SHIPIBO 'LENTEJERO'

Di­ri­gen­te de na­ti­vos co­bró más de S/ 25 mil a Lam­sac-OAS du­ran­te ges­tión de Vi­lla­rán y aho­ra exi­ge vi­vien­da gra­tis.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - PA­CO IN­CIO BRICEÑO

Lo que era un ru­mor por fin se pu­do com­pro­bar. Ri­car­do Fran­co Ahua­na­ri, ac­tual pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Vi­vien­da Shi­pi­bos en Li­ma (AVSHII), asen­ta­da en la zo­na de Can­ta­ga­llo, ubi­ca­da en el dis­tri­to del Rí­mac, re­ci­bió du­ran­te el go­bierno edil de Su­sa­na Vi­lla­rán el pa­go de 25,400 so­les a tra­vés de tres che­ques de ge­ren­cia no ne­go­cia­bles de la em­pre­sa Lí­nea Ama­ri­lla SAC, li­ga­da a la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña OAS. Se­gún in­for­ma­ción a la que tu­vo ac­ce­so EX­PRE­SO, Fran­co Ahua­na­ri co­bró esa im­por­tan­te su­ma de ma­nos de la em­pre­sa Lam­sac, a cam­bio de que de­socu­pa­ra el pre­dio que ha­bi­ta­ba con su fa­mi­lia en Can­ta­ga­llo y se pro­ce­die­ra a re­ubi­car­los en otra área de la ciu­dad. Es­te acuer­do fue sus­cri­to el 9 de ma­yo de 2014 y se dio en res­pues­ta a una so­li­ci­tud he­cha por el pro­pio Ri­car­do Fran­co, de su pu­ño y le­tra, cu­ya do­cu­men­ta­ción nos fue re­ve­la­da. En efec­to, el 5 de ma­yo de ese año, el di­ri­gen­te shipibo-co­ni­bo es­cri­bió una car­ta a la em­pre­sa Lam­sac so­li­ci­tan­do que se le en­tre­gue una “com­pen­sa­ción en efec­ti­vo” a cam­bio de de­socu­par su do­mi­ci­lio si­tua­do en la Man­za­na B, Lo­te 07, Se­gun­do Ni­vel del Mer­ca­do de Can­ta­ga­llo, Rí­mac.

RES­PUES­TA IN­ME­DIA­TA

La res­pues­ta de Lam­sac no se hi­zo es­pe­rar. El 9 de ma­yo de 2014, a tra­vés de sus di­rec­ti­vos An­dré Ga­vi­na Bianchi y Juan An­to­nio Pa­che­co Ro­ma­ní, la em­pre­sa acep­tó en­tre­gar has­ta tres che­ques no ne­go­cia­bles emi­ti­dos por el ban­co In­ter­bank a fa­vor de Ri­car­do Fran­co Ahua­na­ri. El pri­mer che­que por S/ 22,400 se le en­tre­gó por con­cep­to de trans­fe­ren­cia y en­tre­ga de la po­se­sión del área que ocu­pa­ba en la Man­za­na B Lo­te 07 Se­gun­do Ni­vel del mer­ca­do de Can­ta­ga­llo. Es de­cir, el pre­dio que re­gis­tró co­mo vi­vien­da su­ya y la de su fa­mi­lia. Los otros dos che­ques su­ma­ban un va­lor de S/ 3,000 y le fue­ron en­tre­ga­dos por con­cep­to de “bono por cie­rre de ne­go­cia­ción”, por lo que el pre­dio fa­mi­liar de Ri­car­do Fran­co pa­sa­ba aho­ra a ser pro­pie­dad de la em­pre­sa Lam­sac. La en­tre­ga de los che­ques se reali­zó a las 8:45 de la ma­ña­na del día 9 de ma­yo de 2014, y lue­go de ello Ri­car­do Fran­co de­bió de­socu­par es­te in­mue­ble y bus­car la re­ubi­ca­ción de su fa­mi­lia en otra área, a lo que se com­pro­me­tió en su car­ta.

FRAN­CO NO SE FUE

Es­te di­ri­gen­te shipibo, a quien he­mos vis­to aren­gar a su co­mu­ni­dad tras el in­cen­dio de pro­por­cio­nes que arra­só unas 436 vi­vien­das y de­jó a 2,038 per­so­nas afec­ta­das, el pa­sa­do 4 de no­viem­bre, nun­ca se fue de Can­ta­ga­llo. Es más, apro­ve­chó su car­go di­ri­gen­cial pa­ra de­di­car­se a exi­gir que a las fa­mi­lias shi­pi­bo­co­ni­bas, in­clui­da la su­ya, se les en­tre­gue una vi­vien­da dig­na en la ur­ba­ni­za­ción Cam­poy, con­for­me fue el com­pro­mi­so de la exal­cal­de­sa Vi­lla­rán. Con lo que no contaba Fran­co es que tal com­pro­mi­so com­pren­día a quie­nes no fue­ron in­cen­ti-

va­dos por Lam­sac, y ese no era su ca­so.

