IN­TER­NET NO NA­CIÓ PA­RA LA DE­LIN­CUEN­CIA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - DA­VID SANTIVÁÑEZ AN­TÚ­NEZ

Des­de

la aper­tu­ra del mun­do di­gi­tal, los via­jes a es­te nue­vo con­ti­nen­te se han he­cho una aven­tu­ra que si­gue sien­do el te­mor de mu­chos. Y es que, pa­ra un gran sec­tor ––no to­dos––, ese te­mor a lo des­co­no­ci­do si­gue sien­do ca­mino pa­ra vi­to­rear que In­ter­net, el nue­vo con­ti­nen­te, es el lu­gar más pe­li­gro­so en don­de ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos pue­den na­ve­gar; in­clu­so, en don­de la cri­mi­na­li­dad no tie­ne un freno co­mo en el mun­do real. Una reali­dad equi­vo­ca­da. In­ter­net no na­ció pa­ra la de­lin­cuen­cia, ni si­quie­ra pa­ra co­nec­tar al mun­do. Es­to úl­ti­mo es so­lo un efec­to de la glo­ba­li­za­ción. In­ter­net fue, en reali­dad, un pro­yec­to mi­li­tar que te­nía más fu­tu­ro que so­lo el ar­ma­men­tis­ta, y hoy por hoy go­za­mos del mun­do co­mo lo co­no­ce­mos gra­cias a esa glo­ba­li­za­ción y ese nue­vo des­tino, un mun­do con aper­tu­ra al co­no­ci­mien­to, con la ba­rre­ra co­mu­ni­ca­ti­va eli­mi­na­da, con una edu­ca­ción a ma­yor ac­ce­so, con una in­clu­sión que se va di­bu­jan­do po­co a po­co; a tal pun­to que la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das re­co­no­ció en el 2011 al Ac­ce­so a In­ter­net y su co­no­ci­mien­to co­mo un DE­RE­CHO HU­MANO, me­re­cien­do una pro­tec­ción no so­lo es­truc­tu­ral; sino, ade­más, le­gal. In­ci­tó a los paí­ses a ar­mar sus pro­pias po­lí­ti­cas de desa­rro­llo y se­gu­ri­dad, y mu­chos de ellos han da­do gran­des sal­tos con es­te nue­vo sis­te­ma que co­lo­ca a la in­for­ma­ción -y no al di­ne­ro- co­mo la nue­va ri­que­za. Y si aquí nos pre­gun­ta­mos, ¿y dón­de es­tá el Pe­rú? Se­gún el úl­ti­mo re­por­te de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­do Ame­ri­ca­nos y el Ban­co In­ter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo, con­ta­mos con una le­gis­la­ción que pre­ten­de pro­te­ger­nos an­te los va­cíos le­ga­les que ha traí­do la ola di­gi­tal, pe­ro ca­re­ce­mos de un co­no­ci­mien­to po­bla­cio­nal y de fal­ta de in­te­rés de edu­car­lo en las ven­ta­jas y pe­li­gros que pue­de traer el buen o mal ma­ne­jo de las tec­no­lo­gías, de tra­ba­jo efec­ti­vo pa­ra in­cluir a la po­bla­ción al uso de es­tas en su vi­da dia­ria, ges­tan­do des­ven­ta­jas de to­do ti­po. Es­to es la BRE­CHA DI­GI­TAL, un pro­ble­ma que el Es­ta­do de­be re­sol­ver, pe­ro que no es (aun­que de­bie­ra ser te­ma de agen­da) su prio­ri­dad. Me atre­vo a de­cir que el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal no es la so­lu­ción; pe­ro sí el cam­bio de con­cien­cia y de pro­fe­sio­na­les que ocu­pan pues­tos en car­gos de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra rom­per la bre­cha, au­na­do al im­por­tan­te pa­pel que jue­ga el De­re­cho. ¿Dón­de que­dan nues­tras po­lí­ti­cas de desa­rro­llo? Lo ire­mos des­cu­brien­do en ca­da ca­pí­tu­lo de es­ta co­lum­na. Por­que to­dos te­ne­mos de­re­chos di­gi­ta­les que apren­der, por­que to­dos te­ne­mos de­re­cho a vi­vir sin bre­cha di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.