LA BES­TIA DEL SENSACIONALISMO ME­DIÁ­TI­CO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GARCÍA MI­RÓ ELGUERA

La pren­sa ama­ri­lla vie­ne es­par­cién­do­se co­mo la­va de vol­cán en erup­ción des­tru­yen­do to­do lo que en­cuen­tra a su pa­so. La com­pe­ten­cia de las anó­ni­mas e im­pe­tuo­sas re­des so­cia­les vie­ne im­pul­san­do un po­de­ro­so ama­ri­llis­mo me­diá­ti­co. El sensacionalismo o ama­ri­llis­mo es una le­tal va­rian­te de la pren­sa, usa­da pa­ra cau­sar im­pac­to en la gen­te a cos­ta de al­te­rar de ver­dad de los he­chos. In­clu­si­ve fal­sear­los exa­cer­ban­do, ade­más, el ma­les­tar ciu­da­dano al in­ci­tar su­til­men­te a la vio­len­cia en des­me­dro de la paz so­cial. Es, por cier­to, tam­bién un su­ce­dá­neo del post­mo­der­nis­mo con­tes­ta­ta­rio y re­bel­de que ne­ce­si­ta nu­trir­se del es­cán­da­lo, los excesos y la su­ce­sión de emo­cio­nes de ca­da vez ma­yor pro­por­ción y ries­go. Por ello ape­la a ex­ci­tar el mor­bo hu­mano, des­ta­can­do en las in­for­ma­cio­nes aquel tru­cu­len­to ses­go pa­to­ló­gi­co que atrae al lec­tor. No obs­tan­te es­ta de­for­ma­ción se ob­ser­va mu­chí­si­mo más en la pren­sa te­le­vi­si­va que en la es­cri­ta e in­clu­so la ra­dial. La te­le­vi­sión pe­rua­na ac­tual es el pa­ra­dig­ma del ama­ri­llis­mo sen­sa­cio­na­lis­ta lle­va­do a la es­qui­zo­fre­nia. Los no­ti­cie­ros so­la­men­te trans­mi­ten san­gre, mi­se­ria, su­cie­dad; es de­cir, el es­tiér­col de una so­cie­dad. Cuan­do lo que ha­ce fal­ta es edu­car­la pa­ra que no si­ga vi­vien­do en un en­torno in­fe­liz. Pe­ro co­mo, pre­ci­sa­men­te, la gran au­dien­cia te­le­vi­si­va es­tá con­for­ma­da por per­so­nas des­afor­tu­na­das, la pren­sa ama­ri­lla irri­ta el án­gu­lo do­lo­ro­so co­mo ful­mi­nan­te pa­ra cap­tar su aten­ción, vol­vién­do­se un círcu­lo vi­cio­so que tan só­lo exa­cer­ba lo peor de una ciu­da­da­nía. Así co­mo la so­cie­dad se re­tro­ali­men­ta mi­rán­do­se al es­pe­jo de la vi­da -cu­ya ima­gen re­ci­be re­fle­ja­da en la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­tai­gual ocu­rre con los de­más ám­bi­tos que la ro­dean. El po­lí­ti­co prin­ci­pal­men­te. El ama­ri­llis­mo ex­trae lo peor de la vi­da po­lí­ti­ca, trans­for­mán­do­la en man­tra que sig­ni­fi­ca co­rrup­ción, inep­ti­tud y cual­quier otro ad­je­ti­vo que con­si­ga de­fi­nir­la co­mo lo peor. Es­ta ha si­do la la­bor de la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta des­de los úl­ti­mos cam­bios que ha su­fri­do el pe­rio­dis­mo en el Perú. El pri­me­ro fue en los ochen­ta, lue­go que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción fue­ron de­vuel­tos a sus due­ños tras do­ce años de se­cues­tro por la dic­ta­du­ra ve­las­quis­ta, con el en­tu­sias­ma­do aplau­so de la iz­quier­da. La li­ber­tad de pren­sa em­pe­zó a vi­rar ha­cia el li­ber­ti­na­je ama­ri­llis­ta que la con­du­jo a un ca­lle­jón sin sa­li­da. En­ton­ces lle­gó el fu­ji­mon­te­si­nis­mo y la ba­na­li­zó. Ini­cial­men­te con pre­ben­das; lue­go com­pran­do las con­cien­cias de mu­chos pe­rio­dis­tas y due­ños de me­dios es­cri­tos, ra­dia­les y te­le­vi­si­vos. En los al­bo­res del si­glo XXI al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo­gra­ron sa­cu­dir­se de esa co­rrup­ción. Aun­que ya se le ha­bía cau­sa­do gra­ví­si­mo da­ño al pres­ti­gio del pe­rio­dis­mo con­ven­cio­nal. En pa­ra­le­lo sur­gie­ron las re­des so­cia­les. Es­tas em­pe­za­ron a com­pe­tir ba­jo un ses­go fres­co don­de el re­cep­tor de la no­ti­cia in­ter­ac­túa con el pro­pio emi­sor. Pe­ro so­bre to­do pro­du­jo un gi­ro co­per­ni­cano orien­ta­do a trans­mi­tir anó­ni­mos ru­mo­res, chis­mes, men­ti­ras, di­fa­ma­cio­nes. Es­ta se­gun­da mu­ta­ción pe­rio­dís­ti­ca an­cló a la gen­te al nue­vo es­ti­lo de co­mu­ni­ca­ción -las re­des- in­du­cién­do­la a aban­do­nar los me­dios tra­di­cio­na­les. Ello obli­gó a que és­tos res­pon­die­ran ele­van­do sus de­ci­be­les in­for­ma­ti­vos, car­gán­do­se al sensacionalismo. Y en ello an­da­mos, es­ti­ma­do lec­tor, so­me­ti­dos a la bes­tia del sensacionalismo me­diá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.