ANULABILIDAD DEL MA­TRI­MO­NIO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - DR. LUIS SÁN­CHEZ GON­ZA­LES

La se­ma­na an­te­pa­sa­da he­mos tra­ta­do so­bre la nu­li­dad del ma­tri­mo­nio pre­ci­san­do que el ac­to ju­rí­di­co de la ce­le­bra­ción del ma­tri­mo­nio na­ce nu­lo por ha­ber­se ce­le­bra­do con per­so­na in­ca­paz ab­so­lu­ta, es de­cir que no pue­den ejer­cer sus de­re­chos, de­be­res y obli­ga­cio­nes por pa­de­cer de una en­fer­me­dad men­tal que los li­mi­ta a com­pren­der la na­tu­ra­le­za del ac­to. En el ca­so de la anulabilidad del ma­tri­mo­nio, el ac­to ju­rí­di­co se consagra con las for­ma­li­da­des de fon­do y for­ma que exi­ge la ley. Pe­ro pos­te­rior­men­te al ma­tri­mo­nio pue­de ser sus­cep­ti­ble de ser anu­la­do si exis­ten las cau­sa­les pre­cep­tua­das en el ar­tícu­lo dos­cien­tos se­ten­ta y sie­te del Có­di­go Ci­vil, es de­cir, los que ado­le­cie­ran de en­fer­me­dad crónica, con­ta­gio­sa y trans­mi­si­ble por he­ren­cia, o vi­cio que cons­ti­tu­ya pe­li­gro pa­ra la pro­le, por ejem­plo una en­fer­me­dad de trans­mi­sión se­xual, si­da, go­no­rrea o sí­fi­lis. Otra de las cau­sa­les es de quien no se ha­lla en pleno ejer­ci­cio de sus fa­cul­ta­des men­ta­les por una cau­sa pa­sa­je­ra. La ac­ción so­lo pue­de ser in­ter­pues­ta por él, den­tro de los dos años de ce­le­bra­do el ma­tri­mo­nio y siem­pre que no ha­ya he­cho vi­da en co­mún du­ran­te seis me­ses des­pués de des­apa­re­ci­da la cau­sa. Igual­men­te se anu­la el ma­tri­mo­nio cuan­do la per­so­na que lo con­trae por error so­bre la iden­ti­dad fí­si­ca del otro con­tra­yen­te o por ig­no­rar al­gún de­fec­to sus­tan­cial del mis­mo que ha­ga in­so­por­ta­ble la vi­da en co­mún. Se repu­tan de­fec­tos sus­tan­cia­les, la vi­da des­hon­ro­sa, la ho­mo­se­xua­li­dad, la to­xi­co­ma­nía, la en­fer­me­dad gra­ve de ca­rác­ter cró­ni­co, la con­de­na por de­li­to do­lo­so a más de dos años de pe­na pri­va­ti­va de la li­ber­tad o el ocul­ta­mien­to de la es­te­ri­li­za­ción o del di­vor­cio. La ac­ción pue­de ser ejer­ci­ta­da so­lo por el cón­yu­ge per­ju­di­ca­do, den­tro del pla­zo de dos años de ce­le­bra­do. Se anu­la el ac­to ju­rí­di­co del ma­tri­mo­nio, quien lo con­trae ba­jo amenaza de un mal gra­ve e in­mi­nen­te, ca­paz de pro­du­cir en el ame­na­za­do un es­ta­do de te­mor, sin el cual no lo hu­bie­ra con­traí­do. Pa­ra es­ta cau­sal es im­por­tan­te la pe­ri­cia psi­co­ló­gi­ca pa­ra eva­luar has­ta qué pun­to la amenaza ha con­di­cio­na­do a la per­so­na a ce­le­brar el ma­tri­mo­nio, de­bien­do el juez apre­ciar las cir­cuns­tan­cias en que se ha pro­du­ci­do es­te even­to. Otra cau­sal no me­nos im­por­tan­te es de quien ado­le­ce de im­po­ten­cia ab­so­lu­ta al tiem­po de ce­le­brar­lo. La ac­ción co­rres­pon­de a am­bos cón­yu­ges y es­tá ex­pe­di­ta en tan­to sub­sis­ta la im­po­ten­cia. No pro­ce­de la anu­la­ción si nin­gu­na los cón­yu­ges pue­de rea­li­zar la có­pu­la se­xual. Cuán im­por­tan­te es que las pa­re­jas se co­noz­can, al igual que las fa­mi­lias pa­ra sa­ber con quién se va a unir y pre­ve­nir una des­cen­den­cia sa­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.