IN­TE­LI­GEN­CIA ES­PI­RI­TUAL Y PO­LÍ­TI­CA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - RA­FAEL RO­ME­RO (*)

Ob­via­men­teno me re­fie­ro a la “in­te­li­gen­cia” que usan los Es­ta­dos pa­ra re­ca­bar in­for­ma­ción des­de los es­ta­men­tos mi­li­ta­res y po­li­cia­les con el ob­je­to de pre­ve­nir ries­gos a su se­gu­ri­dad in­ter­na o ex­ter­na. Eso es­tá por des­con­ta­do. Me re­fie­ro a otro ti­po de in­te­li­gen­cia de la cual ha­bla­mos en es­ta mis­ma co­lum­na el 11 de oc­tu­bre del año pa­sa­do, ba­jo el tí­tu­lo “De­sa­rro­lle­mos la in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual” (http://ra­fael­ro­me­ro­vas­quez. blogs­pot.pe/2015/10/de­sa­rro­lle­mos-lain­te­li­gen­cia-es­pi­ri­tual.html). En di­cha oca­sión sos­tu­vi­mos que “no es al áni­mo con­fron­tar con otros plan­tea­mien­tos so­bre la ‘in­te­li­gen­cia’ que se han da­do en la psi­co­lo­gía y la pe­da­go­gía, co­mo por ejem­plo el es­que­ma de Ho­ward Gard­ner, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, en su li­bro ‘Teo­ría de las in­te­li­gen­cias múl­ti­ples’; o el tra­ba­jo de Da­niel Go­le­man, ti­tu­la­do ‘La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal”, pues am­bos, de un mo­do u otro, ol­vi­da­ron que el ser hu­mano tie­ne en su esen­cia un fac­tor es­pi­ri­tual al cual se le quie­re ig­no­rar o, sen­ci­lla­men­te, en fun­ción ‘de la cien­cia’, se le dis­cri­mi­na o acha­ta, por lo cual sus te­sis re­sul­tan in­tere­sa­das e in­com­ple­tas”. Es en es­te con­tex­to en el que po­de­mos plan­tear al go­bierno del pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki de qué for­ma y có­mo pue­de usar su “in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual”, ya que es­ta es im­por­tan­te pa­ra le­van­tar a una na­ción. Bas­ta se­ña­lar co­mo ejem­plo que ha­ce ape­nas cua­ren­ta años Co­rea del Sur era uno de los paí­ses con más pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en Asia, pe­ro aho­ra gra­cias a esa in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual es una gran na­ción, in­dus­tria­li­za­da, con in­men­sas ex­por­ta­cio­nes y que com­pi­te con Ja­pón, Chi­na, Es­ta­dos Uni­dos y los paí­ses eu­ro­peos. Pe­ro la cla­ve no es in­tro­du­cir más re­li­gión, no se tra­ta de más ri­to. El se­cre­to es so­bre­pa­sar esos as­pec­tos sim­ple­men­te li­túr­gi­cos sin un­ción, sin ora­ción, so­lo con re­zos, y sin la sa­bi­du­ría ni te­mor de Dios. La in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual no tie­ne na­da que ver con ese ri­to que atra­sa a los pue­blos. Ojo, que lo es­pi­ri­tual man­da so­bre lo ma­te­rial. Ade­más en una epís­to­la Pa­blo pre­sen­ta a la “in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual” de es­ta for­ma: “(…) no ce­sa­mos de orar por vo­so­tros y de pe­dir que seáis lle­nos del co­no­ci­mien­to de su vo­lun­tad en to­da sa­bi­du­ría e in­te­li­gen­cia, pa­ra que an­déis co­mo es digno del Se­ñor, agra­dán­do­le en to­do, lle­van­do fru­to en to­da bue­na obra, y cre­cien­do en el co­no­ci­mien­to de Dios” (Co­lo­sen­ses, Cap. 1, ver­sos 9 y 10). He ahí otra cla­ve: cre­cer en el co­no­ci­mien­to de Dios. De mo­do que un país pros­pe­ra en la me­di­da de la in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual que po­seen sus go­ber­nan­tes y lí­de­res. Con es­te em­po­de­ra­mien­to de­be­mos ir a la raíz de mu­chos pro­ble­mas na­cio­na­les (co­rrup­ción, in­mo­ra­li­dad pú­bli­ca, cri­men or­ga­ni­za­do y de­lin­cuen­cia), los que se agra­va­rán en la me­di­da en que no los afron­te­mos con in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual. La al­ta po­lí­ti­ca de­be­ría na­cer de aquí. ¿Cuán­to tiem­po y de qué for­ma ora, se­ñor pre­si­den­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.