EL TRIUN­FO DE DO­NALD TRUMP

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - ÁN­GEL ROMERO DÍAZ (*)

El triun­fo de Do­nald Trump ha des­per­ta­do en el mun­do -y es­pe­cial­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na- mu­chas in­te­rro­gan­tes. To­dos han coin­ci­di­do en se­ña­lar que es­ta cam­pa­ña en los Es­ta­dos Uni­dos ha si­do la más du­ra que se re­cuer­de y la más vio­len­ta en­tre sus can­di­da­tos. La ma­yor par­te de los ana­lis­tas mi­ra­ban con mu­cha re­ser­va la can­di­da­tu­ra de quien aho­ra es el nue­vo pre­si­den­te de uno de los paí­ses más po­de­ro­sos del mun­do. Sin em­bar­go, el pue­blo nor­te­ame­ri­cano lo pre­fi­rió así y los dos lí­de­res en con­tien­da se han da­do la mano, re­par­tién­do­se ha­la­gos, dan­do mues­tras, una vez más, que así es co­mo fun­cio­na me­jor la de­mo­cra­cia, con el re­co­no­ci­mien­to de los re­sul­ta­dos en las ur­nas, co­mo un pri­mer pa­so pa­ra se­guir cons­tru­yen­do la his­to­ria. Aho­ra, lo que ven­ga es te­ma de mu­chas in­te­rro­gan­tes, aun­que la ma­yo­ría con­vie­ne en se­ña­lar que una co­sa es el len­gua­je que se em­pleó en cam­pa­ña y otra el del es­ta­dis­ta ya sen­ta­do en la Ca­sa Blan­ca y se sa­be go­ber­nan­te de su país y, en cier­to mo­do, del mun­do, en un sis­te­ma pla­ne­ta­rio de gran­des ex­pan­sio­nes de ca­pi­tal que no re­co­no­ce fron­te­ras. Se di­ce que con Hi­llary Clin­ton no se ha­bría es­pe­ra­do ma­yo­res sor­pre­sas, pues­to que ella se mos­tra­ba co­mo la con­ti­nua­ción del ac­tual man­da­ta­rio de los EE.UU. Trump, en cam­bio, sig­ni­fi­ca reaco­mo­dos y cam­bios en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co, es­pe­cial­men­te pa­ra no­so­tros en AL o pa­ra esa par­te del mun­do con quie­nes su país vi­ve aler­ta o con in­ter­ven­ción mi­li­tar o de otro or­den. Re­cor­de­mos que el can­di­da­to ga­na­dor pro­pu­so en cam­pa­ña la po­si­ble sa­li­da de di­ver­sos tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio, po­ner en mar­cha una abier­ta po­lí­ti­ca an­ti­im­mi­gra­to­ria, ex­pul­san­do a mi­llo­nes de mi­gran­tes ile­ga­les que, ac­tual­men­te, vi­ven en su país, que lo lle­vó has­ta se­ña­lar que se po­dría le­van­tar un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co, o re­tro­ce­der en lo avan­za­do por Oba­ma en lo que res­pec­ta a las nue­vas re­la­cio­nes con Cu­ba. To­do ello ha­ce que vea­mos con al­gu­na in­cer­ti­dum­bre lo que ha­rá Trump, ya ins­ta­la­do en el go­bierno, por­que de lle­var a ca­bo sus pro­me­sas el im­pac­tó se­rá bas­tan­te du­ro pa­ra el mun­do, es­pe­cial­men­te pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. Los ana­lis­tas más ri­gu­ro­sos lo han se­ña­la­do así. Pa­ra los paí­ses de es­ta par­te del con­ti­nen­te re­sul­ta una in­cóg­ni­ta lo que ha­rá o de­je de ha­cer el nue­vo man­da­ta­rio, de­bi­do a que la re­gión no for­mó par­te de su agen­da, sal­vo Mé­xi­co, por ser un país li­mí­tro­fe por don­de in­gre­san, ma­si­va­men­te, aque­llos a quie­nes él desea ex­pul­sar. De ahí que los ob­ser­va­do­res han se­ña­la­do que en­tre las prio­ri­da­des in­ter­na­cio­na­les de Trump, po­si­ble­men­te no se en­cuen­tre nues­tra re­gión, tan­to co­mo sí lo tie­nen Ru­sia o Chi­na. Sin em­bar­go, Ro­ger No­rie­ga, quien fue­ra je­fe de la di­plo­ma­cia nor­te­ame­ri­ca­na pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na en el go­bierno de Geor­ge W. Bush, re­pu­bli­cano co­mo Trump, opi­na de dis­tin­ta ma­ne­ra, se­gún la BBC Mun­do. Él con­si­de­ra que Amé­ri­ca La­ti­na “es el mer­ca­do eco­nó­mi­co na­tu­ral” de EE.UU, cu­ya coope­ra­ción re­gio­nal es ne­ce­sa­rio pa­ra pro­te­ger la pro­pia. Tal co­mo se pre­sen­tan los he­chos, la pre­sen­cia del mag­na­te re­pu­bli­cano en la Ca­sa Blan­ca ha des­per­ta­do pues, to­da suer­te de opi­nio­nes. Y de in­cóg­ni­tas que só­lo al pa­so de los días se irán des­pe­jan­do. Es­to era pre­vi­si­ble, por­que, quié­ra­se o no, lo que ocu­rra con el go­bierno nor­te­ame­ri­cano tie­ne im­pac­to en los paí­ses del mun­do, so­bre to­do en los más vul­ne­ra­bles al mer­ca­do. Los re­pu­bli­ca­nos im­pu­sie­ron no só­lo al can­di­da­to Trump, sino que ga­na­ron el Se­na­do así co­mo la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en los Es­ta­dos Uni­dos, lo cual ha­rá que el nue­vo man­da­ta­rio ten­ga un es­pa­cio más có­mo­do pa­ra go­ber­nar sin so­bre­sal­tos po­lí­ti­cos. (*)Juez Su­pre­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.