PRO­FE­SOR, ¿SE PUE­DEN ELI­MI­NAR LAS CO­RRI­DAS DE TO­ROS?

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - MAR­TÍN BE­LAUN­DE MOREYRA

El otro día al ter­mi­nar mi cla­se de de­re­cho, una alum­na se me acer­có y me hi­zo la pre­gun­ta del tí­tu­lo del pre­sen­te ar­tícu­lo, in­qui­rien­do qué po­día ha­cer pa­ra con­tri­buir a la prohi­bi­ción de las co­rri­das de to­ros en el Pe­rú. De in­me­dia­to le con­tes­té que me sor­pren­día su in­te­rro­gan­te, por­que ese es­pec­tácu­lo cons­ti­tu­ye una lar­ga tra­di­ción na­cio­nal, que se re­mon­ta al si­glo XVI con la in­tro­duc­ción del ga­na­do va­cuno, y más con­cre­ta­men­te del ga­na­do de li­dia, que es una es­pe­cie muy par­ti­cu­lar que so­lo sir­ve pa­ra ese fin. Es una afi­ción ar­tís­ti­ca de­por­ti­va oriun­da del me­dioe­vo ibé­ri­co (tam­bién en Por­tu­gal sin la úl­ti­ma suer­te) y del sur de Fran­cia. De la pe­nín­su­la pa­só a las Amé­ri­cas, con­cre­ta­men­te a Mé­xi­co, Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia, Ecua­dor y Pe­rú. En los de­más paí­ses ibe­roa­me­ri­ca­nos, así sean de tra­di­ción ga­na­de­ra, las co­rri­das de to­ros fue­ron prohi­bi­das en el si­glo XIX o nun­ca hu­bo, co­mo se­ría el ca­so del Bra­sil. En Uru­guay, sin em­bar­go, se cons­tru­yó una pla­za de to­ros en la ciu­dad de Co­lo­nia, muy cer­ca del Río de la Pla­ta, ja­más uti­li­za­da, pe­ro ex­hi­bi­da co­mo uno de los atrac­ti­vos de la ciu­dad. En el Pe­rú la afi­ción tau­ri­na es muy gran­de en la costa, así co­mo en la sie­rra cen­tral y nor­te, par­ti­cu­lar­men­te en La Li­ber­tad y Ca­ja­mar­ca, don­de las co­rri­das atraen a mul­ti­tu­des que lle­nan los co­sos, al­gu­nos ca­si tan gran­des co­mo nues­tra Pla­za de Acho cons­trui­da en 1766, cu­yo aniver­sa­rio de 250 años he­mos ce­le­bra­do es­ta se­ma­na con un lleno de ban­de­ra. Sin du­da con­tri­bu­yó a esa pla­za col­ma­da, la pre­sen­cia de nues­tro más acla­ma­do dies­tro, el to­re­ro Ro­ca Rey que ha al­can­za­do gran fa­ma en Es­pa­ña y Amé­ri­ca. En las úl­ti­mas dé­ca­das ha sur­gi­do un mo­vi­mien­to an­ti­tau­rino que pre­ten­de im­po­ner a los de­más su re­cha­zo a la tau­ro­ma­quia, es­gri­mien­do ra­zo­nes que pue­den ser res­pe­ta­bles en un plano in­di­vi­dual, pe­ro que no de­ben ser el re­sul­ta­do de un ava­sa­lla­mien­to ideo­ló­gi­co-cul­tu­ral. Per­so­nal­men­te a mí me gus­tan los to­ros pro­cu­ran­do ir cuan­do me es po­si­ble y no veo nin­gu­na ra­zón va­le­de­ra pa­ra que en el Pe­rú se pre­ten­da prohi­bir a las co­rri­das. Con eso se in­va­de la afi­ción de cen­te­na­res de mi­les, qui­zás has­ta de al­gu­nos mi­llo­nes de per­so­nas ha­cia la fies­ta brava y eso no es otra co­sa que una im­po­si­ción agre­si­va de una mi­no­ría so­bre una lar­ga ma­yo­ría. En Bar­ce­lo­na el go­bierno au­to­nó­mi­co ca­ta­lán ha prohi­bi­do los to­ros y ce­rra­do su his­tó­ri­ca pla­za tau­ri­na, pro­ba­ble­men­te tan gran­de co­mo la de Ma­drid, mo­vi­do por un sen­ti­mien­to con­tra­rio a sus com­pa­trio­tas del res­to de Es­pa­ña. No es un pre­ce­den­te pa­ra el Pe­rú, así lo res­pe­te­mos. Ca­ta­lu­ña se­rá au­tó­no­ma pe­ro el Pe­rú es so­be­rano.

Opinions

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.