¿Cuán gra­ve es la in­for­ma­li­dad la­bo­ral?

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - JOR­GE BA­CA CAM­PO­DÓ­NI­CO

sta se­ma­na en el dia­rio La Na­ción de Ar­gen­ti­na el eco­no­mis­ta Or­lan­do J. Fe­rre­res pu­bli­có un ar­tícu­lo en el que des­cri­be la evo­lu­ción de la es­truc­tu­ra del em­pleo en la Ar­gen­ti­na en­tre el 2001 y el 2015. En es­ta en­tre­ga uti­li­zan­do los da­tos ofi­cia­les del INEI ha­ce­mos una com­pa­ra­ción de los da­tos de em­pleo del Pe­rú y los com­pa­ra­mos con los de la Ar­gen­ti­na pa­ra ilus­trar la gra­ve­dad de nues­tra si­tua­ción. En la Ta­bla 1 se pre­sen­tan la es­truc­tu­ra de la po­bla­ción y el em­pleo pa­ra la Ar­gen­ti­na en mi­llo­nes de per­so­nas y en es­truc­tu­ra por­cen­tual. El año 2001 fue el año en que la Ar­gen­ti­na sa­lía de la con­ver­ti­bi­li­dad y de una de sus cri­sis más agu­das de su his­to­ria. La po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va (PEA) si bien cre­ció en­tre el 2001 y el 2015, co­mo por­cen­ta­je de la po­bla­ción to­tal es una de las más ba­jas de La­ti­noa­mé­ri­ca de­bi­do a su es­truc­tu­ra eta­ria. La po­bla­ción pro­me­dio de Ar­gen­ti­na es una de las de más edad de la re­gión. Lo que sal­ta a la vis­ta es el in­cre­men­to del em­pleo del sec­tor pú­bli­co que se ca­si se du­pli­có en los úl­ti­mos 15 años. El in­cre­men­to del em­pleo del sec­tor pú­bli­co es el que ha per­mi­ti­do re­du­cir el des­em­pleo del 20.8 % al 9.1 % y man­te­ner el ni­vel del em­pleo in­for­mal en 20 % pe­ro a cos­ta de una dis­tor­sión de los pre­cios re­la­ti­vos de la eco­no­mía ar­gen­ti­na y una se­rie cri­sis fis­cal. En la Ta­bla 2 se pre­sen­tan si­mi­la­res nú­me­ros pa­ra el ca­so pe­ruano pa­ra los mis­mos años. La fuente ha si­do el in­for­me del INEI “Evo­lu­ción de los In­di­ca­do­res de Em­pleo e In­gre­so 2004 – 2015” pu­bli­ca­do en el mes de Ju­lio de es­te año. He­mos des­agre­ga­do el em­pleo in­for­mal en in­de­pen­dien­tes y subem­pleo in­for­mal pa­ra re­sal­tar el he­cho de que en el Pe­rú hay un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de tra­ba­ja­do­res in­for­ma­les que tie­ne in­gre­sos su­pe­rio­res al va­lor de la ca­nas­ta bá­si­ca que es la de­fi­ni­ción de subem­pleo. En la Ta­bla 2 des­ta­ca el he­cho de que el em­pleo in­for­mal si bien ha ba­ja­do del 79.2 % en el 2001 a 70.3 % en el 2015, el ni­vel de in­for­ma­li­dad la­bo­ral aún es muy ele­va­do es­pe­cial­men­te si lo com­pa­ra­mos con el ni­vel de 20.2 % de Ar­gen­ti­na. El he­cho de que la PEA co­mo por­cen­ta­je de la po­bla­ción to­tal en el Pe­rú sea ma­yor que en Ar­gen­ti­na se ex­pli­ca por ma­yor ni­vel de edad de la po­bla­ción pro­me­dio de Ar­gen­ti­na. Tam­bién es des­ta­ca­ble que el ni­vel de des- ocu­pa­ción en el Pe­rú sea ca­si la ter­ce­ra par­te que en Ar­gen­ti­na. Es­to se ex­pli­ca por el he­cho de que en Ar­gen­ti­na exis­te se­gu­ro de des­em­pleo equi­va­len­te a apro­xi­ma­da­men­te US$ 200 men­sua­les por un pe­rio­do de 2 a 8 me­ses otor­ga­dos a par­tir del si­guien­te mes al des­pi­do pa­ra los tra­ba­ja­do­res, se­gún el nú­me­ro de me­ses apor­ta­do pre­vio al des­pi­do. En el Pe­rú el ni­vel de des­em­pleo abier­to es mí­ni­mo por­que no hay in­cen­ti­vo a fi­gu­rar co­mo des­em­plea­do. La au­sen­cia de un se­gu­ro de des­em­pleo obli­ga al tra­ba­ja­dor pe­ruano a in­cor­po­rar­se a las fi­las del subem­pleo in­for­mal. El di­se­ño de un se­gu­ro de des­em­pleo co­mo el que pro­po­ne el Go­bierno de­be con­si­de­rar el po­ten­cial efec­to so­bre los ac­tua­les