SIS­TE­MA PLEBISCITARIO DE DES­TI­TU­CIÓN DEL PRE­SI­DEN­TE

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - JAVIER VA­LLE RIES­TRA

Si­guien­do el prin­ci­pio que quien nom­bra a un fun­cio­na­rio es quien de­be se­pa­rar­lo, ha­bría que acu­dir a un ple­bis­ci­to. Real­men­te tal sis­te­ma so­lo se­ría vá­li­do den­tro de la De­mo­cra­cia grie­ga, que se rea­li­za­ba en la pla­za pú­bli­ca, pe­ro no den­tro de los per­fi­les ac­tua­les de la po­lí­ti­ca. Pe­se a es­to, la Cons­ti­tu­ción de Wei­mar, en su ar­tícu­lo 43°, per­mi­tía al Reichs­tag ape­lar al Pue­blo pa­ra des­ti­tuir al Pre­si­den­te. Pe­ro no obs­tan­te an­te­ce­den­tes de tan­ta im­por­tan­cia, de­be­mos re­co­no­cer que las con­sul­tas ple­bis­ci­ta­rias no dan re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble, ade­más de pro­du­cir per­tur­ba­cio­nes y la exal­ta­ción de los fa­na­tis­mos par­ti­da­rios. Mon­tes de Oca se­ña­la: “La cau­sa que mo­ti­va la in­ca­pa­ci­dad pue­de ser de di­fí­cil apre­cia­ción por el pue­blo; el mal desem­pe­ño de las fun­cio­nes pre­si­den­cia­les pue­de ema­nar de cues­tio­nes in­ter­na­cio­na­les, por ejem­plo, que de­ben man­te­ner­se has­ta cier­to pun­to re­ser­va­das, o de cual­quier in­ci­den­cia que no es­té al al­can­ce de la mu­che­dum­bre”. Pe­se a que la opi­nión de Mon­tes de Oca es­tá car­ga­da de sa­bor an­ti­de­mo­crá­ti­co, por aque­llo de “di­fí­cil apre­cia­ción por el pue­blo” o de la in­ci­den­cias “que no es­tán al al­can­ce de la mu­che­dum­bre”, nos so­li­da­ri­za­mos con su vo­to con­tra­rio por­que coin­ci­di­mos en que el re­cu­rrir al ple­bis­ci­to es un sis­te­ma en­go­rro­so y mul­ti­tu­di­na­rio que no po­dría ser usa­do con fre­cuen­cia. ¿Y la Cor­te Su­pre­ma? Jefferson re­pro­ba­ba la cons­ti­tu­ción de un tri­bu­nal es­pe­cial pa­ra juz­gar los de­li­tos po­lí­ti­cos, y ex­pli­ca­ba sus te­mo­res a es­te res­pec­to en una car­ta a Ma­di­son, fe­cha­da el 17 de fe­bre­ro de 1798: “Yo no veo –de­cía- en es­te mo­do de pro­ce­der por im­peach­ment, sino el ar­ma más for­mi­da­ble que ha­ya si­do po­si­ble po­ner en las ma­nos de una fac­ción do­mi­nan­te. Se­ría el más se­gu­ro ins­tru­men­to pa­ra des­em­ba­ra­zar­se de to­do hom­bre que con­tra­riar­se sus mi­ras… Los tri­bu­na­les or­di­na­rios que pa­re­cen bas­tar a to­do lo que se pue­da desear, pa­ra el cas­ti­go de los cul­pa­bles, y la his­to­ria nos mues­tra que el im­peach­ment ha si­do más bien el ar­ma de las pa­sio­nes, que el ins­tru­men­to de la jus­ti­cia”. Si­guien­do es­te cri­te­rio, se ex­po­ne que la Cor­te Su­pre­ma es el más al­to Tri­bu­nal de una Na­ción y que no se sa­be cuál es el mo­ti­vo por el que no pue­da atri­buír­se­le el juz­ga­mien­to del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. “Se di­rá –es­cri­be Co­pe­te Li­za­rral­de- que la Cor­te Su­pre­ma tam­bién pue­de es­tar ba­jo la in­fluen­cia de la pa­sión po­lí­ti­ca, lo cual es cier­to, pe­ro mien­tras es una anor­ma­li­dad la exis­ten­cia de una Cor­te de Jus­ti­cia po­lí­ti­ca, el Se­na­do es y de­be ser por esen­cia una cor­po­ra­ción po­lí­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.