Es­ta es la ver­dad de Can­ta­ga­llo

Ofre­ci­mien­to de Su­sa­na Vi­lla­rán de tras­la­dar a la co­mu­ni­dad se hi­zo en un con­tex­to elec­to­ral, da­do que afron­ta­ba pro­ce­so de re­vo­ca­to­ria.

Diario Expreso (Peru) - - Política -

Mu­cho se ha­bla so­bre las ra­zo­nes que im­pi­die­ron el tras­la­do opor­tuno de la co­mu­ni­dad de shi­pi­bos de la zo­na de Can­ta­ga­llo. Sin em­bar­go, es­tas ver­sio­nes que­dan sin sus­ten­to, cuan­do to­ma la pa­la­bra uno de los pro­ta­go­nis­tas. En es­te ca­so, EX­PRE­SO ob­tu­vo la ver­sión ofi­cial ofre­ci­da por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Lima que de­ja sin pi­so a los que hoy se va­len de es­ta tra­ge­dia, cuan­do sus di­ri­gen­tes co­mu­na­les han si­do los que se opu­sie­ron a la re­ubi­ca­ción. La Mu­ni­ci­pa­li­dad de Lima (MML) reali­zó el pro­ce­so de diá­lo­go pa­ra la re­ubi­ca­ción de la co­mu­ni­dad shi­pi­ba afin­ca­da en Can­ta­ga­llo ha­cia un te­rreno com­pra­do por la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior de Su­sa­na Vi­lla­rán en la ur­ba­ni­za­ción Cam­poy. Ese pro­ce­so que­dó trunco en ma­yo de 2015, por de­ci­sión de la di­ri­gen­cia de esa co­mu­ni­dad en­ca­be­za­da por Ri­car­do Fran­co. El ci­ta­do diá­lo­go se ini­ció el 13 de abril, cuan­do los di­ri­gen­tes shi­pi­bos fue­ron re­ci­bi­dos en el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal por la te­nien­te al­cal­de­sa de Lima, Patricia Juá­rez. El diá­lo­go se ex­ten­dió has­ta fi­nes de ma­yo, cuan­do Ri­car­do Fran­co aban­do­nó la se­sión lue­go de ne­gar­se a en­tre­gar el pa­drón de fa­mi­lias de Can­ta­ga­llo. El diá­lo­go fue lle­va­do a ca­bo por una co­mi­sión pre­si­di­da por Fran­cis­co Ga­vi­dia, ge­ren­te de Par­ti­ci­pa­ción Ve­ci­nal de la co­mu­na, en la que tam­bién se in­te­gra­ron los ge­ren­tes mu­ni­ci­pa­les de Desa­rro­llo So­cial, Edith Ma­tías; de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, Ab­dul Mi­ran­da; de Emi­li­ma, Ro­cío Es­qui­vel, y el re­pre­sen­tan­te de la Ge­ren­cia de Pro­mo­ción de la In­ver­sión Pri­va­da, Jor­ge Ola­zá­bal. En re­pre­sen­ta­ción de la co­mu­ni­dad shi­pi­ba asis­tie­ron Ka­ri­na Pa­ca­ya, Ri­car­do Fran­co, Wil­son Va­lle y Cé­sar May­nas, re­pre­sen­tan­do ca­da uno a sus sec­cio­nes den­tro de Can­ta­ga­llo. Ellos in­for­ma­ban que el pa­drón de be­ne­fi­cia­rios de la re­ubi­ca­ción te­nía co­mo ba­se una lis­ta ela­bo­ra­da en 2013 y que se­ña­la­ba que eran 226 las fa­mi­lias com­pren­di­das; sin em­bar­go, pa­ra ese en­ton­ces ha­bla­ban de 260 fa­mi­lias. sean fi­nan­cia­das vía el pro­gra­ma Te­cho Pro­pio del Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da. Es­to ha­ría que ca­da pro­pie­ta­rio pa­gue por su fu­tu­ra pro­pie­dad, de acuer­do con sus ca­pa­ci­da­des eco­nó­mi­cas. A es­ta pro­pues­ta se opu­sie­ron los di­ri­gen­tes shi­pi­bos, ase­so­ra­dos por Isabel Urrutia, abo­ga­da de la ONG Ins­ti­tu­to de De­fen­sa Le­gal (IDL) y Ri­chard O’Dia­na, del Cen­tro Ama­zó­ni­co de An­tro­po­lo­gía y Apli­ca­ción Prác­ti­ca (CAAAP). Am­bos in­sis­tían en que se res­pe­te lo ofre­ci­do por la exal­cal­de­sa Su­sa­na Vi­lla­rán, es de­cir, que la Mu­ni­ci­pa­li­dad asu­ma, vía el pro­yec­to Río Ver­de, el cos­to del te­rreno y les cons­tru­ya un con­do­mi­nio de vi­vien­das a fa­vor de los ve­ci­nos de Can­ta­ga­llo. La MML con­si­de­ra­ba que tal pro­pues­ta era in­via­ble, da­do que ade­más el pro­yec­to Río Ver­de no exis­tía co­mo tal pues no pa­só por el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Fi­nan­zas (MEF), y la co­mu­ni­dad de Can­ta­ga­llo no es­ta­ba in­clui­da en las po­bla­cio­nes afec­ta­das por el con­tra­to ori­gi­nal del pro­yec­to Lí­nea Ama­ri­lla, sus­cri­to en 2009. No hay que ol­vi­dar que el pro­yec­to Río Ver­de co­men­zó a ser de­li­nea­do en 2012 y ve la luz a tra­vés de una aden­da sus­cri­ta el 15 de fe­bre­ro de 2013 en­tre la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Lima y las em­pre­sas LAMSAC y OAS, aden­da que nun­ca pa­só por vis­to bueno del MEF. Es­te ofre­ci­mien­to de tras­la­dar a la co­mu­ni­dad de Can­ta­ga­llo la hi­zo Vi­lla­rán en un con­tex­to elec­to­ral, da­do que afron­ta­ba un pro­ce­so de re­vo­ca­to­ria. Lo del te­rreno pen­sa­do pa­ra tras­la­dar a la po­bla­ción de Can­ta­ga­llo era en un prin­ci­pio un área ubi­ca­da en el ma­le­cón Che­ca, con zo­ni­fi­ca­ción de pre­dio in­dus­trial y cu­ya pro­pie­dad era de la em­pre­sa Por­tal Cam­poy SAC. En fe­bre­ro de 2012, el pre­dio de Cam­poy con­si­guió ca­li­fi­ca­ción de "zo­ni­fi­ca­ción co­mer­cial" y la em­pre­sa pro­pie­ta­ria ini­ció los trá­mi­tes pa­ra le­van­tar allí un cen­tro co­mer­cial. Ese pro­yec­to que­dó aban­do­na­do y en ma­yo de 2013 la MML anun­cia­ba su pro­yec­to de re­ubi­ca­ción de la co­mu­ni­dad de Can­ta­ga­llo ha­cia un área co­lin­dan­te al río Rí­mac en Cam­poy.

