Dos mil per­so­nas sin te­cho por in­cen­dio en Can­ta­ga­llo

Ex­plo­sión de ba­lo­nes de gas hi­zo que el fue­go se pro­pa­ga­ra rá­pi­da­men­te por ca­sas y ne­go­cios de co­mu­ni­dad shi­pi­ba.

Diario Expreso (Peru) - - Actualidad - JUAN C. ÁN­GE­LES

Ro­xa­na Me­za no pue­de es­con­der su tris­te­za, sus lá­gri­mas re­fle­jan su­fri­mien­to. Tie­ne 24 años y sie­te me­ses de ges­ta­ción. “So­lo cuen­to con mi es­po­so. Se­ré ma­dre y pe­dí un prés­ta­mo de 20,000 so­les pa­ra tra­ba­jar en el sec­tor tex­til. Voy a te­ner mi pri­mer be­bé y aca­bo de per­der 50,000 so­les en­tre las lla­mas”, con­tó Ro­xa­na a EX­PRE­SO mien­tras pa­sa­ba su mano de­re­cha por su vien­tre, tra­tan­do de cal­mar al pe­que­ño ser que re­po­sa den­tro de ella. Ella es una de las más de 2,038 per­so­nas afec­ta­das por el in­cen­dio que des­tru­yó 436 vi­vien­das, la ma­yo­ría de ellas ha­bi­ta­da por la co­mu­ni­dad shi­pi­bo-ko­ni­ba de Can­ta­ga­llo (Rí­mac). La ma­yor par­te de esas ca­sas fue cons­trui­da con ma­de­ra y ca­la­mi­nas. El si­nies­tro em­pe­zó cer­ca de la una de la ma­dru­ga­da de ayer en un mer­ca­do ale­da­ño, pe­ro lue­go se ex­pan­dió a esa zo­na de vi­vien­das vul­ne­ra­bles. “Es pro­ba­ble que una ve­la en­cen­di- da ha­ya pro­du­ci­do el in­cen­dio, pe­ro no des­car­ta­mos la po­si­bi­li­dad de un cor­to­cir­cui­to, ya que ha­bía ener­gía eléc­tri­ca cuan­do la pro­pie­ta­ria sa­lió a pe­dir ayu­da”, ex­pli­có el sub­ofi­cial su­pe­rior PNP Jo­sé Gon­za­les, de la Di­rec­ción Con­tra In­cen­dios de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do. El in­cen­dio se pro­pa­gó con gran ra­pi­dez de­bi­do a la pre­sen­cia de vi­vien­das de ma­te­rial rús­ti­co y por los ar­tícu­los in­fla­ma­bles al­ma­ce­na­dos en al­gu­nos ta­lle­res den­tro de la co­mu­ni­dad asen­ta­da en la ri­be­ra del río Rí­mac, a diez cua­dras de Pa­la­cio de Go­bierno y el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca. Du­ran­te el si­nies­tro ex­plo­ta­ron ba­lo­nes de gas, lo que con­tri­bu­yó a pro­pa­gar el fue­go. Pa­ra con­tro­lar las lla­mas, Se­da­pal au­men­tó la pre­sión del agua; mien­tras que los bom­be­ros acu­die­ron con unos 30 ca­mio­nes cis­ter­nas, así co­mo am­bu­lan­cias pa­ra aten­der a los he­ri­dos. Es­tas fa­mi­lias, asen­ta­das allí des­de el año 2001, es­ta­ban a la es­pe­ra de su re­ubi­ca­ción en un te­rreno de Cam­poy (San Juan de Lu­ri­gan­cho), se­gún lo ha­bía pre­vis­to la an­te­rior ges­tión mu­ni­ci­pal de Su­sa­na Vi­lla­rán.

NO QUIE­REN IR­SE

Al otro la­do del río Rí­mac es­tán los Ba­rrios Al­tos. Ahí la Municipalidad de Li­ma y De­fen­sa Ci­vil co­lo­ca­ron car­pas azu­les pa­ra que los dam­ni­fi­ca­dos pa­sen la no­che. Sin em­bar­go, Ro­xa­na Me­za co­men­tó que no dor­mi­rá en ese lu­gar. “No quie­ro que­dar­me allá, hay fu­mo­nes, la­dro­nes y vio­la­do­res. Nos que­da­re­mos aquí”, co­men­tó la mu­jer que en dos me­ses es­pe­ra alum­brar sin so­bre­sal­tos a una be­bé. Otro de los dam­ni­fi­ca­dos es Ro­bert Alia­ga. “Per­dí mi ne­go­cio. Por ayu­dar des­cui­dé mi ne­go­cio, so­lo me que­da lo que ten­go pues­to. Sa­qué un prés­ta­mo pa­ra po­ner mis ca­bi­nas de in­ter­net y to­do se que­mó. He per­di­do más de 200,000 so­les en mi far­ma­cia”, la­men­tó. “Ven­día co­mi­da shi­pi­ba, pla­tos sel­vá­ti­cos y aho­ra no ten­go na­da. So­lo me he que­da­do con mi DNI y mi ro­pa”, ex­pre­só Mart­ha Flo­res. En­tre la­ma nzan aD yC se en­con­tra­ba de­ses­pe­ra­do Luis Al­ber­to Re­yes. “Mi má­qui­na más cos­to­sa la com­pré en 50,000 dó­la­res. Otros equi­pos me cos­ta­ron 20,000. Su­man­do to­do lo que te­nía y los tra­ba­jos que iba a en­tre­gar, calcu­lo que he per­di­do 180 mil so­les”, de­ta­lló. Los bom­be­ros tra­ba­ja­ron más de seis ho­ras tra­tan­do de con­tro­lar el fue­go. La fal­ta de agua y la es­tre­chez de las ca­lles de la zo­na di­fi­cul­ta­ron su la­bor. Has­ta el lu­gar lle­ga­ron la vi­ce­pre­si­den­ta Mer­ce­des Aráoz, y los mi­nis­tros de Sa­lud, Pa­tri­cia Gar­cía; de Desa­rro­llo e In­clu­sión So­cial, Ca­ye­ta­na Al­jo­vín; de Jus­ti­cia, Ma­ría So­le­dad Pé­rez Te­llo; y de Cul­tu­ra, Jor­ge Nie­to, quie­nes ofre­cie­ron el apo­yo del go­bierno. Por su par­te, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción mo­vi­li­zó a es­pe­cia­lis­tas en ges­tión de ries­gos, psi­có­lo­gos y pe­da­go­gos pa­ra brin­dar apo­yo a los ni­ños afec­ta­dos por el si­nies­tro. Miem­bros de la De­fen­so­ría del Pue­blo se hi­cie­ron pre­sen­tes a fin de su­per­vi­sar las ges­tio­nes de los di­ver­sos or­ga­nis­mos del Es­ta­do pa­ra aten­der a la po­bla­ción afec­ta­da.

El pa­no­ra­ma es de­sola­dor en la co­mu­ni­dad shi­pi­ba de Can­ta­ga­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.