LA RE­VO­LU­CIÓN DE LAS FIN­TECH

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - SER­GIO SA­LI­NAS

as Fin­Tech, em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en la aten­ción de seg­men­tos es­pe­cí­fi­cos del mer­ca­do de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros (trans­fe­ren­cias, prés­ta­mos e in­ver­sión de di­ne­ro, por ejem­plo), uti­li­zan las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción dis­po­ni­bles hoy en día, pa­ra co­nec­tar di­rec­ta­men­te a los de­man­dan­tes del ser­vi­cio con los ofer­tan­tes, a cos­to muy ba­jo y con ma­yor ra­pi­dez (B2B, P2P o si­mi­la­res). Cla­ra­men­te, los po­ten­cia­les per­de­do­res de es­tas in­no­va­cio­nes son los in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros: ¿pa­ra qué un clien­te va a usar el ban­co, pa­gan­do co­mi­sio­nes y ta­sas, cuan­do pue­de sa­tis­fa­cer su ne­ce­si­dad di­rec­ta­men­te a me­nor cos­to? Só­lo en el 2015 se in­vir­tie­ron 22,000 mi­llo­nes de dó­la­res en start ups Fin­Tech (The Fin­Tech Book, 2016). El de­sa­rro­llo de las Fin­Tech en el Pe­rú, sin em­bar­go, re­quie­re con­tar con un mar­co le­gal bá­si­co y ami­ga­ble que las in­cen­ti­ve, y tam­bién mi­ni­mi­ce los ries­gos de frau­de y la­va­do de ac­ti­vos. Por ejem­plo, la tec­no­lo­gía Block­chain, que fun­cio­na co­mo una suer­te de li­bro con­ta­ble ma­yor, don­de se re­gis­tran los abo­nos o sa­li­das en los sal­dos dis­po­ni­bles en cuen­tas in­di­vi­dua­les, per­mi­te el uso de las mo­ne­das di­gi­ta­les co­mo me­dio de pa­go, pe­ro ello re­quie­re re­gu­lar pre­via­men­te su uso le­gal (¿de­be in­ter­ve­nir el BCR?). En el 2015, la Unión Eu­ro­pea ha apro­ba­do la Di­rec­ti­va PSD II, y el Es­ta­do de Ca­li­for­nia, USA (en­tre otros), ha re­gu­la­do su uso en transac­cio­nes re­gu­la­res. Tam­bién es hoy po­si­ble ob­te­ner fi­nan­cia­mien­to pa­ra pro­yec­tos a tra­vés del crowd­fun­ding, que con­sis­te, en bue­na cuen­ta, en for­mu­lar una ofer­ta pa­ra cap­tar fon­dos di­ri­gi­da al público a tra­vés de una co­mu­ni­dad Fin­Tech, pre­sen­tan­do cier­ta in­for­ma­ción. In­clu­so, se pue­de leer avi­sos en El Co­mer­cio in­vi­tan­do a in­ver­tir ba­jo es­ta mo­da­li­dad, ¿pe­ro quién re­gu­la que la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da sea co­rrec­ta o ve­raz? ¿Se pue­de cap­tar li­bre­men­te di­ne­ro del público en ge­ne­ral, sin au­to­ri­za­ción al­gu­na? ¿Qué pa­sa si los fon­dos no se des­ti­nan al pro­yec­to ofre­ci­do? Por otro la­do, se re­quie­re fa­ci­li­tar el uso de pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas com­pa­ti­bles en­tre las en­ti­da­des ban­ca­rias y las Fin­Tech, pues de lo con­tra­rio se­ría muy cos­to­so in­te­grar a los clien­tes de la ban­ca tra­di­cio­nal con los ser­vi­cios desa­rro­lla­dos por las Fin­Tech, con­vir­tién­do­se, de fac­to, en una ba­rre­ra de en­tra­da al mer­ca­do. En el 2015, el Reino Uni­do ha lan­za­do una ini­cia­ti­va in­tere­san­te pa­ra abrir la da­ta del sis­te­ma ban­ca­rio (API Ini­tia­ti­ve), pro­mo­ver la com­pe­ten­cia y ace­le­rar la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca en be­ne­fi­cio de los clien­tes de los ban­cos. El cam­bio es irre­ver­si­ble. ¡La re­gu­la­ción de­be po­ner­se al día ya!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.