ni­ve­les de des­em­pleo. En el ca­so pe­ruano, el em­pleo for­mal se dis­tri­bu­ye en­tre los em­plea­dos pri­va­dos, pú­bli­cos y los in­de­pen­dien­tes. Los in­de­pen­dien­tes co­rres­pon­den a los pa­tro­nos y pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes (doc­to­res, abo­ga­dos y due­ños de ne­go­cios uni­per­so­na­les) y es­ta ca­te­go­ría se ha in­cre­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los úl­ti­mos 15 años pa­san­do de re­pre­sen­tar 0.8 % de la PEA ocu­pa­da en el 2001 a 5.5 % en el 2015. Por su par­te, el nú­me­ro de em­plea­dos pú­bli­cos ca­si se ha du­pli­ca­do en los úl­ti­mos 15 años pa­san­do de re­pre­sen­tar el 6.4 % de la PEA en el 2001 a 9.1 % en el 2015. Es­te in­cre­men­to se ha da­do ma­yor­men­te en los úl­ti­mos cin­co años con el go­bierno de Hu­ma­la. Si bien el nú­me­ro de em­plea­dos pú­bli­cos co­mo por­cen­ta­je de la PEA ocu­pa­da en el ca­so pe­ruano es­tá por de­ba­jo del re­gis­tra­do en Ar­gen­ti­na, sí nos da una idea de lo que po­dría su­ce­der con la eco­no­mía pe­rua­na de con­ti­nuar­se in­cre­men­tan­do co­mo ha su­ce­di­do en la Ar­gen­ti­na. El in­cre­men­to de los em­plea­dos pú­bli­cos en Ar­gen­ti­na se ha da­do co­mo me­dio pa­ra com­ba­tir las al­tas ta­sas de des­em­pleo. En el Pe­rú, es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años, el in­cre­men­to de em­plea­dos pú­bli­cos se ha da­do co­mo con­se­cuen­cia del au­men­to de pro­gra­mas de asis­ten­cia­lis­mo. En am­bos ca­sos los in­cre­men­tos de bu­ro­cra­cia no se han tra­du­ci­do en in­cre­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad sino en de­te­rio­ro de las cuen­tas fis­ca­les y en cre­cien­tes dé­fi­cits eco­nó­mi­cos. El nue­vo go­bierno de Ar­gen­ti­na ha ini­cia­do una pro­fun­da re­for­ma pa­ra re­ver­tir el pro­ce­so de bu­ro­cra­ti­za­ción de la dé­ca­da pa­sa­da. La si­tua­ción del Pe­rú no ha lle­ga­do a los ni­ve­les ex­tre­mos de Ar­gen­ti­na pe­ro es ne­ce­sa­rio cam­biar la ten­den­cia re­gis­tra­da en los úl- ti­mos años pa­ra evi­tar lle­gar a si­tua­cio­nes que com­pro­me­tan la es­ta­bi­li­dad fis­cal. La si­tua­ción del em­pleo in­for­mal, a di­fe­ren­cia de Ar­gen­ti­na, en el Pe­rú es dra­má­ti­ca. Nos ha to­ma­do 15 años de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sig­ni­fi­ca­ti­vo ba­jar los ni­ve­les de in­for­ma­li­dad la­bo­ral de 79.2 % a 70.3 %. Si con­ti­nua­mos con es­ta ten­den­cia nos to­ma­ría más de 50 años pa­ra lle­gar a te­ner ni­ve­les de in­for­ma­li­dad se­me­jan­tes a los de Ar­gen­ti­na. La ex­pe­rien­cia de los úl­ti­mos 15 años nos in­di­ca que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co por sí so­lo no es su­fi­cien­te pa­ra re­du­cir la in­for­ma­li­dad. La re­duc­ción del IGV o la im­ple­men­ta­ción de me­di­das ais­la­das no so­lu­cio­na­rán el pro­ble­ma. La in­for­ma­li­dad tie­ne di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas en ca­da sec­tor eco­nó­mi­co. La in­for­ma­li­dad en el agro tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes a la in­for­ma­li­dad en la mi­ne­ría, en el co­mer­cio o en el trans­por­te. El com­ba­te a la in­for­ma­li­dad re­quie­re un es­fuer­zo mul­ti­sec­to­rial que con­tem­ple un aná­li­sis pro­fun­do de la reali­dad del sec­tor in­for­mal en ca­da sec­tor. Di­fí­cil­men­te el ac­tual Go­bierno cum­pli­rá con su pro­me­sa de re­duc­ción de la in­for­ma­li­dad la­bo­ral al 30 % de la PEA ocu­pa­da en cin­co años sin con­tar con un plan in­te­gral mul­ti­sec­to­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.