CU­BA Y EL CAM­BIO DE FIDEL

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - ÁNTERO FLO­RES-ARÁOZ

Ha­ce al­go más de me­dio si­glo, se ins­tau­ró en Cu­ba el ré­gi­men so­cia­lis­ta y au­to­ri­ta­rio que li­de­ró Fidel Cas­tro, quien en el año 2006 fue re­em­pla­za­do por su her­mano Raúl, por cau­sa de en­fer­me­dad del pri­me­ro. Los lar­gos años de la he­ge­mo­nía de los her­ma­nos Cas­tro no han lo­gra­do el desa­rro­llo de Cu­ba, aun­que pue­den ex­hi­bir lo­gros en ma­te­ria de sa­lud, edu­ca­ción y de­por­tes. Sus pla­nes económicos han fra­ca­sa­do, las li­ber­ta­des bri­llan por su au­sen­cia, sien­do su aper­tu­ra al mun­do aún tí­mi­da y li­mi­ta­da. Es in­creí­ble que Cu­ba, tan cer­ca­na geo­grá­fi­ca­men­te a los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca y en ge­ne­ral al mun­do oc­ci­den­tal, se en­cuen­tre al mis­mo tiem­po tan ale­ja­da de ellos en lo que se re­fie­re a la eco­no­mía, al in­ter­cam­bio co­mer­cial, a las in­ver­sio­nes y a to­dos los as­pec­tos que la glo­ba­li­za­ción per­mi­te. Ca­yó el Mu­ro de Berlín, al igual que la Cor­ti­na de Hie­rro; la an­ti­gua Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas se des­mem­bró y se in­cor­po­ró al sis­te­ma eco­nó­mi­co oc­ci­den­tal; gran par­te de los paí­ses eu­ro­peos se in­te­gra­ron en la Unión Eu­ro­pea, y en el orien­te, Chi­na abrió sus puer­tas a la in­ver­sión in­ter­na­cio­nal y guar­dó en los ar­chi­vos de la his­to­ria al ya de­cré­pi­to so­cia­lis­mo maoís­ta, co­mo tam­bién acon­te­ció con di­fe­ren­te pro­fun­di­dad en otros lu­ga­res del pla­ne­ta. La­men­ta­ble­men­te na­da de esto ha te­ni­do ma­yor in­fluen­cia en Cu­ba. Co­mo no se pue­de es­tar per­ma­nen­te­men­te ais­la­do del res­to del mun­do, por más que Cu­ba sea una is­la, el fe­nó­meno de la glo­ba­li­za­ción ten­drá que de­jar­le su hue­lla y en­ten­der que el sis­te­ma que im­pu­sie­ron los her­ma­nos Cas­tro no fun­cio­na. Re­cien­te­men­te, Fidel Cas­tro con­ce­dió en­tre­vis­ta a Jef­frey Gold­berg para la re­vis­ta “The Atlan­tic Monthly”, a quien ex­pre­só que el mo­de­lo cu­bano no fun­cio­na, ni para Cu­ba ni para el res­to del mun­do. Aun­que pos­te­rior­men­te se ha tra­ta­do de mo­du­lar la ex­pre­sión e in­clu­so des­men­tir­la, lo cier­to es que lo que se di­jo es la ver­dad, y que mien­tras el res­to de paí­ses avan­zan, pe­ro a dis­tin­tas ve­lo­ci­da­des, Cu­ba se ha es­tan­ca­do, ca­re­cen sus ciu­da­da­nos de li­ber­tad y no en­cuen­tran es­tí­mu­los para su desa­rro­llo. El di­cho de Fidel Cas­tro nos lle­va a pen­sar que hay una de­fi­ni­ción en mar­cha para el cam­bio, com­pren­dien­do que en un mun­do mo­derno e in­ter­co­mu­ni­ca­do, no se pue­de per­ma­ne­cer con las ri­gi­de­ces ideo­ló­gi­cas que úni­ca­men­te han an­cla­do a Cu­ba en la po­bre­za. Si los cu­ba­nos quie­ren me­jo­rar su si­tua­ción, ele­var su ni­vel de vi­da y con­se­guir pros­pe­ri­dad, tie­nen que se­guir el ejem­plo de otros paí­ses que su­pe­raron la fuer­te car­ga ideo­ló­gi­ca que te­nían y se in­te­gra­ron a la eco­no­mía glo­ba­li­za­da. Hoy el ca­mino es úni­co: para lo­grar pros­pe­ri­dad se ne­ce­si­ta que ha­ya tra­ba­jo de­cen­te, para que él exis­ta es in­dis­pen­sa­ble la in­ver­sión y es­ta úl­ti­ma só­lo se da cuan­do hay tran­qui­li­dad so­cial, jus­ti­cia in­de­pen­dien­te, re­glas es­ta­bles de jue­go y tri­bu­ta­ción ade­cua­da. To­do ello sin ol­vi­dar las obli­ga­cio­nes del Es­ta­do con los gru­pos que más ne­ce­si­tan de su apo­yo. Es­pe­re­mos que los gru­pos po­lí­ti­cos que en nues­tra pa­tria ele­va­ron ca­si a los al­ta­res a los her­ma­nos Cas­tro, ha­yan es­cu­cha­do la con­fe­sión de Fidel, para no se­guir con pro­pues­tas tras­no­cha­das e irrea­les que a na­da bueno con­du­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.