TIEM­PO DE IN­CEN­DIOS, ¿HAS­TA CUÁN­DO?

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

In­cen­dios

hay siem­pre, es un im­pon­de­ra­ble que se pre­sen­ta en to­do tiem­po y lu­gar; pe­ro la for­ma re­cu­rren­te y sus con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas de los úl­ti­mos si­nies­tros acae­ci­dos en nues­tro país han da­do la no­ta dra­má­ti­ca no so­lo pa­ra los di­rec­ta­men­te dam­ni­fi­ca­dos o afec­ta­dos sino tam­bién pa­ra no po­cos ac­to­res po­lí­ti­cos. Ca­si pa­só inad­ver­ti­do pe­ro su­ce­de que has­ta bos­ques del Cus­co su­frie­ron el efec­to de­vas­ta­dor del fue­go re­cien­te­men­te. Pe­ro lo más sal­tan­te an­te la opi­nión pú­bli­ca han si­do los si­nies­tros a lo­ca­les del Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sa), con un sal­do trá­gi­co al per­der­se a tres va­lien­tes bom­be­ros, muer­tes que no de­be­rán que­dar im­pu­nes y que la Po­li­cía de­be­rá re­por­tar sus in­ves­ti­ga­cio­nes da­do que el si­nies­tro ocu­rrió en me­dio de una si­tua­ción de co­rrup­ción en­tre los des­pa­chos de ese mi­nis­te­rio y más con­cre­ta­men­te en lo que ata­ñe a ter­ce­ri­za­cio­nes, con­ve­nios chue­cos, com­pras y al­ma­ce­na­mien­tos de equi­pos y me­di­ca­men­tos. La­men­ta­ble­men­te tras cuer­nos pa­los, ya que en es­tos úl­ti­mos días ha ha­bi­do tam­bién esa otra cla­se de in­cen­dios, los que no tie­nen al­re­de­dor a esa at­mós­fe­ra de la co­rrup­ción, tal co­mo ha si­do el ca­so de los si­nies­tros de hu­mil­des vi­vien­das don­de, en el trans­cur­so de diez días, per­die­ron la vi­da sie­te ni­ños en di­ver­sos dis­tri­tos del país. En­ci­ma de es­to, al ama­ne­cer del vier­nes 4 de noviembre, se pro­du­jo otro si­nies­tro pe­ro es­ta vez de gran­des pro­por­cio­nes co­mo el del lo­cal del Min­sa en Ate. ¿Cuál era el lu­gar del in­cen­dio? Na­da me­nos que a la ve­ra del río Rí­mac, en Can­ta­ga­llo don­de se en­cuen­tra la co­mu­ni­dad shi­pi­bo-co­ni­bo con más dos mil per­so­nas que aho­ra han per­di­do su ho­gar. En es­te ti­po de ca­sos ló­gi­ca­men­te no han fal­ta­do las sin­di­ca­cio­nes y el echar­se la cul­pa unos a otros en­tre los re­pre­sen­tan­tes de la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal en­ca­be­za­da por la exal­cal­de­sa Su­sa­na Vi­lla­rán y los fun­cio­na­rios que en es­te mo­men­to acom­pa­ñan al al­cal­de Luis Cas­ta­ñe­da. Pe­ro no ol­vi­de­mos que lo más ur­gen­te hoy fren­te a es­te ti­po de po­lé­mi­cas es­tá en ayu­dar ur­gen­te­men­te a las víc­ti­mas, per­so­nas que lo han per­di­do to­do y no so­lo sus en­se­res sino su tra­ba­jo, por­que allí fun­cio­na­ban ta­lle­res de to­do ti­po con los cua­les ob­te­nían sus in­gre­sos. Es evi­den­te que hay res­pon­sa­bi­li­da­des en­tre las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les pe­ro el ca­so ha­bla en ge­ne­ral de la ne­gli­gen­cia de un Es­ta­do que no pre­vé, que no se an­ti­ci­pa y que aban­do­na a mu­chas po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles, en es­te ca­so la shi­pi­bo-co­ni­bo en Lima, lo que aho­ra sal­ta a la vis­ta an­te la opi­nión pú­bli­ca en­ros­trán­do­le a ese Es­ta­do que un in­cen­dio ocu­rre en la ca­ra del Eje­cu­ti­vo y del Le­gis­la­ti­vo pues­to que esa co­mu­ni­dad es­ta­ba ape­nas a al­gu­nas cua­dras de los dos pa­la­cios que son se­de de esos po­de­res del Es­ta­do. Es­pe­ra­mos que las in­ves­ti­ga­cio­nes in­di­vi­dua­li­cen las res­pon­sa­bi­li­da­des, pe­ro es­ta es la ho­ra de la ayu­da, de la asis­ten­cia de De­fen­sa Ci­vil y de la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral. To­dos en pie a fa­vor de los dam­ni­fi­ca­dos, afec­ta­dos y de las víc­ti­mas, en­tre ellas un ni­ño que­ma­do con pro­nós­ti­co re­ser­va­do. Aho­ra bien, es cier­to que al lu­gar han lle­ga­do di­ver­sas au­to­ri­da­des de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Lima, del Eje­cu­ti­vo y del Con­gre­so, sien­do vá­li­da y des­ta­ca­ble su preo­cu­pa­ción, pe­ro eso de­be tra­du­cir­se en ayu­da efec­ti­va y opor­tu­na, la que de­be­rá du­rar el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio has­ta la com­ple­ta y for­mal re­ubi­ca­ción de es­ta co­mu­ni­dad que me­re­ce ser reivin­di­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.