Ya pa­ra ma­yo de 2014, la MML sus­cri- be con OAS y LAMSAC el con­tra­to de fi­dei­co­mi­so por las obras del pro­yec­to Río Ver­de, con fon­dos as­cen­den­tes a US$ 74.5 mi­llo­nes. En ju­lio de ese año, la con­ce­sio­na­ria OAS aler­ta que el pro­yec­to im­pul­sa­do por la co­mu­na pa­ra cons­truir una ala­me­da cul­tu­ral, puen­tes pea­to­na­les y una re­si­den­cial pa­ra la co­mu­ni­dad de Can­ta­ga­llo no po­día cos­tear­se úni­ca­men­te con ese fi­dei­co­mi­so pues su cos­to real su­pe­ra­ba los US$ 300 mi­llo­nes. Pe­se a ello, en sep­tiem­bre de 2014, los di­ri­gen­tes de la co­mu­ni­dad shi­pi­ba fir­man un ac­ta de acuer­do me­dian­te el cual acep­tan el te­rreno ubi­ca­do en la Av. Ma­le­cón Che­ca S/N, Urb. Cam­poy, en San Juan de Lu­ri­gan­cho, pa­ra su re­ubi­ca­ción. Sin em­bar­go, 48 ho­ras des­pués de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les en que Luis Cas­ta­ñe­da sa­le ele­gi­do al­cal­de de Lima, la ad­mi­nis­tra­ción de Su­sa­na Vi­lla­rán usa los re­cur­sos del fi­dei­co­mi­so pa­ra com­prar el in­mue­ble de 7,141 me­tros cua­dra­dos de pro­pie­dad de Por­tal Cam­poy, pa­ra uti­li­zar­lo co­mo se­de del fu­tu­ro com­ple­jo ha­bi­ta­cio­nal pa­ra la co­mu­ni­dad de Can­ta­ga­llo. El te­rreno no con­ta­ba con sa­nea­mien­to fí­si­co le­gal y es­ta­ba en ca­li­dad de "pre­dio rús­ti­co", pe­se a lo cual la MML pa­gó a Por­tal Cam­poy SAC la su­ma de 17 mi­llo­nes de so­les, que im­pli­ca 10 mi­llo­nes más de lo que esa em­pre­sa pa­gó en 2011 pa­ra ad­qui­rir­lo. Su pre­cio ha­bía en­ca­re­ci­do al pa­re­cer por el cam­bio de zo­ni­fi­ca­ción. Lo lla­ma­ti­vo era que tan­to Por­tal Cam­poy SAC co­mo Por­tal Cam­po Gran­de te­nían los mis­mos re­pre­sen­tan­tes le­ga­les. Es más, Por­tal Cam­poy, an­tes de ser li­qui­da­da en fe­bre­ro de 2015, so­lo hi­zo es­ta transac­ción.

La MML con­si­de­ró in­via­bles pro­pues­tas de­ma­gó­gi­cas en Can­ta­ga­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.