FRAN­CIS­CO I, UN PA­PA IM­PRE­DE­CI­BLE

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

Se­gún el Pa­pa Fran­cis­co I, “Son los co­mu­nis­tas los que pien­san co­mo los cris­tia­nos. Cris­to ha ha­bla­do de una so­cie­dad don­de los po­bres, los dé­bi­les y los ex­clui­dos sean quie­nes de­ci­dan. No los de­ma­go­gos, los ba­rra­bás, sino el pue­blo, los po­bres, que ten­gan fe en Dios o no, pe­ro son ellos a quie­nes te­ne­mos que ayu­dar a ob­te­ner la igual­dad y la li­ber­tad”. Pi­dió, ade­más, que es­pe­ra que los “mo­vi­mien­tos po­pu­la­res” -¿aca­so pa­ra el Pon­tí­fi­ce po­drían ca­li­fi­car co­mo ta­les sen­de­ro lu­mi­no­so, mrta, farc, eln, tu­pa­ma­ros, eta?- “en­tren en po­lí­ti­ca. Pe­ro no en el po­li­ti­queo, en la lu­cha de po­der, en el egoís­mo, en la de­ma­go­gia del di­ne­ro, sino en la al­ta po­lí­ti­ca crea­ti­va y de gran­des vi­sio­nes. El cam­bio re­tó­ri­co –in­clu­so ideo­ló­gi­co- de Ro­ma, a par­tir de la muer­te del Pa­pa Juan Pa­blo II, la au­to­ju­bi­la­ción de Be­ne­dic­to XVI –ac­tual Pa­pa Emé­ri­to- y el as­cen­so de Fran­cis­co, es ab­so­lu­ta­men­te fe­no­me­nal. Asi­mis­mo Fran­cis­co I tu­vo fra­ses du­rí­si­mas con­tra lo que, en pa­la­bras su­yas, ca­li­fi­có co­mo des­hu­ma­ni­za­ción de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea. Fue al la­men­tar que se des­ti­nen “su­mas es­can­da­lo­sas de di­ne­ro pa­ra sal­var en­ti­da­des ban­ca­rias con pro­ble­mas”. El Pon­tí­fi­ce pre­gun­tó “¿Qué le pa­sa al mun­do hoy que, cuan­do se pro­du­ce la ban­ca­rro­ta de un ban­co de in­me­dia­to apa­re­cen su­mas es­can­da­lo­sas pa­ra sal­var­lo, pe­ro cuan­do se pro­du­ce es­ta ban­ca­rro­ta de la hu­ma­ni­dad –re­fi­rién­do­se a la cri­sis de los re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tesno hay ca­si ni una mi­lé­si­ma par­te (de ese di­ne­ro) pa­ra sal­var a es­tos her­ma­nos que su­fren tan­to? ¿Quién go­bier­na en­ton­ces? El di­ne­ro. ¿Có­mo go­bier­na? Con el lá­ti­go del mie­do, de la iniqui­dad, de la vio­len­cia eco­nó­mi­ca, so­cial, cul­tu­ral y mi­li­tar que en­gen­dra más y más vio­len­cia. To­da la doc­tri­na de la Igle­sia se re­be­la con­tra el ído­lo-di­ne­ro que rei­na en vez de ser­vir, ti­ra­ni­za y ate­rro­ri­za a la hu­ma­ni­dad”. Am­plió su con­de­na de­nun­cian­do que aquel in­co­rrec­to ma­ne­jo glo­bal del di­ne­ro ge­ne­ra lo que de­no­mi­nó “un te­rro­ris­mo de ba­se del que, a su vez, ema­nan otros te­rro­ris­mos de­ri­va­dos, co­mo el nar­co­te­rro­ris­mo, el te­rro­ris­mo de Es­ta­do o lo que erró­nea­men­te al­gu­nos lla­man te­rro­ris­mo ét­ni­co o re­li­gio­so. Nin­gún pue­blo ni re­li­gión es te­rro­ris­ta” pre­ci­só,

agre­gan­do “Hay pe­que­ños gru­pos fun­da­men­ta­lis­tas en to­dos la­dos”.

Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio –has­ta el 13 de mar­zo de 2013 car­de­nal y ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, per­te­ne­cien­te a la or­den Je­sui­ta y na­ci­do en esa ciu­dad el año 1936- es el pri­mer Pa­pa ter­cer­mun­dis­ta. Fue des­ta­ca­do alumno del teó­lo­go je­sui­ta Juan Car­los Scan­no­ne, fun­da­dor de la Fi­lo­so­fía de la Li­be­ra­ción y la Teo­lo­gía del Pue­blo. Sien­do car­de­nal se en­fren­tó a la ma­yo­ría de obis­pos de Ar­gen­ti­na al su­ge­rir que la Igle­sia Ca­tó­li­ca pro­pi­cia­ra la “unión ci­vil de las per­so­nas ho­mo­se­xua­les”. Su com­pro­mi­so con la jus­ti­cia so­cial hi­zo que se le lla­ma­se el Obis­po de los Po­bres. Fran­cis­co es en­ton­ces un ver­da­de­ro ar­tí­fi­ce del pén­du­lo ecle­siás­ti­co que vie­ne ex­hi­bien­do el Va­ti­cano, y cu­yas mag­ni­tu­des aún es­tán por de­fi­nir­se. Por­que Juan Ma­rio Ber­go­glio sor­pren­de ca­si a dia­rio a su fe­li­gre­sía con pro­pues­tas tan pug­na­ces co­mo las que aca­ba­mos de re­se­ñar; si se quie­re, de ur­ti­can­te fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.