TRAI­CIO­NA A SU PRO­PIA CO­MU­NI­DAD

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

No es la pri­me­ra vez que un di­ri­gen­te se apro­ve­cha del car­go y arras­tra a sus di­ri­gi­dos a si­tua­cio­nes de en­ga­ño, vi­ve­za y -cuán­do no- de tra­ge­dia. Es­to es lo que ha su­ce­di­do con la co­mu­ni­dad shipibo-co­ni­ba de Can­ta­ga­llo y las prue­bas aho­ra sal­tan a la vis­ta de la opi­nión pú­bli­ca. Pe­ro an­tes pon­ga­mos en con­tex­to las co­sas tras el in­cen­dio que des­tru­yó sus vi­vien­das y las di­ver­sas con­se­cuen­cias que es­to ge­ne­ró. En ese sen­ti­do mu­cho se ha ha­bla­do so­bre los mo­ti­vos que im­pi­die­ron el opor­tuno tras­la­do de los shipibos, cuan­do la ver­dad ya la tiene la ciu­dad de par­te de la Mu­ni­ci­pa­li­dad Me­tro­po­li­ta­na de Li­ma (MML) que ha de­ja­do sin pi­so a quie­nes hoy se va­len de esa tra­ge­dia, co­mo es el ca­so de unos di­ri­gen­tes co­mu­na­les que in­clu­so se opu­sie­ron a la re­ubi­ca­ción. Es más, la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción edil reali­zó el pro­ce­so de diá­lo­go pa­ra di­cha re­ubi­ca­ción ha­cia un te­rreno com­pra­do por la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior de Su­sa­na Vi­lla­rán en la ur­ba­ni­za­ción Cam­poy. El re­fe­ri­do pro­ce­so que­dó trun­co en ma­yo de 2015 por de­ci­sión de la di­ri­gen­cia de la co­mu­ni­dad shi­pi­ba en­ca­be­za­da por Ri­car­do Fran­co. Pe­ro lo más es­can­da­lo­so y cues­tio­na­ble es que es­te di­ri­gen­te shipibo, ac­tual pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Vi­vien­da Shipibos en Li­ma, asen­ta­da en Can­ta­ga­llo, re­ci­bió du­ran­te la ges­tión de Su­sa­na Vi­lla­rán el pa­go de S/ 25,400 me­dian­te tres che­ques de ge­ren­cia no ne­go­cia­bles de la em­pre­sa Lí­nea Ama­ri­lla SAC, vin­cu­la­da a la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña OAS, a cam­bio de que de­socu­pa­ra el pre­dio que ha­bi­ta­ba con su fa­mi­lia y se pro­ce­die­ra a re­ubi­car­los en otro lu­gar de la ca­pi­tal. La res­pues­ta de Lamsac no tar­dó en apa­re­cer. En efec­to, el 9 de ma­yo de 2014, a tra­vés de sus di­rec­ti­vos An­dré Ga­vi­na Bian­chi y Juan An­to­nio Pa­che­co, la em­pre­sa acep­tó en­tre­gar che­ques no ne­go­cia­bles emi­ti­dos por el ban­co In­ter­bank a fa­vor de Ri­car­do Fran­co. Em­pe­ro es­te di­ri­gen­te, a quien se le vio aren­gar a su co­mu­ni­dad lue­go del in­cen­dio que arra­só más de 400 vi­vien­das el úl­ti­mo 4 de no­viem­bre, nun­ca se fue de Can­ta­ga­llo. Es más, apro­ve­chó su car­go pa­ra de­di­car­se a exi­gir que a las fa­mi­lias shipibo-co­ni­bas, in­clui­da la su­ya, se les en­tre­gue una vi­vien­da en la ur­ba­ni­za­ción Cam­poy, tal co­mo se acor­dó con la exal­cal­de­sa Su­sa­na Vi­lla­rán. Con lo que no con­ta­ba Fran­co es que tal com­pro­mi­so com­pren­día a quie­nes no fue­ron in­cen­ti­va­dos por Lamsac, y ese no era su ca­so. Un ele­men­to adi­cio­nal que me­re­ce des­ta­car­se es que Lamsac re­por­tó que solo en el 2014 exis­tían 41 fa­mi­lias shi­pi­bas de Can­ta­ga­llo que ha­bían re­ci­bi­do com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas en efec­ti­vo a cam­bio de aban­do­nar sus pre­dios. El úl­ti­mo em­pa­dro­na­mien­to que se hi­zo en Can­ta­ga­llo, y que da­ta de 2013, se­ña­la que exis­tían 214 fa­mi­lias per­te­ne­cien­tes a la et­nia shi­pi­ba. De ese to­tal, 41 ya no de­be­rían ser con­si­de­ra­das be­ne­fi­cia­rias de la re­ubi­ca­ción, en tan­to ha­brían acep­ta­do com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas por sus vi­vien­das. Ob­via­men­te que con los che­ques de ge­ren­cia de In­ter­bank y los do­cu­men­tos de es­ta ne­go­cia­ción, se es­cla­re­ce de qué la­do es­tá la res­pon­sa­bi­li­dad y la cul­pa fren­te al pro­ble­ma de re­ubi­ca­ción, y ese la­do no es otro que el de la ges­tión mu­ni­ci­pal de Vi­lla­rán. Re­cor­de­mos que el pro­ce­so de re­ubi­ca­ción de la co­mu­ni­dad shi­pi­ba si­gue a la es­pe­ra de al­gún acuer­do en­tre las fa­mi­lias dam­ni­fi­ca­das y la MML, en­ti­dad que se com­pro­me­tió a tras­la­dar­las a un te­rreno en Cam­poy du­ran­te di­cha ges­tión, pe­ro el pro­ce­so que­dó trun­co por de­ci­sión de la di­ri­gen­cia de la co­mu­ni­dad. En me­dio de es­to, el di­ri­gen­te Fran­co con­tó –y cuen­ta– con la ase­so­ría de una ONG iz­quier­dis­ta ami­ga de la exal­cal­de­sa Vi­lla­rán pa­ra sus­cri­bir el acuer­do de re­ubi­ca­ción de los po­bla­do­res shipibos ha­cia Cam­poy, con­tex­to en el cual se eva­cuó la or­de­nan­za del 22 de di­ciem­bre de 2014 que de­cla­ró de ne­ce­si­dad pú­bli­ca el tras­la­do de esa co­mu­ni­dad. Por si fue­ra po­co, tal acuer­do se adop­tó a una se­ma­na de que di­cha ges­tión edil con­clu­ye­ra sus fun­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.