EL GARANTISMO PRO­CE­SAL

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - GUI­DO ÁGUI­LA GRA­DOS

El pro­ce­so ju­di­cial es el me­ca­nis­mo crea­do por el De­re­cho co­mo úl­ti­ma al­ter­na­ti­va pa­ra so­lu­cio­nar un con­flic­to de in­tere­ses. Y, por en­de, la más im­por­tan­te ga­ran­tía que tie­ne una per­so­na pa­ra la de­fen­sa de sus de­re­chos y li­ber­ta­des. Por ello, la tras­cen­den­cia que tie­nen los de­re­chos de tu­te­la ju­ris­dic­cio­nal efec­ti­va y de­bi­do pro­ce­so que son in­he­ren­tes e in­dis­pen­sa­bles en to­do jui­cio. Am­bos son de­re­chos “con­ti­nen­tes” que, a su vez, en­vuel­ven una se­rie de de­re­chos fun­da­men­ta­les que ha­cen a la esen­cia y sen­ti­do del pro­ce­so. Sin em­bar­go, co­mo es co­mún en el De­re­cho, las ins­ti­tu­cio­nes son vis­tas con di­fe­ren­tes pris­mas, no siem­pre ade­cua­dos. En es­te es­ce­na­rio, el garantismo pro­pug­na un pro­ce­so con irres­tric­to res­pe­to de la Cons­ti­tu­ción. Es­to que pue­de pa­re­cer una ver­dad de Pe­ro­gru­llo, no lo es. An­te una reali­dad que pre­sio­na por­que se lo­gre fi­na­li­zar los mi­llo­nes de pro­ce­sos en mar­cha y se dis­mi­nu­ya la al­tu­ra de las pe­no­sas pi­las de ex­pe­dien­tes en los juz­ga­dos, se ha ins­ta­la­do a ni­vel legislativo, doc­tri­na­rio y ju­ris­pru­den­cial, la idea de que el ba­ri­cen­tro del pro­ce­so es la efi­cien­cia. Se le co­no­ce co­mo efi­cien­tis­mo ju­di­cial. To­dos que­re­mos un pro­ce­so efi­cien­te y efi­caz. Pe­ro no es el pun­to so­bre el que de­be gi­rar un pro­ce­so de­bi­do. Hay só­li­das y cen­te­na­rias co­lum­nas de prin­ci­pios co­mo la im­par­cia­li­dad del juz­ga­dor, la igual­dad de ar­mas o la pre­sun­ción de inocen­cia que son ban­de­ras que se enar­bo­lan en los li­bros y en los dis­cur­sos, pe­ro que pa­re­cen ocul­tar­se en la prác­ti­ca. El juez nun­ca va a te­ner un pa­pel pa­si­vo en un pro­ce­so. Nun­ca. Es el que va a ex­pe­dir la más im­por­tan­te re­so­lu­ción que exis­ta en un jui­cio: la sen­ten­cia. Pe­ro el de­ba­te es úni­ca y ex­clu­si­va­men­te de las par­tes. Cual­quier atis­bo o se­ñal de in­ter­ven­ción de la au­to­ri­dad pa­ra ni­ve­lar una asi­me­tría de las par­tes en el jui­cio es una for­ma de pa­ter­na­lis­mo ju­rí­di­co. Jus­ti­fi­ca­do cuan­do se bus­ca pro­te­ger la vi­da y la sa­lud de to­dos los ciu­da­da­nos, pe­ro inaceptable en es­ta se­de don­de el Es­ta­do pro­pug­na y ga­ran­ti­za la de­fen­sa en jui­cio. No es cohe­ren­te que el Es­ta­do reali­ce el pa­pel de un pa­dre pa­ra con su hi­jo con un pro­fe­sio­nal del De­re­cho. Exi­ja­mos más a ca­da uno de los ac­to­res del dra­ma ju­di­cial: al abo­ga­do de­fen­sor más pre­pa­ra­ción y es­pe­cia­li­za­ción, al fis­cal una acu­sa­ción só­li­da y re­que­ri­mien­tos de­bi­da­men­te sus­ten­ta­dos y al juez una de­di­ca­ción e im­par­cia­li­dad in­fran­quea­bles. Ha­ga­mos lo que nos se­ña­la la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.