SO­LO 41 FA­MI­LIAS

Un de­ta­lle que me­re­ce des­ta­car­se es que Lam­sac re­por­tó que so­lo en el año 2014 exis­tían has­ta 41 fa­mi­lias shi­pi­bas de Can­ta­ga­llo que ha­bían re­ci­bi­do com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas en efec­ti­vo a cam­bio de aban­do­nar sus pre­dios. El último em­pa­dro­na­mien­to que se hi­zo en Can­ta­ga­llo, y que da­ta de 2013, se­ña­la que exis­tían 214 fa­mi­lias per­te­ne­cien­tes a la et­nia shi­pi­ba. De ese to­tal, 41 ya no de­be­rían ser con­si­de­ra­das be­ne­fi­cia­rias de un pro­yec­to de re­ubi­ca­ción, en tan­to ha­brían acep­ta­do com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas por sus vi­vien­das. Con los che­ques de ge­ren­cia de In­ter­bank y los do­cu­men­tos de es­ta ne­go­cia­ción, el ca­so Can­ta­ga­llo abre un nue­vo ca­pí­tu­lo en el de­ba­te en­tre el ac­tual al­cal­de Luis Cas­ta­ñe­da Los­sio y su an­te­ce­so­ra de iz­quier­da Su­sa­na Vi­lla­rán. No ol­vi­de­mos que el pro­ce­so de re­ubi­ca­ción de la co­mu­ni­dad shipibo-co­ni­ba si­gue en com­pás de es­pe­ra de al­gún acuer­do en­tre es­tas fa­mi­lias dam­ni­fi­ca­das y la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Li­ma, en­ti­dad que se com­pro­me­tió a tras­la­dar­las a un te­rreno en Cam­poy du­ran­te la ges­tión vi­lla­ra­nis­ta, pe­ro el pro­ce­so que­dó trun­co.

DES­CAR­GOS

¿Qué di­ce en su des­car­go Ri­car­do Fran­co Ahua­na­ri? EX­PRE­SO bus­có su ver­sión y él ad­mi­tió ha­ber re­ci­bi­do los che­ques de ge­ren­cia de la em­pre­sa Lí­nea Ama­ri­lla So­cie­dad Anó­ni­ma Ce­rra­da (Lam­sac) pe­ro no por su vi­vien­da, sino por un su­pues­to lo­cal co­mu­nal. Sin em­bar­go, en la car­ta de so­li­ci­tud de com­pen­sa­ción di­ri­gi­da a Lam­sac del 5 de ma­yo de 2014, Fran­co se pre­sen­ta co­mo un shipibo más que re­cla­ma una in­dem­ni­za­ción por un pre­dio que ocu­pa con su fa­mi­lia. Fran­co no qui­so dar ma­yo­res de­ta­lles so­bre las fir­mas del do­cu­men­to en men­ción, ni ex­pla­yar­se so­bre el te­ma, aun­que in­sis­tió en que el di­ne­ro re­ci­bi­do “no se lo que­dó” y que lo re­par­tió en­tre la co­mu­ni­dad, no dan­do la ci­fra exac­ta de cuán­to le to­có a ca­da uno.

CA­SO LA­VA JATO

To­dos los mo­vi­mien­tos re­fe­ri­dos a los pa­gos al ci­ta­do di­ri­gen­te shipibo-co­ni­bo se rea­li­za­ron cuan­do Lam­sac for­ma­ba par­te del con­sor­cio In­ve­par, que reunía las in­ver­sio­nes de OAS en con­ce­sio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­tes, ca­rre­te­ras, me­tros, vías ur­ba­nas y ae­ro­puer­tos y otros en Bra­sil y en el ex­tran­je­ro. Ade­más de OAS, eran ac­cio­nis­tas de In­ve­par, Pre­vi Cai­xa de Pre­vi­dên­cia dos Fun­cio­ná­rios do Ban­co do Bra­sil (Ca­ja de Pre­vi­sión de los Fun­cio­na­rios de Ban­co do Bra­sil), Pe­tros (Fun­da­ción Pe­tro­bras de Se­gu­ri­dad So­cial) y Fun­cef (Fun­da­ción de los Eco­no­mia­rios Fe­de­ra­les). Des­pués que es­ta­lla­ra el es­cán­da­lo La­va Jato-Pe­tro­bras, Lam­sac –ob­vio que vía In­ve­par– ven­dió el 100 % de sus ac­cio­nes a la em­pre­sa fran­ce­sa Vin­ci por un mon­to de S/ 5,500 mi­llo­nes, se­gún anun­ció la pro­pia em­pre­sa me­ses atrás. Co­mo es de pú­bli­co co­no­ci­mien­to, la ad­mi­nis­tra­do­ra de ca­rre­te­ras Lam­sac, con­ce­sio­na­ria de la Lí­nea Ama­ri­lla y el ope­ra­dor de pea­jes de la Vía de Evi­ta­mien­to de Li­ma, ya hi­zo suel­ta de sus ac­ti­vos a Vin­ci y se afir­ma que su ope­ra­dor pe­ruano pa­ra la cons­truc­ción de obras es la fir­ma Gra­ña y Mon­te­ro. To­do que­da, pues, en fa­mi­lia.

Be­ne­fi­cios fue­ron can­ce­la­dos a tra­vés de che­ques no ne­go­cia­bles con fir­mas de di­ri­gen­tes de Lí­nea Ama­ri­lla SAC.

Es­cán­da­lo tras in­cen­dio en Can­ta­ga­llo abre más po­lé­mi­ca por to­do lo que se vie­ne co­no­cien­do res­pec­to a che­ques co­bra­dos por Ri­car­do Fran­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.