PO­DER JU­DI­CIAL DIS­PO­NE COM­PA­RE­CEN­CIA RES­TRIN­GI­DA PA­RA OLLANTA HUMALA

Tam­bién de­be­rá pa­gar una caución por 50,000 so­les.

Diario Expreso (Peru) - - Portada -

Tras una ma­ra­tó­ni­ca au­dien­cia que se pro­lon­gó du­ran­te ocho ho­ras, el juez de in­ves­ti­ga­ción pre­pa­ra­to­ria Ri­chard Con­cep­ción Car­huan­cho im­pu­so ano­che di­ver­sas me­di­das res­tric­ti­vas con­tra el expresidente Ollanta Humala, ade­más del pa­go de una caución por 50,000 so­les, a pro­pó­si­to de las pes­qui­sas se­gui­das en su con­tra por el pre­sun­to car­go de la­va­do de ac­ti­vos en la mo­da­li­dad de con­ver­sión y ocul­ta­mien­to en agra­vio del Es­ta­do. El ma­gis­tra­do or­de­nó que el ex­man­da­ta­rio pa­gue es­te mon­to por la re­fe­ri­da caución (una es­pe­cie de ga­ran­tía eco­nó­mi­ca) den­tro de un pla­zo no ma­yor de 30 días há­bi­les, que de­be­rá pa­gar en el Ban­co de la Na­ción. De esa ma­ne­ra, el juez Con­cep­ción Car­huan­cho hi­zo su­yo el pe­di­do que so­li­ci­ta­ra en la se­sión pro­ce­sal el fis­cal Ger­mán Juá­rez Ato­che, pa­ra im­po­nér­se­le me­di­das coer­ci­ti­vas al ex­go­ber­nan­te “por exis­tir el pe­li­gro de fu­ga”.

IM­PUG­NA­CIÓN

En la con­tra­par­te y a lo lar­go de la di­li­gen­cia es­tu­vo el abo­ga­do Ju­lio Cé­sar Es­pi­no­za Go­ye­na, quien, lue­go de es­cu­char la re­so­lu­ción de la au­to­ri­dad ju­di­cial res­pec­to a las res­tric­cio­nes fi­ja­das a Humala Tas­so, la im­pug­nó en el mis­mo ac­to pro­ce­sal an­te la Sa­la Pe­nal de Ape­la­cio­nes Na­cio­nal. La com­pa­re­cen­cia res­trin­gi­da con­tra el in­ves­ti­ga­do ex­je­fe de Es­ta­do im­pli­ca ta­xa­ti­va­men­te que es­te no po­drá au­sen­tar­se del lu­gar don­de re­si­de ni cam­biar de do­mi­ci­lio sin el vis­to bueno del juez Con­cep­ción Car­huan­cho. Asi­mis­mo, Humala de­be­rá con­cu­rrir cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio al lla­ma­do de la au­to­ri­dad fis­cal o ju­di­cial; asi­mis­mo, de­be­rá aper­so­nar­se ca­da 30 días al des­pa­cho del ma­gis­tra­do Con­cep­ción Car­huan­cho pa­ra fir­mar el li­bro de asis­ten­cia. El exin­qui­lino de la Ca­sa de Pi­za­rro no hi­zo ac­to de pre­sen­cia en la se­sión pro­ce­sal. En ca­so de re­sis­tir­se a cum­plir cual­quie­ra de las me­di­das impuestas al am­pa­ro de su com­pa­re­cen­cia res­trin­gi­da, la au­to­ri­dad ju­di­cial es­ta­rá en con­di­cio­nes de re­vo­car es­ta me­di­da pa­ra im­po­ner­le a Humala de­ten­ción efec­ti­va, se­gún se­ña­la­ron fuen­tes ju­di­cia­les.

ELE­MEN­TOS DE CON­VIC­CIÓN

Juá­rez Ato­che, se­cun­da­do siem­pre por su equi­po de au­xi­lia­res, sus­ten­tó las me­di­das res­tric­ti­vas an­te el juez Con­cep­ción Car­huan­cho, quien se mos­tró siem­pre me­ticu­loso en ese ex­tre­mo con el pro­pó­si­to de que no que­da­ra nin­gún ca­bo suel­to, sus­cep­ti­ble de ser re­vo­ca­do des­pués. Pa­ra esos efec­tos, el fis­cal re­cor­dó que las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas tie­nen en­tre la do­cu­men­ta­ción in­cau­ta­da por el ca­so La­va Jato, unos do­cu­men­tos don­de fi­gu­ra la su­ma de 4 mi­llo­nes 800,000 reales (al cam­bio en dó­la­res son 3 mi­llo­nes) y al cos­ta­do de la mis­ma las si­glas “OH”, que co­rres­pon­de­rían – se­gún re­fi­rió– a las de Ollanta Humala. In­clu­so, con­tras­tó ese pre­sun­to he­cho con una in­vi­ta­ción he­cha a Mar­ce­lo Ode­brecht por el ex­go­ber­nan­te pa­ra que el em­pre­sa­rio vi­nie­ra a Li­ma, don­de es­te pu­so las si­glas “OH” con re­fe­ren­cia a Ollanta Humala. La par­te qui­zás más im­por­tan­te –en­tre los fun­da­men­tos he­chos por Juá­rez Ato­che– fue cuan­do dio a co­no­cer una lar­ga lis­ta de tes­ti­gos, co­la­bo­ra­do­res efi­ca­ces (dos apa­ren­te­men­te, pe­ro ayer el mis­mo fis­cal di­jo que se tra­ta de uno so­lo), así co­mo dar cuen­ta de va­rios do­cu­men­tos en su car­pe­ta fis­cal, pa­ra ex­pre­sar su con­ven­ci­mien­to pleno de la exis­ten­cia de gra­ves ele­men­tos de con­vic­ción de que el ex­dig­na­ta­rio ha­bría in­cu­rri­do en el car­go de la­va­do de ac­ti­vos.

VENEZUELA Y “BARBUDOS”

A mé­ri­to de las pes­qui­sas del fis­cal Juá­rez, es­te ha lle­ga­do al con­ven­ci­mien­to de que Humala y su esposa, Na­di­ne He­re­dia Alar­cón, de­ci­die­ron te­ner un acer­ca­mien­to con el go­bierno ve­ne­zo­lano y lue­go con re­pre­sen­tan­tes de las empresas bra­si­le­ñas Ode­brecht y OAS (“Barbudos”, co­mo fi­gu­ran en las agen­das de Na­di­ne He­re­dia), pa­ra re­ca­bar fon­dos pa­ra las cam­pa­ñas elec­to­ra­les del 2006 y 2011.

Se com­pli­ca la si­tua­ción le­gal de Humala Tas­so tras me­di­das de juez Con­cep­ción Car­huan­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.