TO­DA­VÍA CON ES­TA­DIOS IN­SE­GU­ROS

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Las au­to­ri­da­des de la Onagi (Ofi­ci­na Na­cio­nal de Go­bierno In­te­rior) vie­ron por con­ve­nien­te sus­pen­der -en reite­ra­da de­ci­sión- la rea­li­za­ción del en­cuen­tro de­por­ti­vo en­tre los clu­bes Uni­ver­si­ta­rio y Alian­za Li­ma, el clá­si­co del fút­bol pe­ruano, de­bi­do a la fal­ta de ga­ran­tías en el es­ta­dio Mo­nu­men­tal, y pe­se a que el en­cuen­tro es­ta­ba fi­ja­do pa­ra con­cre­tar­se a puer­tas ce­rra­das. Co­mo se re­cuer­da, di­cho es­ta­dio y sus al­re­de­do­res han si­do es­ce­na­rios trá­gi­cos a cau­sa de la pér­di­da de vi­das hu­ma­nas de jó­ve­nes hin­chas, pe­ro -pe­se al tiem­po trans­cu­rri­do- ni el Club Uni­ver­si­ta­rio ni las au­to­ri­da­des han lo­gra­do des­ac­ti­var esa bom­ba de tiem­po que re­pre­sen­ta siem­pre di­cha pla­za fut­bo­le­ra ubi­ca­da en el dis­tri­to de Ate y co­lin­dan­te con La Mo­li­na. La­men­ta­ble­men­te esa fal­ta de ga­ran­tías se ex­tien­de has­ta hoy y aca­so la he­ren­cia de­ja­da por otras ad­mi­nis­tra­cio­nes en lu­gar de ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra una vi­da nor­mal en la zo­na, to­da­vía per­mi­te que ron­de el fan­tas­ma de la muer­te, lo que com­pli­ca tam­bién a los ve­ci­nos que han te­ni­do que en­re­jar las ca­lles y sus ca­sas por te­mor a los fre­cuen­tes des­ma­nes que oca­sio­nan per­so­nas de mal vi­vir que se in­fil­tran en las ba­rras de fút­bol, se­gu­ra­men­te pre­mu­ni­dos de al­cohol y dro­gas pa­ra co­mer­cia­li­zar, cuan­do no mi­dien­do fuer­zas por re­ci­bir más en­tra­das a las ofre­ci­das. Cuan­do una per­so­na ha­ce una mi­ra­da re­tros­pec­ti­va pue­de con­fir­mar que an­ta­ño el fút­bol, y más to­da­vía un clá­si­co, era la oca­sión de una fies­ta de­por­ti­va, era asis­tir a un es­pec­tácu­lo y dis­fru­tar in­clu­so con la fa­mi­lia el buen jue­go de fut­bo­lis­tas que ama­ban la ca­mi­se­ta y que mos­tra­ban su ar­te y ha­bi­li­da­des an­te las tri­bu­nas. Pe­ro hoy ni exis­te buen fút­bol, ni hay bue­nos fut­bo­lis­tas y en­ci­ma las pi­ra­ñas o pan­di­llas to­man los es­ta­dios de­mos­tran­do con ello que el pro­ble­ma no so­lo se con­cen­tra en el es­ta­dio Mo­nu­men­tal sino que apa­re­cen tam­bién otros es­ce­na­rios de­por­ti­vos en pro­vin­cias que no guar­dan las ga­ran­tías pa­ra el pú­bli­co. Es una pe­na que es­te ti­po de si­tua­cio­nes se ha­yan agra­va­do en los úl­ti­mos cin­co años y no exis­ta to­da­vía una luz al fi­nal del tú­nel, to­da vez que los di­ri­gen­tes de los clu­bes y los je­fes de las ba­rras no tie­nen el con­trol ab­so­lu­to de la gen­te que hin­cha por equi­pos y que no pue­den con­tro­lar en­tre sus ba­rras la pre­sen­cia de in­di­vi­duos al mar­gen de la ley que in­flu­yen en al­gu­nos hin­chas pa­ra sa­lir­se de con­tex­to y co­me­ter fal­tas, cuan­do no de­li­tos, den­tro y fue­ra de los es­ta­dios. Aho­ra bien, al mar­gen de lo que se de­ter­mi­ne fi­nal­men­te con el clá­si­co, su pú­bli­co, su ta­qui­lla y lo que fue­re, lo que pri­ma en ge­ne­ral es que las au­to­ri­da­des del Eje­cu­ti­vo, y por su­pues­to los go­bier­nos lo­ca­les, apli­quen me­di­das pa­ra de­vol­ver­le a los es­ce­na­rios de­por­ti­vos las se­gu­ri­da­des del ca­so, pe­ro es­to no se lo­gra­rá si no exis­te un com­pro­mi­so real y efec­ti­vo por par­te de los di­ri­gen­tes del fút­bol, los que han fir­ma­do mon­to­nes de com­pro­mi­sos y la­men­ta­ble­men­te po­co han cum­pli­do. La au­to­ri­dad en to­do or­den de co­sas na­ce de la ca­be­za, y si eso fa­lla, en­ton­ces en los clu­bes de fút­bol tam­bién van a fa­llar los man­dos me­dios y los res­pon­sa­bles de las ba­rras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.