EX­PEC­TA­TI­VAS DE­LI­CA­DAS

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - OS­WAL­DO ÁL­VA­REZ PAZ (*) (*) @osal­paz - oal­va­rez­paz@gmail.com

Por es­tos días es­ta­mos lle­nos de ex­pec­ta­ti­vas con desen­la­ces in­cier­tos. La pri­me­ra de ellas se re­fie­re a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos. ¿Qué pa­sa­rá el mar­tes 8? No lo sa­be­mos, pe­ro sen­ti­mos en el am­bien­te una hon­da preo­cu­pa­ción, in­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do. No sen­ti­mos con­vic­cio­nes pro­fun­das por nin­guno de los dos as­pi­ran­tes fun­da­men­ta­les. Quie­nes ma­ni­fies­tan es­tar con uno o con la otra lo ha­cen de­jan­do en el am­bien­te abier­tas o so­la­pa­das re­ser­vas con re­la­ción a su can­di­da­to. La in­cer­ti­dum­bre es enor­me. La gran ven­ta­ja pa­ra el pue­blo de ese gran país es la so­li­dez de sus ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les. Los ra­di­ca­lis­mos arbitrarios o las cal­cu­la­das des­via­cio­nes en el ejer­ci­cio de la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra, han en­con­tra­do siem­pre y en­con­tra­rán de nue­vo, mu­ros de con­ten­ción e ins­tru­men­tos pa­ra man­te­ner esas des­via­cio­nes den­tro de lí­mi­tes ra­zo­na­bles. Por su­pues­to, en el ca­so de que lle­ga­ran a pre­sen­tar­se. Es­ta­mos a las puer­tas tam­bién de un nue­vo pro­ce­so elec­to­ral en Ni­ca­ra­gua. Daniel Or­te­ga ha he­cho y si­gue ha­cien­do lo que le da la ga­na pa­ra re­te­ner el po­der jun­to a su po­lé­mi­ca es­po­sa. Mo­di­fi­ca­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, alla­na­mien­to y des­ti­tu­ción de ca­si 30 par­la­men­ta­rios opo­si­to­res y mu­cho más, son fac­to­res que han de­ter­mi­na­do la no par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so del prin­ci­pal par­ti­do opo­si­tor. Ma­las se­ña­les to­das. Ca­mi­nan en la di­rec­ción del Ma­du­ro-cha­vis­mo cas­tris­ta que go­bier­na en Ve­ne­zue­la. Oja­lá cuan­to se vi­ve en la Ni­ca­ra­gua de hoy no pre­ci­pi­te un con­flic­to ma­yor co­mo la gue­rra ci­vil, in­clui­do el pos­te­rior pro­ce­so con la lla­ma­da Con­tra, con el sal­do no desea de de­ce­nas de mi­les de muer­tos y he­ri­dos. No hay una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia en la Ni­ca­ra­gua or­te­guis­ta. Ya ve­re­mos. En Ve­ne­zue­la, des­de don­de es­cri­bo, por in­ter­me­dia­ción del Va­ti­cano se ha ini­cia­do un tí­mi­do pro­ce­so de diá­lo­go en con­di­cio­nes to­tal­men­te des­ven­ta­jo­sas pa­ra la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca. El plan­tea­mien­to opo­si­tor es­tá cen­tra­do en el res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca que se­ña­la los ca­mi­nos elec­to­ra­les po­si­bles pa­ra ini­ciar el cam­bio de ré­gi­men. El re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio es uno de ellos. El ré­gi­men olím­pi­ca­men­te lo des­co­no­ce y se bur­la des­ca­ra­da­men­te. Tam­bién el res­pe­to a la Car­ta Mag­na con re­la­ción a la li­ber­tad de unos dos cen­te­na­res de pre­sos po­lí­ti­cos, que más que pre­sos son ver­da­de­ros rehe­nes úti­les pa­ra el go­bierno y sus li­mi­ta­dí­si­mas con­ce­sio­nes. In­clu­yen los plan­tea­mien­tos opo­si­to­res todo lo re­la­ti­vo a la ca­da día más gra­ve cri­sis hu­ma­ni­ta­ria re­pre­sen­ta­da en el ham­bre y la gra­ve pro­ble­má­ti­ca de sa­lud. No hay co­mi­da ni me­di­ci­nas. Se aca­ba­ron los dó­la­res pa­ra las im­por­ta­cio­nes y el apa­ra­to pro­duc­ti­vo de la ciu­dad y del cam­po ha si­do des­trui­do. Se agre­ga la in­se­gu­ri­dad de las per­so­nas y de los bie­nes. El ré­gi­men se bur­la de es­tos plan­tea­mien­tos. No se vis­lum­bra na­da bueno co­mo con­se­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.