ODIO QUE CIE­GA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - MART­HA MEIER M.Q.

De un tiem­po a es­ta par­te la po­lí­ti­ca se ha con­ver­ti­do en la ex­cu­sa de un sec­tor de la po­bla­ción pa­ra ven­ti­lar sus odios, pre­jui­cios y frus­tra­cio­nes per­so­na­les. Una co­sa es man­te­ner in­tac­ta una ne­ce­sa­ria y sa­lu­da­ble in­dig­na­ción fren­te a las in­jus­ti­cias, la ar­bi­tra­rie­dad, la co­rrup­ción y la men­ti­ra, y otra muy dis­tin­ta es odiar has­ta lle­gar al pun­to de men­tir so­bre al­gu­na au­to­ri­dad, lí­der de opi­nión o em­pre­sa­rio que nos des­agra­da. El odio es una emo­ción en­ce­gue­ce­do­ra. Ha­ce po­co le pa­só fac­tu­ra a un co­le­ga pe­rio­dis­ta de otro me­dio que en su afán de des­ca­li­fi­car al in­ge­nie­ro Jo­sé Ch­lim­per por su nom­bra­mien­to en el BCR, afir­mó que es­te era due­ño de In­ka­far­ma, men­cio­nan­do la con­cer­ta­ción de pre­cios de me­di­ci­nas san­cio­na­da por In­de­co­pi. Al día si­guien­te de­bió rec­ti­fi­car­se pues el men­cio­na­do no es due­ño de la ca­de­na de far­ma­cias que men­cio­nó. El odio lo ga­nó y lo lle­vó a me­llar su pro­pia cre­di­bi­li­dad. Cuan­do se odia se cree to­do lo ma­lo que pue­dan de­cir­nos de la per­so­na de nues­tra aver­sión. El odio no es buen con­se­je­ro; nues­tros po­lí­ti­cos, au­to­ri­da­des, pe­rio­dis­tas y lí­de­res de opi­nión de­be­rían ser los pri­me­ros en no pro­mo­ver­lo por­que es el sim­ple re­fle­jo de la in­ca­pa­ci­dad de fun­cio­nar ade­cua­da­men­te en una so­cie­dad im­per­fec­ta y de­fec­tuo­sa que nos to­ca per­fec­cio­nar es­pi­ri­tual y mo­ral­men­te pa­ra al­can­zar una con­vi­ven­cia ar­mo­nio­sa. Un cier­to sec­tor de nues­tros po­lí­ti­cos pre­ten­den evi­tar di­cha ar­mo­nía, y es que ellos so­lo ga­nan con un pue­blo di­vi­di­do y po­la­ri­za­do. Y en­tre los ma­yo­res ex­per­tos en ese ar­te de “di­vi­dir pa­ra rei­nar” se en­cuen­tra el con­gre­sis­ta Car­los Bru­ce, el hom­bre que es­cri­bió en 2011: “Yo he tra­ba­ja­do con PPK y su fal­ta de sen­si­bi­li­dad so­cial ga­ran­ti­za un pe­rio­do de con­vul­sión so­cial en el im­pro­ba­ble ca­so de que lle­gue a la pre­si­den­cia”. Y mí­ren­lo aho­ra co­mo el vocero más ra­bio­so y desa­ti­na­do del pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, el hom­bre que se­gún Bru­ce es “ga­ran­tía de con­vul­sión so­cial”. Bru­ce so­li­to y por su inex­pli­ca­ble odio an­te­rior a PPK, es­tá con­de­na­do a ser lo que es: la ca­ri­ca­tu­ra de un mal­ge­nia­do “Te­chi­to”, y pun­to. Vi­vi­mos ro­dea­dos de au­to­ri­da­des y lí­de­res huér­fa­nos de idea­les, que so­lo nos usan pa­ra que re­ci­ba­mos sus co­pas de ci­cu­ta y que los jó­ve­nes mo­vi­li­cen su ira por las ca­lles. El Pe­rú ne­ce­si­ta en­tu­sias­mo, op­ti­mis­mo, idea­les y la sa­na in­dig­na­ción co­mo mo­to­res pa­ra cons­truir una so­cie­dad que per­mi­ta a “pe­rro, pe­ri­co­te y ga­to, co­mer en un mis­mo pla­to”, co­mo nos lo en­se­ñó nues­tro san­to Mar­tín. Pe­ro los Bru­ces y de­más hier­bas pro­cu­ran ver­nos aga­rrán­do­nos a es­co­ba­zos. ¡Tra­ba­jen en vez de ci­za­ñar, ca­ray!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.