TE­RRO­RIS­TAS NO SE RESOCIALIZAN

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

No sea­mos in­ge­nuos y ha­ga­mos que los prin­ci­pios de la de­mo­cra­cia y de la vi­da se ele­ven por en­ci­ma de un for­mu­lis­mo le­ga­lis­ta co­mo aque­lla mon­ser­ga de que los te­rro­ris­tas pue­den ser re­so­cia­li­za­dos. Por ventura, ¿cree al­guno en su sano jui­cio que un man­do po­lí­ti­co y mi­li­tar co­mo lo es Pe­ter Cár­de­nas Schul­te, del san­gui­na­rio y de­lin­cuen­cial Mo­vi­mien­to Re­vo­lu­cio­na­rio Tú­pac Ama­ru, se pue­de re­in­te­grar a la so­cie­dad a la que ata­có, pe­tar­deó e in­ten­tó des­truir? In­di­vi­duos co­mo el nom­bra­do, así co­mo otros de su pro­pia agru­pa­ción te­rro­ris­ta, llá­men­se Víc­tor Po­lay o Miguel Rin­cón; tam­bién de Sen­de­ro Lu­mi­no­so co­mo Abi­mael Guz­mán Rey­no­so u Os­mán Mo­ro­te Ba­rrio­nue­vo, ja­más van a clau­di­car res­pec­to de sus de­men­cia­les ideas re­vo­lu­cio­na­rias y fa­ná­ti­cas. El gra­do de con­vic­ción que tie­nen los ha­cen irre­cu­pe­ra­bles pa­ra la so­cie­dad en­ci­ma de que no se tra­ta de de­lin­cuen­tes co­mu­nes, sino de lí­de­res te­rro­ris­tas -y de los más san­gui­na­rios del mun­do-, for­ma­dos en el fun­da­men­ta­lis­mo mar­xis­ta-le­ni­nis­ta, en el ca­so del MRTA, y en el mar­xis­mo-le­ni­nis­mo-maoís­mo, en el ca­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta del Pe­rú por el Sen­de­ro Lu­mi­no­so de Ma­riá­te­gui (PCP-SL). Por eso mis­mo, la ley pe­nal ha­ce una cla­ra di­fe­ren­cia­ción en­tre cual­quier de­lin­cuen­te a mano ar­ma­da, en­tre al­gún asal­tan­te de ban­cos o un arre­ba­ta­dor de car­te­ras, y aque­llos de­lin­cuen­tes que in­ten­tan re­ver­tir la tran­qui­li­dad y la paz pú­bli­cas, sub­ver­tir el or­den y des­truir las ba­ses mis­mas de la de­mo­cra­cia, pa­ra lo cual re­cu­rren al te­rro­ris­mo, al boi­cot y al ase­si­na­to se­lec­ti­vo de ri­va­les po­lí­ti­cos o lí­de­res so­cia­les y em­pre­sa­ria­les. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el MRTA hi­zo tan­to o igual da­ño que Sen­de­ro Lu­mi­no­so, aca­so con di­fe­ren­te estilo pe­ro igual cau­só muer­tes, usó la di­na­mi­ta y los gru­pos ar­ma­dos pa­ra ani­qui­lar a man­sal­va, co­mo ocu­rrió en el ca­so del pri­mer mi­nis­tro de De­fen­sa del Pe­rú, el Gral. EP (r) En­ri­que Ló­pez Al­bú­jar Trint, o pa­ra se­cues­trar y lle­var a sus víc­ti­mas en unas maz­mo­rras a las que lla­mó “cár­ce­les del pue­blo”, su­mán­do­se en­tre ellas el em­pre­sa­rio Héc­tor Del­ga­do Par­ker y el mi­ne­ro Da­vid Ba­llón Ve­ra. Por to­do es­to, y más, es­cu­char aho­ra que un ca­be­ci­lla del MRTA co­mo Pe­ter Cár­de­nas Schul­te di­ga que en las elec­cio­nes pa­sa­das apo­yó al Fren­te Am­plio (FA), lo cual es su de­re­cho, co­mo tam­bién de­re­cho de los de­mó­cra­tas a re­pu­diar­lo, cae muy mal; y peor cuan­do ma­ni­fies­ta sus in­ten­cio­nes de ha­cer po­lí­ti­ca, y ya lo es­tá ha­cien­do al se­ña­lar que apo­yó en se­gun­da vuel­ta a Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki. No obs­tan­te, da­da la rai­gam­bre iz­quier­dis­ta de Cár­de­nas Schul­te y del FA, es me­nes­ter que es­ta agru­pa­ción po­lí­ti­ca ha­ga un des­lin­de cor­po­ra­ti­vo fren­te a ese ca­be­ci­lla del MRTA y no de for­ma des­ar­ti­cu­la­da o ais­la­da co­mo lo es­tán ha­cien­do al­gu­nos miem­bros del re­fe­ri­do FA. Es­ta­mos aler­ta­dos fren­te a ese reciclaje de los ase­si­nos del MRTA y eso lo te­ne­mos que cues­tio­nar. Allá en su con­cien­cia que­da­rá por siem­pre el do­lor y las pér­di­das que cau­só en su ac­cio­nar te­rro­ris­ta desata­do des­de el año 1984 cuan­do el MRTA ini­ció sus crí­me­nes con­tra el Pe­rú. Es el col­mo có­mo la des­fa­cha­tez y au­da­cia de Pe­ter Cár­de­nas lo han lle­va­do in­clu­so a de­cir que re­nun­ció al MRTA el año 2000; sin em­bar­go da­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les de má­xi­ma vio­len­cia, su vi­da siem­pre sig­ni­fi­ca­rá un ries­go pa­ra los pe­rua­nos y pa­ra nues­tra ines­ta­ble de­mo­cra­cia. ¡Ni ol­vi­do ni per­dón!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.