SO­BRE­VA­LO­RI­ZA­CIÓN DE LA CO­RRE­LA­CIÓN Y LA ES­TA­DÍS­TI­CA EN LA IN­VES­TI­GA­CIÓN

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - WAL­TER

un mo­men­to en la me­to­do­lo­gía de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, que la mul­ti­cau­sa­li­dad pa­ra ex­pli­car los fe­nó­me­nos pro­ble­má­ti­cos, re­pre­sen­tó una re­va­lo­ri­za­ción de la cau­sa­li­dad, y es que se ope­ró una crí­ti­ca a esos li­nea­mien­tos dan­do ori­gen a nue­vos mo­de­los epis­te­mo­ló­gi­cos y teó­ri­co-me­to­do­ló­gi­cos al in­te­rior de las cien­cias y es lo que pro­pi­ció, qué du­da ca­be, una vi­sión on­to­ló­gi­ca dis­tin­ta de la cien­cia. Has­ta la epis­te­mo­lo­gía po­si­ti­vis­ta tu­vo que re­es­truc­tu­rar­se, re­ci­bió por cier­to crí­ti­cas de los mis­mos cien­tí­fi­cos que ori­gi­nal­men­te co­mul­ga­ron con es­ta pers­pec­ti­va. Se cues­tio­nó in­clu­so la le­gi­ti­mi­dad de la cien­cia, por ello se im­pul­só la apa­ri­ción de la epis­te­mo­lo­gía a me­dia­dos del si­glo XIX, cla­ro que nue­vos plan­tea­mien­tos se sus­ci­ta­ron y el más sig­ni­fi­ca­ti­vo fue el apor­te de la es­ta­dís­ti­ca con ba­se en el cálcu­lo de pro­ba­bi­li­da­des. En pu­ri­dad, se re­co­no­ció que no pue­de ha­ber un co­no­ci­mien­to ab­so­lu­to por lo que se des­de­ñó de al­gu­na ma­ne­ra la cau­sa­li­dad, pre­pon­de­ran­do el prin­ci­pio de la co­rre­la­ción, es de­cir al grado de aso­cia­ción en­tre las va­ria­bles. Por me­dio de apli­ca­cio­nes y ope­ra­cio­na­li­za­cio­nes ma­te­má­ti­cas, lo que se bus­ca­ba era la uni­ver­sa­li­za­ción de los da­tos ob­te­ni­dos en una mues­tra sea alea­to­ria, con los con­sa­bi­dos már­ge­nes de error y de con­fian­za. Así se ad­mi­tió la exis­ten­cia del lap­sus pro­ve­nien­te tan­to de la na­tu­ra­le­za del fe­nó­meno co­mo de los ins­tru­men­tos uti­li­za­dos en su re­co­jo, pe­ro es­to ge­ne­ró un nue­vo re­duc­cio­nis­mo al asig­nar­le a la cien­cia ¡un pro­pó­si­to des­crip­ti­vo y no ex­pli­ca­ti­vo! Has­ta se afir­ma­ba que era di­fí­cil en­con­trar re­la­cio­nes cau­sa­les en­tre los fe­nó­me­nos, que lo ade­cua­do era de­mos­trar ni­ve­les de re­la­cio­nes uti­li­zan­do co­rre­la­cio­nes en el cálcu­lo. Es­to no fue gra­tui­to, sig­ni­fi­có la sal­va­ción del em­pi­ris­mo y su mé­to­do, en­rum­ban­do a una “re­la­ción” con el ra­cio­na­lis­mo al ad­mi­tir la teo­ría es­ta­dís­ti­ca, que en un pri­mer mo­men­to se afir­ma­ba que era una sim­ple he­rra­mien­ta au­xi­liar de la in­ves­ti­ga­ción (y cla­ro que lo es). Es­ti­ma­dos, es que an­ta­ño en las in­ves­ti­ga­cio­nes con­ven­cio­na­les se plan­tea­ba un pro­ble­ma de ma­ne­ra em­pí­ri­ca, ob­ser­van­do el fe­nó­meno, pe­ro al no uti­li­zar la ló­gi­ca in­duc­ti­va, se re­cu­rre a ex­per­tos pa­ra va­li­dar o san­cio­nar los ins­tru­men­tos de in­ves­ti­ga­ción co­mo una en­tre­vis­ta, sien­do es­to un cri­te­rio de ver­dad ex­tra­ex­pe­ri­men­tal, en­ten­dien­do que es sig­ni­fi­can­te den­tro de los cri­te­rios de ver­dad del pro­pio em­pi­ris­mo, aho­ra la dia­tri­ba pro­vie­ne cuan­do se uti­li­zan los cri­te­rios va­li­dez y con­fia­bi­li­dad de los ins­tru­men­tos, uti­li­zan­do la es­ta­dís­ti­ca co­mo mo­de­lo de­duc­ti­vo. No hay que con­fun­dir la mues­tra uti­li­zan­do los prin­ci­pios po­si­ti­vis­ta cau­sa­les con una mues­tra pro­ba­bi­lís­ti­ca. El re­sul­ta­do de ex­pe­ri­men­tos ma­te­má­ti­cos, de cálcu­lo rea­li­za­dos pa­ra de­ter­mi­na­dos fi­nes, que has­ta osan de dar co­mo ver­da­de­ros a prio­ri al an­te­ce­der nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes ¡so­bre to­do en De­re­cho! ¿Por qué? Es que no se ana­li­zan o cues­tio­nan sus fun­da­men­tos epis­te­mo­ló­gi­cos ni sus po­si­bles apli­ca­cio­nes. Se­ño­res, no es mi afán cues­tio­nar a la es­ta­dís­ti­ca co­mo cien­cia. Por lo se­ña­la­do ut su­pra, en la cien­cia ju­rí­di­ca, la es­ta­dís­ti­ca con­du­ci­ría en reali­dad a un nue­vo de­ter­mi­nis­mo y con ello a un nue­vo dog­ma­tis­mo cien­tí­fi­co. No es cri­ti­ca­ble que sea un apor­te pa­ra el co­no­ci­mien­to de la reali­dad y que to­do cien­tí­fi­co de­be do­mi­nar­la, pe­ro no es la úni­ca vía pa­ra la ex­pli­ca­ción de la reali­dad. Es ne­ce­sa­rio do­mi­nar­la más allá de su con­si­de­ra­ción téc­ni­ca me­to­do­ló­gi­ca. Es ne­ce­sa­rio en­ten­der la es­ta­dís­ti­ca co­mo teo­ría ma­te­má­ti­ca que es, por lo tan­to es in­dis­pen­sa­ble co­no­cer sus fun­da­men­tos y ver has­ta don­de se pue­de apli­car a un pro­ble­ma de­ter­mi­na­do, so­bre to­do en el De­re­cho, don­de se pro­pen­de a la in­ves­ti­ga­ción cua­li­ta­ti­va cu­yas he­rra­mien­tas son dis­tin­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.