GUI­TA­RRA Y CA­JÓN

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - CÉ­SAR CAM­POS R.

Creo que nun­ca se ha­bía vis­to un ejer­ci­cio tan in­ten­so y uni­ver­sal de la opi­no­lo­gía co­mo con la re­cien­te elec­ción de Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca. Los mi­llo­nes de pa­la­bras, vi­deos y tin­ta in­ver­ti­dos en es­ta an­sie­dad co­lec­ti­va de ex­pli­car ta­ma­ño vó­mi­to de la his­to­ria y de­fi­nir­se an­te el mis­mo, su­pera to­do pre­ce­den­te co­no­ci­do. Y tal in­ver­sión no solo se en­cuen­tra apun­ta­la­da por la ma­yor can­ti­dad de se­res hu­ma­nos que ha­bi­ta­mos el pla­ne­ta sino por la tec­no­lo­gía de­mo­cra­ti­za­do­ra del co­men­ta­rio po­pu­lar. Es por ello que me exi­mo de aña­dir con­cep­tos so­bre cau­sas y con­se­cuen­cias de lo ocu­rri­do en las án­fo­ras grin­gas el pa­sa­do mar­tes 8 de no­viem­bre. Ape­nas pue­do de­cla­rar­me muy pe­si­mis­ta res­pec­to a los “nue­vos tiem­pos” que abre la era Trump, au­gu­ro fe­nó­me­nos re­tró­gra­dos y per­ni­cio­sos pa­ra el ya com­pli­ca­dí­si­mo equi­li­brio mun­dial y ha­go mía una de las sen­ten­cias emi­ti­das por José Or­te­ga y Gas­set en su obra “La re­be­lión de las ma­sas” (1929) la cual con­fir­ma que el 'cor­si e ri­cor­si' exis­te: “Lo ca­rac­te­rís­ti­co del mo­men­to es que el al­ma vul­gar, sa­bién­do­se vul­gar, tiene el de­nue­do de afir­mar el de­re­cho de la vul­ga­ri­dad y lo im­po­ne don­de­quie­ra”. Cap­ta mi aten­ción otro án­gu­lo de ese re­sul­ta­do elec­to­ral: el am­plio con­sen­so en torno a que, “fe­liz­men­te”, Trump no po­drá cum­plir mu­chas de sus pe­li­gro­sas o dis­pa­ra­ta­das pro­me­sas de cam­pa­ña. “EE.UU. es un país de nor­mas, muy ins­ti­tu­cio­nal”, di­cen al­gu­nos ar­gu­men­tan­do que cual­quier pa­so del nue­vo go­bierno re­pu­bli­cano de­be ne­ce­sa­ria­men­te ajus­tar­se a un sis­te­ma de di­ver­sos con­tro­les y con­tra­pe­sos. “Ya cam­bió de ac­ti­tud”, sos­tie­nen otros re­fi­rién­do­se a las cor­dia­li­da­des de Trump ha­cia su ri­val Hi­llary Clin­ton lue­go de es­cru­ta­dos los vo­tos. “Una co­sa es con gui­ta­rra y otra con ca­jón”, afir­man son­rien­tes los crio­llí­si­mos ana­lis­tas lo­ca­les. Ca­be pre­gun­tar­se: ¿ha lle­ga­do a tal ex­tre­mo el de­te­rio­ro de la de­mo­cra­cia que nos re­sul­ta co­mún y acep­ta­ble la re­nun­cia de un pre­si­den­te a los com­pro­mi­sos por los cua­les mi­llo­nes de per­so­nas lo res­pal­da­ron en las ur­nas? ¿De­jan de ser las cam­pa­ñas elec­to­ra­les un la­bo­ra­to­rio ciu­da­dano pa­ra es­cru­tar la ver­da­de­ra per­so­na­li­dad de los po­lí­ti­cos? ¿Na­da va­len la cons­truc­ción de una es­pe­ran­za y la apues­ta por un ho­ri­zon­te de bie­nes­tar a par­tir de lo di­cho por los can­di­da­tos? El or­den de­mo­crá­ti­co se ha­ce ha­ra­ki­ri con li­cen­cias de esa na­tu­ra­le­za. Men­tir o exa­ge­rar en las cam­pa­ñas tie­nen gra­dos de mo­ni­to­reo cu­yo lí­mi­te lo otor­ga la con­vic­ción de los vo­tan­tes en fa­vor del ré­gi­men de li­ber­ta­des. Cuan­do ese lí­mi­te se rom­pe, la con­vic­ción re­tro­ce­de o se es­fu­ma. De ahí a las dic­ta­du­ras hay un pa­so. La gui­ta­rra y el ca­jón no tie­nen la cul­pa de la for­ma tan li­ge­ra co­mo al­gu­nos es­pe­ran que los ele­gi­dos ha­gan al­go di­fe­ren­te a lo que pro­me­tie­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.