron su his­to­ria, sus mi­tos, su ar­te y tra­di­cio­nes. Ayer ese pe­da­ci­to de in­va­lo­ra­ble va­lor cul­tu­ral, con sus ca­sas pin­ta­das de pai­sa­jes y fau­na ama­zó­ni­ca y di­se­ños que en­cie­rran la cos­mo­vi­sión de es­tos pe­rua­nos que­dó re­du­ci­do a ce­ni­zas. Li­ma es una ciu­dad tu­gu­ri­za­da, des­bor­da­da por la mi­gra­ción, des­or­ga­ni­za­da por el cre­ci­mien­to no pla­ni­fi­ca­do y au­to­ges­tio­na­rio, y la exis­ten­cia de al­ma­ce­nes y fá­bri­cas in­for­ma­les en lu­ga­res inade­cua­dos. En la pe­ri­fe­ria pri­man las ‘vi­vien­das’ de es­te­ras, car­to­nes, bol­sas de plás­ti­co y ta­blo­nes de ma­de­ra, ma­te­ria­les in­fla­ma­bles, por ello in­cen­dios co­mo los de Can­ta­ga­llo son no­ti­cia ca­si dia­ria. Ayer, sin em­bar­go, la iz­quier­da in­ten­tó usar la des­gra­cia con­tra el al­cal­de Luis Cas­ta­ñe­da. Cul­par al ac­tual al­cal­de por el in­cen­dio es tan per­ver­so co­mo res­pon­sa­bi­li­zar a la pa­re­ja To­le­doKarp por­que las quin­ce fa­mi­lias in­vi­ta­das a la mar­cha de los cua­tro su­yos se es­ta­ble­cie­ron en Can­ta­ga­llo, o co­mo de­nun­ciar a So­ros por fi­nan­ciar el via­je de esas fa­mi­lias a Li­ma pa­ra la pro­tes­ta. Las dos con­gre­sis­tas ro­ji­tas que por allí pu­lu­la­ron de­be­rían sa­ber que an­te el do­lor ajeno to­ca po­ner el hom­bro y con­tri­buir con las au­to­ri­da­des per­ti­nen­tes en bien de quien lo ne­ce­si­ta. Ro­jas al fin creen que di­vi­dien­do rei­na­rán. Po­bres al­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.