Ro­dol­fo Hi­nos­tro­za: el poe­ta y el po­der

El adiós de un escritor que se apar­tó de sus com­pa­ñe­ros de rumbo en los años se­sen­ta.

Diario Expreso (Peru) - - Cultural - AR­TU­RO DEL­GA­DO GALIMBERTI

Es­te año no ha si­do gra­to con los es­cri­to­res pe­rua­nos. A las pér­di­das de Os­wal­do Rey­no­so y Miguel Gu­tié­rrez, ha­ce po­cos días se su­mó la de Ro­dol­fo Hi­nos­tro­za. Jun­to con An­to­nio Cis­ne­ros, a Hi­nos­tro­za se le sue­le re­co­no­cer ha­ber re­no­va­do la poe­sía en los años se­sen­ta, al in­cor­po­rar la tra­di­ción an­glo­sa­jo­na (y, co­mo ha ano­ta­do Ca­mi­lo Fer­nán­dez Coz­man, tam­bién la fran­ce­sa). Gon­zá­lez Vi­gil lle­gó a equi­pa­rar su re­gis­tro poé­ti­co con el de Va­lle­jo y el de Eiel­son, al com­par­tir con am­bos el le­ga­do clá­si­co y la “tra­di­ción de la rup­tu­ra” se­ña­la­da por Oc­ta­vio Paz. Si bien no to­da su obra ha con­ta­do con la mis­ma re­cep­ción de la crí­ti­ca, no hay du­da de que sus dos pri­me­ros poe­ma­rios, “Con­se­je­ro del Lo­bo” (1964) y “Con­tra Na­tu­ra” (1971), son esen­cia­les y ya ca­nó­ni­cos en la li­te­ra­tu­ra pe­rua­na. Am­bos li­bros no se­rían com­pren­si­bles si se omi­tie­ra el con­tex­to en el que fue­ron es­cri­tos: la gue­rra fría y la cri­sis de los mi­si­les en 1963 en el plano in­ter­na­cio­nal, la muer­te de He­raud en una in­ten­to­na gue­rri­lle­ra en el Pe­rú. En “Con­se­je­ro del Lo­bo” se pue­de apre­ciar una crí­ti­ca a la Idea co­mo sím­bo­lo de la lu­cha por el po­der, lo cual ge­ne­ra en el yo poé­ti­co un dis­tan­cia­mien­to que se ex­pre­sa co­mo un sen­ti­mien­to de cul­pa. La Idea (es de­cir, la uto­pía y las

gue­rras que se lle­van a ca­bo en su nom­bre) es vis­ta co­mo im­pul­so­ra de ca­tás­tro­fes. El poe­ta y su pa­la­bra, en cam­bio, ca­re­cen de real efec­to, de po­der. “No co­no­ce­ré los de­sig­nios, ni la fu­ria ven­ga­ti­va/ De los her­mo­sos gi­bo­nes. No ten­dré pro­fun­dos/ pen­sa­mien­tos/ En au­to­bu­ses des­tar­ta­la­dos…// Nun­ca he co­no­ci­do el po­der de la pa­la­bra” (“Los ba­jos fon­dos”). En otro poe­ma, “Ré­quiem pa­ra Ana­kai­ro de Hi­ros­hi­ma”, se tra­za y se sin­te­ti­za la crí­ti­ca a las es­truc­tu­ras del po­der en­rai­za­das en la ci­vi­li­za­ción. Tan­to en la trá­gi­ca ima­gen del bom­bar­deo de Hi­ros­hi­ma co­mo en el por­ve­nir de Ja­pón, no des­cri­tos en el poe­ma sino so­lo in­si­nua­dos en el des­tino de Ana­ka­rio, se vis­lum­bra la he­ca­tom­be que su­po­ne la his­to­ria del po­der en las ci­vi­li­za­cio­nes. En la mis­ma lí­nea del dis­cur­so con­tra el po­der y los me­ta­rre­la­tos (en es­pe­cial, el mar­xis­ta) es­tá “Con­tra Na­tu­ra”. “Oh, Cé­sar, oh de­miur­go,/ tú que vi­ves in­mer­so en el Po­der, de­ja/ que yo vi­va in­mer­so en la pa­la­bra”, se lee en el poe­ma “Imi­ta­ción de Pro­per­cio”. La his­to­ria pa­ra el poe­ta apa­re­ce co­mo una su­ce­sión ca­tas­tró­fi­ca de equi­vo­ca­cio­nes. El co­rre­la­to prác­ti­co de es­ta vi­sión es­tá en las pos­tu­ras de Ro­dol­fo Hi­nos­tro­za an­te sus en­ton­ces com­pa­ñe­ros de ru­ta que apo­ya­ron la re­vo­lu­ción cu­ba­na y las gue­rri­llas en los años se­sen­ta, co­mo el ca­so de Javier He­raud. Tras es­te ‘par­tea­guas’, los in­tere­ses de Hi­nos­tro­za no se res­trin­gie­ron a la li­te­ra­tu­ra, sino se ex­ten­die­ron ha­cia dis­ci­pli­nas po­co aca­dé­mi­cas co­mo la astrología y la gas­tro­no­mía. Siem­pre se man­tu­vo le­jos del com­pro­mi­so po­lí­ti­co, cohe­ren­te en su cre­do an­ti­rro­mán­ti­co, in­ma­cu­la­do. Por­que qui­zá a na­die co­mo a él le cal­za­rían es­tos ver­sos que es­cri­bió: “¡Poe­ta! ¡Y pu­ro/ co­mo un ci­nis­mo de pri­me­ra agua”.

Ro­dol­fo Hi­nos­tro­za en el re­cuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.